Economía

El Niño increases the price of food by 30%
El Niño encarece alimentos un 30%
Autor: Igor Eduardo Torrico Silva
4 de Febrero de 2016


El Secretario de Agricultura de Antioquia prendió las alarmas sobre la afectación del agro antioqueño debido al fenómeno metereológico, que afecta a 6.232 familias, de las cuales 232 dependen económicamente de la pesca artesanal.


Según la gerencia de la Central Mayorista de Antioquia (CMA), el incremento promedio de los alimentos se sitúa en 30%, impacto que se ha sentido sobre todo en enero, como consecuencia de la sequía que deja el fenómeno de El Niño a su paso, que afecta la calidad de los productos cosechados y la siembra de nuevos.


Así lo señala Alfonso Marín, analista de mercado de la CMA, quien comenta que desde finales de año se ve esta afectación en los productos: “El principal de todos es la papa capira que inicia la canasta familiar. Se cotizó a $2.200 el kilo cuando usualmente está entre $1.000-1.200 (un incremento de casi 100%). Es lo mismo con las arvejas, las habichuelas, las hortalizas de hoja como la cebolla junca. Se trata de productos de ciclos cortos (se siembran y cosechan en 90 días), por lo que los afecta mucho la sequía”.


Agrega Marín que las frutas también subieron mucho, especialmente los cítricos, dada su gran necesidad de agua. “El incremento puede llegar a un 30-40%”.


La papa capira, alimento fundamental en la cesta básica colombiana, ha tenido incrementos del 100%.


Este incremento es una evidencia de las cifras dadas por el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural de Antioquia, Jaime Alberto Garzón Araque, quien ha señalado que en el departamento se han perdido 49.800 toneladas de alimentos debido al fenómeno de El Niño, que ha causado altas temperaturas y la falta del recurso hídrico, especialmente en algunas subregiones de Antioquia como Magdalena Medio, Norte de Urabá y el Suroeste.


El funcionario ha dado esta información con base en los reportes semanales que está recibiendo esta dependencia por parte de las secretarías de Agricultura locales y las Unidades Municipales de Asistencia Técnica Agropecuaria (Umata).


“Muy, muy elevado” es la respuesta de Rubén Darío Gómez, vendedor de hortalizas de la Plaza Minorista José María Villa de Medellín, a la pregunta de cómo han estado los precios de los alimentos. Y agrega: “Todo enero estuvo mal, pero en febrero ha ido peor”.


Gómez pone el ejemplo con la papa capira: “Anteayer (lunes) estuvo el saco a $90.000, ayer (martes) en $100.000 y hoy (miércoles) en $110.000”. José de Jesús Ramírez, quien nada más vende ese producto agrega: “Aún no ha salido la papa veraneada. Nadie ha sembrado”.


La carne de res ha subido de precio, pero no la de cerdo que se ha mantenido estable.

 Fotos: Giuseppe Restrepo


Carne


El Secretario de Agricultura de Antioquia también ha apuntado que desde la llegada del fenómeno de El Niño en el segundo semestre de 2015 se han generado afectaciones en 20.200 hectáreas y de ellas, 16.580 hectáreas corresponden al área en pastos.  Este rubro conlleva a una reducción en la producción de ganado de leche, carne y doble propósito que oscila entre el 25% y el 30%. 


Agrega un boletín de prensa de la Gobernación que el departamento posee un hato ganadero conformado por 2’500.000 bovinos. De esta población, el 20% corresponde a producción de leche, 30% a ganado de carne y 50% a ganado doble propósito (leche y carne). 


En entrevista realizada previamente al presidente de la Federación Nacional de Ganaderos (Fedegán), José Félix Lafaurie, se le consultó sobre el impacto del fenómeno climatológico, a lo que respondió: “Ya El Niño ha llevado a que no exista ganado en la costa Caribe, hay zonas de Antioquia que no existen, Tolima y Huila desaparecieron, zonas de Nariño y Cauca están muy afectadas, y nos quedan tres meses más de fenómeno”.


Ahora bien, en las consultas hechas en la Centra Mayorista y la Minorista, los impactos referidos al sector cárnico, específicamente en carne de res, se dieron en enero pero no han continuado, aunque ciertamente no se descarta que siga el incremento.


