Economía

OECD (Organization for Economic Cooperation and Development) labor report rescues familiar topics
Informe laboral de Ocde rescata temas conocidos
Autor: Igor Eduardo Torrico Silva
25 de Enero de 2016


Según el informe, mientras que muchos trabajadores y empresas se ven obligados a permanecer en el sector informal debido a su incapacidad para ingresar a la formalidad por los elevados costos que supone.


Foto: Giuseppe Restrepo 

Apenas 4,5% de la fuerza laboral en Colombia está sindicalizada.

Uno de los aspectos más positivos de las recomendaciones que hizo la Ocde a Colombia sobre mercado laboral y políticas sociales, ya planteadas antes por expertos nacionales, es que permiten darle relevancia a estos temas en la agenda pública, dado el interés que tiene el país de ingresar a la organización.


Así lo señala Jorge Coronel, economista, profesor universitario y miembro del Observatorio de Mercado de Trabajo de Antioquia: “No es nada nuevo, pero dado que lo recalcan, y que cumplir con esto va a ser un condicionante para entrar en la Ocde, si el país quiere ingresar va a tener que hacer caso a todas estas cosas”.


Según la organización, Colombia, hoy en día, cuenta con tasas de empleo y de participación de la fuerza laboral más elevadas que el promedio de los países de la Ocde, y el desempleo disminuye constantemente. Pero contrasta: “A pesar de estas tendencias positivas, perduran profundos problemas estructurales. La informalidad laboral está generalizada, la tasa de autoempleo es elevada y muchos empleados tienen contratos irregulares”.


Y agrega: “La desigualdad de ingresos es más elevada que en cualquier país de la Ocde, y la redistribución por medio de impuestos y prestaciones es insignificante. Adicionalmente, medio siglo de conflicto interno y violencia ha desplazado a una porción considerable de la población, gran parte de la cual vive en extrema pobreza. A pesar de los significativos progresos que se han hecho, la violencia continúa siendo un desafío y afecta igualmente a los líderes sindicales y miembros del sindicato”.


Coronel considera positivo que el informe llame la atención sobre unos aspectos estructurales del mercado laboral como el autoempleo, que supera el 50%, una tasa muy alta, y la informalidad. 


“Ellos hablan de que para corregir los problemas laborales es necesario hacer muchas cosas. Voy a citar dos que me parecen importantes: débil implementación de la legislación laboral, por lo que hay que ser más fuertes en el tema de la norma, lo que significaría, por ejemplo, tener más inspectores y vigilancia. Y llaman la atención sobre la pertinencia de la educación. Dicen que hay un desequilibrio entre educación y mercado laboral” complementa el investigador.


Otro aspecto que rescata es la necesidad de bajar la contratación por empresas de servicios temporales. Considera la Ocde que es dañino, y que si bien el país ha avanzado en eso, aun hay mucho por hacer en el tema, apunta Coronel. “También consideran que hay que mirar la contratación, debido a que hay mucho contrato a término definido, lo que no permite una planificación a largo plazo, y al perder el contrato la persona puede terminar en la informalidad”, concluye.


Por su parte, Carlos Julio Díaz, director de la Escuela Nacional Sindical, coincide con Coronel en que hay temas positivos que vale la pena discutir como el de la formalización, el seguimiento de la legislación laboral, entre otros. 


Agrega también Díaz, la mención del informe a la necesidad de enfrentar la tasa de desempleo juvenil, que es muy alta, y apunta: “Si Colombia no resuelve el tema del desempleo juvenil lo más seguro es que muchos terminarán en grupos ilegales, o en la violencia”.



En desacuerdo con la Ocde

Jorge Coronel, miembro del Observatorio de Mercado de Trabajo de Antioquia y Carlos Julio Díaz, director de la Escuela Nacional Sindical, no están de acuerdo con todos los planteamientos de la Ocde.


“Ellos dicen que el salario mínimo en Colombia es muy alto pero no dicen contra quien nos comparan. Eso es discutible” apunta Coronel. En ese sentido dice Díaz: “El salario mínimo en Colombia está muy cerca del ingreso medio, que es como $850.000. El problema no es que sea muy alto, cuando sólo alcanza para comprar la canasta mínima vital para una familia de ingresos bajos ($1.300.000). Ahí más bien hay que mirar como elevamos el ingreso medio”.


El director de la ENS también critica la posición de la Ocde sobre el tema pensiones: “Frente a la reforma pensional consideramos que se desconoce la discriminación que hay en la sociedad frente a la mujer, como el trabajo no remunerado en el hogar, por lo que pensar en igualar la edad de pensión es un planteamiento regresivo mientras no exista en nuestra sociedad una igualdad de oportunidades y de equilibrio en las cargas sociales”.