Política

Between the Toyo and Zika
Entre el Toyo y el Zika
Autor: José Ignacio Mejía / Nacho
9 de Febrero de 2016


En sus sesiones de enero y de febrero la diputación antioqueña le ha metido el diente a los principales asuntos de moda en el departamento, como el de otro nombre muy criollo, el de La Huesera.


En su mes largo de sesiones a la nueva Asamblea de Antioquia no se le ha escapado ninguno de los temas gruesos o problemáticos con los que este Departamento recibió el 2016.


Es por eso que por las manos de los 26 diputados han pasado asuntos de primer orden seccional como la forma como encontraron las finanzas del ente regional, que según las más alarmantes voces va hacia la bancarrota en caso de que no se adopten urgentes correctivos en la hacienda pública seccional.


Igualmente en el recinto de la llamada Duma antioqueña sus corporados se han ocupado de temas que están en boca de todo el mundo como los Parques Educativos, los inconvenientes en la Troncal del Suroeste, el peligroso zika que asusta hasta los mismísimos políticos, el complicado panorama minero sobre todo por Buriticá, hasta las mujeres organizadas se hicieron sentir en la Asamblea ante la posibilidad de la supresión o fusión de la Secretaría de ese género y el acuciante diferendo sobre la gerencia de las obras de construcción del Túnel del Toyo entre el fajardismo y el luisperismo que tiene al acecho a la diputación antioqueña. 


Por el “banquillo“ de citados han comparecido en la Duma los secretarios de Hacienda, Infraestructura, Salud, Minas y los gerentes de Viva y del Idea, entre otros funcionarios del Gobierno de “Pensando en grande” de Luis Pérez.


Mejor dicho, los diputados del actual cuatrienio 2016 – 2019 despegaron sus labores con muchas ganas, como todo lo nuevo, respirando la encrucijada antioqueña y llevando a cabo una de sus finalidades como es el control político a la Administración, pero también contribuyendo a poner la casa en orden en las primeras de cambio de los gobiernos locales y seccionales, que también despegaron paralelos a los corporados en concejos y asambleas.


Toyo, parques y zika


La pelea con que arrancó el nuevo año la originaron las obras del Túnel del Toyo y como ya es de amplio conocimiento público el pugilato se concentra en los contratos de obra, de interventoría y de gerencia ya adjudicados desde el año anterior.


Aquí están involucrados fuertes poderes de la sociedad antioqueña, por la cual se considera  que se trata de un combate entre pesos pesados.


Al respecto, la Duma se limitó a pedir el pronunciamiento de los organismos de control sobre la construcción de ese Túnel y mediante proposición del diputado Juan Esteban Villegas y de la bancada del Centro Democrático, respaldada por todos los corporados, pidieron a las autoridades ambientales Corantioquia, Corpurabá y el Ministerio de Ambiente hacer un pronunciamiento sobre el impacto ambiental y las licencias ambientales en todo lo correspondiente a la construcción del Túnel del Toyo, lo cual se hizo extensivo a la Procuraduría y Contraloría, para que dictamen desde su radio de acción la legalidad jurídica de los contratos.


Paralelo a este poderoso pleito, el segundo tema de envergadura es el relacionado con los fajardistas Parques Educativos del cuatrienio pasado.


La actual diputación maneja como cifras oficiales de ese programa que en el Gobierno pasado se contrataron 80 Parques Educativos, de los cuales 55 fueron inaugurados, 38 de estos se encuentran operando y los 17 faltantes no cumplen con los requisitos necesarios para su funcionamiento.


Esos datos de entes gubernamentales generan gran preocupación y diferentes reacciones entre la diputación, toda vez que se estima que en la inauguración de cada Parque Educativo se gastaron, sólo en publicidad, un promedio de 50 millones de pesos.


Esta cifra se calificó como alarmante para cada ciudadela educativa, para las que muchos municipios no cuentan con los recursos de manutención necesarios.


Y se avanzó en el análisis de la posibilidad de utilizar esa infraestructura para llevar a cabo la propuesta de universidades digitales planteada por el gobernador Luis Pérez.


Y un exdiputado, pero ya convertido en flamante funcionario del Gabinete luisperista, el médico y político Héctor Jaime Garro, retornó a la plenaria de la Asamblea, pero ya en su calidad de titular del Servicio Seccional de Salud.


Su presencia fue muy oportuna para darle la cara a la alarma generalizada por la propagación del virus del Zika en territorio antioqueño, que deja más de 130 casos de personas infectadas.


Para contrarrestar esta peligrosa malanga, el galeno dijo que su despacho está como un detective en la búsqueda y eliminación de los criaderos en subregiones críticas como Urabá y el Bajo Cauca, además de adelantar campañas de  fumigación y movilización comunitaria, y una amplia estrategia de educación, información y comunicación.



También La Huesera

Además del Toyo y del zika, los diputados han debatido el problema minero de Buriticá, para lo cual se conformará una comisión de concertación.


Los mineros de ese municipio se desplazaron hasta la Asamblea de Antioquia con la finalidad de exponer las problemáticas que viven, pues no cuentan con las herramientas apropiadas para convertirse en minería formal.


También las mujeres organizadas en la región se tomaron las tribunas de la Duma ante el temor de perder su representación en el Gabinete Departamental, concretamente por una eventual desaparición de la Secretaría de las Mujeres.


Lo que quedó claro tras esa protesta es que en las actuales sesiones regulares no se ha radicado ningún proyecto de Ordenanza que visualice un cambio en el organigrama departamental, por lo que los diputados pidieron a las mujeres tener paciencia porque sin un proyecto de por medio no se puede suprimir una dependencia y mucho menos fusionarla con otras.


Y a los nombres raros o muy criollos como Toyo y Zika, se les sumó el de La Huesera, pues se  discutieron los problemas que se están registrando en ese sector de la Troncal del Suroeste para el tránsito vehicular.