Columnistas


Una paz estable y duradera
Autor: Abelardo Ospina López
13 de Febrero de 2016


Si plebiscito es “consulta al voto popular directo para que apruebe o rechace una determinada propuesta”, o resolución tomada por un pueblo, ateniéndonos a la definición que trae el Diccionario Ilustrado de la Lengua Española.

Si plebiscito es “consulta al voto popular directo para que apruebe o rechace una determinada propuesta”, o resolución tomada por un pueblo, ateniéndonos a la definición que trae el Diccionario Ilustrado de la Lengua Española, el Senado aprobó Ley que la reglamenta, en orden a refrendar los acuerdos de paz logrados en La Habana y pasó a recibir sanción presidencial, luego de la revisión de la Corte Constitucional, lógica es la convocatoria para que “su majestad el pueblo”, decida sobre él.


“Se entenderá que los colombianos aprobaron el plebiscito –reza Ámbito Jurídico de 24/I/2016, en caso de que la votación por SI, obtenga una cantidad de votos, mayor al 13% del censo electoral vigente y supere los votos depositados por el NO”. En consecuencia, el Congreso, el Presidente y funcionarios del Estado, deben acatar el mandato, consecuente con el veredicto o resultado de las urnas.


“Lo anterior quiere decir que, resalta Ámbito, si de acuerdo con lo planteado por el Gobierno, se firma el fin del conflicto en marzo, los colombianos deberán acudir a las urnas, para refrendar o rechazar los acuerdos de paz, suscritos con las Farc”.


Sabido es que el presidente de la República informó al Congreso su intención de invitar al plebiscito y la fecha en que planeó llevar a efecto la votación. (¿Es cierto que los mecanismos de participación ciudadana no pueden ser financiados por dineros privados, cual lo dijo un medio periodístico?¿Una mayúscula voluntad de ciudadanos nacionales, no podría consultarse  sobre su querer, siendo como es, acérrimo enemigo de la violencia?).


Ha dicho el general Rafael Colón, en entrevista con Olga Patricia Rendón (27/I/2016), de este periódico: “el mayor desafío es que los colombianos entiendan que se abre una enorme posibilidad de iniciar la construcción de paz en lossectores donde ha habido conflicto con las Farc: las economías cambiarán, los comportamientos y actitudes de esas regiones, permitirán nuevas estrategias económicas lícitas” y anticipó: “yo creo que en el marco de una negociación definitiva, es evidente que las Farc, cumplirán lo que se acuerde. Uno que ha estado cerca de estos delegados y habiendo participado  en la subcomisión técnica, que implementa este acuerdo, observa que hay una voluntad importante y seria para terminar el conflicto”.


El Secretario General de la ONU Ban ki-Moon, ha de presentar detalles de la operación, con observadores internacionales desarmados, luego de la firma definitiva del acuerdo. Los Inspectores “formarán mecanismo tripartito” que monitoree “el alto al fuego”. El Espectador de 29/I/2016 informó: “El Parlamento de la Unión Europea quiere conocer los avances de la mesa de diálogos de la Habanas y contribuir y respaldar el proceso de paz”.


¡Qué rico!, dijeron dos damas de la ciudad de Bello: Gloria Inés Córdoba Sosa y Rocío Ramos Burgos que: “ya la ONU empezó a preparar su misiónpara ayudar a verificar la paz y abordar con la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe, el papel que tendrán en ella”.