“El ganado en pie puede que suba, pero el precio de consumo se mantiene estable, pero lo que subió en diciembre sigue ahí. Ya subió en diciembre”, indica Alfonso Marín, de la CMA. 


Jhon Jairo Castrillón, encargado de Carnes Campo Norte, señala que la carne de res de primera subió en enero de $200 a $300 la libra, lo que representa un incremento de 2%, si se toma en cuenta que el kilo cuesta $14.200. Por el contrario, la carne de cerdo cayó durante la segunda semana del mes pasado. 


Castrillón comenta que mientras el alimento de la res se ve más afectado por la lluvias, dado que es pasto, el cerdo come “concentrado” o comida preparada que no depende tanto de la situación climática de la región donde es criado el animal.


El vendedor espera que la carne de res siga subiendo y la del cerdo se mantenga estable.


En lo relacionado a la leche, Julio César Benjumea, de Salsamentaria Los Muchachos, también de la Minorista, puntualiza: “El queso y los derivados han aumentado 8%. El queso mozarella, por ejemplo, que se produce en el Magdalena Medio, se ha puesto caro el producto por la escasez de leche”.


Al respecto, Jorge Andrés Martínez, director ejecutivo de Asoleche, señala que debido al fenómeno de El Niño, el acopio de leche ha caído un 8% en el ámbito nacional respecto al año anterior y el precio a nivel de productor ha presentado incrementos desde el cuarto trimestre de 2015.


Específicamente sobre el mes de enero, Martínez apunta que la situación es crítica en el Caribe, Cundinamarca y Boyacá, aunque Antioquia, en su opinión, es la zona mejor librada del país.


Durante el año pasado, los alimentos y el impacto del aumento del precio del dólar en los bienes importados terminaron empujando la inflación a 6,77%, lo que representó un incremento del 85% respecto al valor del 2014, cuando el Índice de Precios al Consumidor se ubicó en un 3,66%.


Según las cifras del Dane y el consenso de analistas consultados, fueron los alimentos el rubro que más creció en 2015 al llegar a 10,85%, y dada su importancia en la ponderación o peso dentro del indicador de inflación, fue el responsable de jalonar al indicador desde agosto en adelante.  Por lo visto, el inicio de 2016 apunta en el mismo sentido.



Consumo

En lo que tiene que ver con el consumo, algunos de los vendedores de la Minorista cuentan que la gente lleva menos cantidad de productos dado los precios. Castrillón ejemplifica: “No dejan de llevar, pero llevan menos. Si siempre se compran $100.000 de carne, vienen y compran lo mismo así sea menos cantidad”.


Por su parte, Alfonso Marín, analista de mercado de la CMA, tercia sobre el tema: “En estos momentos estamos en lo que se llama la temporada escolar, se inician las clases y hay gastos en útiles, uniformes, etc. Entonces hay productos que se llevan por la mitad, la gente ha tenido baja en las compras”. Por ende, según agrega Marín, cuando se acabe la temporada, deberían subir de nuevo las ventas. 




El riego como solución

Para superar la crisis que afecta al sector agropecuario, el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural de Antioquia, Jaime Alberto Garzón Araque, indicó que desde la Secretaría se están analizando algunos proyectos de riego. “Estamos buscando cómo tener más distritos de riego en este departamento, porque si los tuviésemos, no estaríamos pasando lo que estamos pasando”, acotó.


En Antioquia existen 45 distritos de riego que cubren 4.659 hectáreas, que corresponden al 1% del total del área en producción (425.356 hectáreas) con cultivos anuales, permanentes y transitorios, reseña un boletín de prensa de la Gobernación.


Indicó el funcionario que en la actualidad se requieren $1.251 millones para la rehabilitación de siete distritos de riego en Giraldo, Sabanalarga, San Jerónimo, Peque, Santa Fe de Antioquia y Urrao, y más de $600 millones para la elaboración de estudios y diseños para la rehabilitación de otros seis distritos ubicados en los municipios de Peque, Cañasgordas, Santa Fe de Antioquia, Entrerríos, San Vicente y Támesis.