Columnistas

¿Cómo dice usted?
Autor: Lucila Gonzalez de Chavez
15 de Febrero de 2016


Exilio:
¿Por qué hablamos tanto de los “exilados” colombianos? Es incorrecto.


lugore55@gmail.com


1. Exilio:


¿Por  qué hablamos tanto de los “exilados” colombianos? Es incorrecto.


Del sustantivo exilio se forma el verbo exiliar (no: exilar). El participio de dicho verbo es exiliado, que hace los oficios de sustantivo o de adjetivo: los colombianos exiliados; los exiliados de Colombia. El verbo exiliar se conjuga como “cambiar”.


2. Leo en la prensa:


“El aumento en el precio de los vehículos.....tiene preocupados a los comerciantes del sector automotriz....”


El vocablo “sector” es un sustantivo masculino singular. En el campo de la concordancia tiene obligación de hacerlo con otro sustantivo masculino, no con uno femenino.


El vocablo “automotriz” es un sustantivo femenino singular. Debe concordar con uno femenino.


Por tanto, en la primera página del diario que leí debió decir: “….tiene preocupados a los comerciantes del sector automotor”. 


Pero, para evitar la cacofonía (tor, tor), digamos: “comerciantes del grupo automotor”; “comerciantes del negocio automotor”. Masculino.


En femenino: “comerciantes de la actividad económica automotriz”; “comerciantes de la empresa 


automotriz”.


Como la palabra automotriz es lo mismo que la palabra automotora, digamos o escribamos: “de las empresas automotoras”; “de la industria automotora”, etc.


Podemos hablar y escribir de diferentes maneras pero no, de cualquier manera.


3. Del:


No demos noticias anunciando que  “la autoridad diligenció el levantamiento <de el> cadáver”. El modernismo, la ignorancia y el deseo de enfatizar inútilmente, nos ha hecho olvidar uno de los principios fonéticos más importantes: es la llamada contracción o crasis que consiste en la fusión en una sola, de las dos vocales que se encuentran juntas. Los casos son:  


a) Dos vocales iguales: “de”, “el” (preposición más artículo terminados en “e”). Debe decirse y escribirse del.  


b) Dos vocales diferentes: “a”,  “el” (preposición más artículo). Debe decirse y escribirse al (se suprime la “e” de EL, siempre que no sea pronombre; la contracción solo es posible cuando EL, es artículo. Locutores: dejemos la extravagancia y el esnobismo de estar diciendo “de   el”  y  “a   el”, en lugar de: DEL, AL. (Vino del campo, llegó al colegio; venimos del campo, llegamos al colegio. Empleos diferentes por ser pronombre: este libro es de él; a él le contaron una bella historia).


4. Machacar.  Machacón:


Golpear una cosa para quebrantarla.  Reducir una cosa sólida a fragmentos, es machacar.


Machacón es algo importuno, que repite las cosas con insistencia y pesadez.


5. Machucar. Machucón:


Herir, golpear con una cosa, maltratándose y causando alguna contusión, es machucar.


Se dice: machacar la carne. Machucar los dedos. Al cerrar la puerta del carro sufrió un machucón.


6. Estar de acuerdo:


¿Que (sin tilde) usted está de acuerdo de que hay que dialogar? Incorrecta la forma que utilizó la periodista en su entrevista.


Cambiemos la preposición de por otra: en.


 Para deducir lo correcto, formulemos la pregunta: ¿en qué está de acuerdo? Notemos que no se puede hacer la pregunta con la preposición de. (... de que...) ahí hay un vicio de construcción gramatical llamado 


dequeísmo. 


Consiste en el uso innecesario de la preposición  de  delante del pronombre relativo que. Recordemos: Una forma fácil de saber si se necesita la preposición de, es formulando la pregunta; si en esta queda incluido el de, es porque se necesita.


 Un estudiante universitario expresó en su trabajo: “investigando, descubrimos de que la verdad era otra”. Para corregir, preguntemos: ¿Qué descubrimos? Respuesta: Descubrimos que la verdad era otra (sobra el de).


7. La preposición  de.


¿Cuándo debe emplearse?  En español hay unos verbos en cuyo uso es imprescindible la preposición de, tales como: estás convencida de que te quieren; debemos acordarnos de los amigos; solemos gustar de su conversación; no te das cuenta de que está presente; estamos seguros de que vendrá; es bueno olvidarse de las ofensas.


8. Suceso: 


Vocablo que nombra un hecho de importancia, de éxito. Al mismo tiempo, expresa un hecho delictivo; un accidente desgraciado. Su empleo para lo positivo  y  lo negativo, es la razón por la cual  no existe el vocablo 


“insuceso”. 


Se dice: Un mal (un desgraciado) suceso. En lo positivo, basta con la palabra “suceso”.


…………………………


“No tienes que herir para enseñar, y no tienes que ser herido para aprender”.