Columnistas


El que es caballero repite
Autor: Mariluz Uribe
9 de Febrero de 2016


No creo que mi título tenga mucho que ver, pues no soy propiamente un caballero pero sí una dama (aunque tuve caballito) pero el hecho es que sí repito.

No creo que mi título tenga mucho que ver, pues no soy propiamente un caballero pero sí una dama (aunque tuve caballito) pero el hecho es que sí repito.


Tin Tin, el “antiguo” y muy conocido personaje de “tira cómica”, fue creado por el dibujante Hergé que era de Bélgica, no de Noruega como dijo Don Javier en el programa MUY MASCULINO de Cosmovisión, el viernes 22 de enero de 2016. Ah y la moda de los personajes de serie trajo un “merchandise”, para que no lo olviden pues.


Y ese mismo día en el programa anterior al que menciono, una dama hablo de “prototipear”. Trataba de la presentación de una nueva materia que se deberá dar en los colegio para que los niños aprendan qué es el dinero y jugando aprendan a manejarlo.


En la tarde en ese mismo canal una linda chica que hablaba de algo así como “Lo hecho en Casa”, mostró, explicó qué era y dio recetas del queso “Cámembert”,  dijo que provenía de una región de Francia con ese nombre. Correcto, en Normandía. Pero seguro lo aprendió en inglés pues la región y el queso se llaman Camembért, con el acento agudo en la última sílaba, como lo es casi siempre  la acentuación francesa (así no tenga que marcarse la tilde),  al revés de la inglesa que es casi siempre grave. Esto implica que siempre será necesario dar clases de idiomas en los colegios y que si bien el inglés se volvió el idioma del negocio, el idioma de la cultura ha sido el francés.


Y por favor repito lo que han dicho Doña Lucila González de Chaves y el joven corrector Juan David Villa. No es necesario de que. Solamente es necesario que aprendamos a hablar. 


Y ahí siguen con lo de “estamos muy feliz” que oí el jueves 21 en una entrevista. Esto para un psicólogo tiene una escondida connotación: “Estamos” pero  el o la, feliz, soy yo, no los dos. Todo tiene su razón. (Y en el fondo está el corazón haciendo su jugarreta). Así que también hay que intensificar la clase de castellano, para que los estudiantes digan lo que verdaderamente quieren decir y no algo parecido o totalmente diferente. 


En RCN a las 12 de la noche de ese viernes 26 enero, un locutor de fuerte y animada voz anunció que llegaría al “Hay” de Colombia un Premio Nóbel de Economía. Volvamos  a los idiomas: las lenguas escandinavas no tienen origen inglés, los vikingos invadieron Inglaterra, hace ratico, pero ya tenían su idioma. Por otra parte hay alguna influencia francesa (los vikingos estuvieron establecidos también en Normandía) y esa influencia quedó especialmente en nombres y apellidos, así que se dice Nobél –sonido francés y no inglés- aunque no se marque la tilde. Lo confirmé viviendo en esos países y siempre en contacto con personas de  allá,  confirmé  la pronunciación del nombre del sabio  Alfred  Nobél, el inventor sueco del explosivo dinamita y creador de los Premios Nobél. Posteriormente a 1896, fecha en que murió Alfred Nobél, Noruega creo el Nobél de la paz que se otorga en Oslo en lugar de Estocolmo, Suecia.


¿Hasta cuándo se seguirá pronunciando mal? ¿Será que en Gringolandia dicen así? ¿Lo pronuncian en inglés? ¡Seamos cultos nosotros, que nos las damos tanto! ¡Les cuento que en New York me decían Miss YURAIBI, será que aquí me acabarán diciendo así!


*Psicóloga PUJ y Filóloga U de A