Nacional

Obama announced “Peace Colombia” plan
Obama anunció el plan Paz Colombia
5 de Febrero de 2016


En la visita oficial de Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, a los Estados Unidos, se celebraron los quince años del Plan Colombia y a su finalización, para dar nacimiento al plan Paz Colombia.


Foto: EFE 

Juan Manuel Santos (izq) y Barack Obama (Der) tuvieron una reunión privada antes de la recepción preparada por el anfitrión.

Redacción EL MUNDO - EFE


derechoshumanos@elmundo.com


El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció ayer el nuevo plan Paz Colombia, un acuerdo bilateral para el que solicitará al Congreso más de US$450 millones en el presupuesto del año fiscal 2017, una cifra superior a los US$296 millones otorgados este año.


Obama anunció dicha propuesta durante la ceremonia de celebración de los quince años del Plan Colombia, en la Casa Blanca, acompañado por Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, en un gesto que pretende redefinir la ayuda estadounidense al país andino.


“Estoy orgulloso de anunciar un nuevo marco para el siguiente capítulo de nuestra asociación. Lo vamos a llamar Paz Colombia”, adelantó el mandatario, tras alabar los esfuerzos de Santos por lograr el fin del conflicto interno.


“El Plan Colombia ha sido un tributo al pueblo colombiano”, insistió Obama, “que después de quince años de sacrificios” asiste ahora a “un tiempo nuevo” tras una “notable transformación”.


Colombia, indicó Obama, ha pasado de ser “un país que una vez estuvo al borde del colapso, para ahora ser uno al borde de la paz”.


Como parte de esta nueva iniciativa entre los dos países, Obama anunció también que Estados Unidos se unirá a Noruega para lanzar un proyecto global de desactivación de minas con la finalidad de ayudar a Colombia a cumplir con su compromiso con la Convención de Ottawa y completar su desminado de tierras para el año 2021.


Según datos aportados por la Casa Blanca, de los US$450 millones que solicitará el mandatario al Congreso, US$33 millones irán destinados a la desactivación de minas antipersonales, que se suman a los US$20 millones aportados por Noruega.


Respecto al acuerdo de paz, que se espera se rubrique el mes próximo en La Habana, Obama expresó su “admiración” a Santos por haber dado el paso de acercarse a la mesa de diálogo con las Farc pese al riesgo político que llevó consigo, y agradeció el rol de Cuba como anfitrión de las negociaciones.


Por su parte, Santos aseguró que “sin ninguna duda” Colombia no hubiera podido estar tan cerca de la paz como ahora sin el apoyo de Estados Unidos y su acuerdo bilateral, cristalizado en el Plan Colombia, que calificó de “crucial”.


“Si en Colombia estamos cerca de lograr un acuerdo de paz, podemos decir, sin lugar a dudas, que el Plan Colombia ha sido un aporte fundamental para llegar a este punto”, sostuvo Santos.


El presidente colombiano dijo que Obama fue “una de las primeras personas” a las que confió su “intención de comenzar un proceso de paz, cuando muchos, la gran mayoría, pensaban que era una misión imposible”, y que el líder estadounidense le dio “su respaldo total y entusiasta”.


“Desde entonces, usted ha caminado a nuestro lado. Y hoy, señor presidente, acompaña al pueblo colombiano cuando estamos a punto de convertir este sueño en realidad”, apuntó Santos.


“En nombre de millones de colombianos que están aprendiendo a vivir sin miedo, gracias” al “Gobierno y el pueblo estadounidense”, concluyó Santos.



EE.UU. también es responsable

El líder de la minoría demócrata en el Senado de EE.UU., Harry Reid, dijo ayer tras reunirse con Juan Manuel Santos que su país tiene que “aceptar” su “responsabilidad” en materia antidrogas como país consumidor y continuar apoyando la lucha antinarcóticos.


“Felicito al presidente Santos por su compromiso para lograr la paz y reconciliación en su país, y apoyo su labor en este momento histórico”, dijo el demócrata de más alto rango del Senado estadounidense en declaraciones remitidas a EFE.


“En los quince años desde que fue implementado el Plan Colombia, Colombia ha visto avances significativos en la reducción de violencia e inestabilidad. Estados Unidos también tiene que aceptar responsabilidad por el hecho de que es nuestro pueblo quien consume las drogas producidas en Colombia, y debemos hacer todo lo que podamos para poner fin a este terrible ciclo de violencia y adicción dentro y fuera del país,” insistió.