Mundo deportivo

Colombian whipping in San Luis
Barrida colombiana en San Luis
24 de Enero de 2016


Los ciclistas colombianos dieron c醫edra ayer en la carrera argentina con el podio y el liderato general en la cima de Comechingones. Los cafeteros fueron protagonistas, a pesar del retiro de Fernando Gaviria, con fractura en el radio.



El tridente de boyacenses que puso a temblar el Tour de San Luis: Miguel Ángel López (izquierda), Dayer Quintana (centro) y Nairo Quintana (derecha), saldrán hoy a buscar de nuevo el podio, esta vez en la general final.

Cortesía Movistar Team

Redacción/Agencias


El ciclista colombiano Dayer Quintana (Movistar) se convirtió en la cima de Comechingones en el líder y virtual vencedor del Tour de San Luis, donde sólo cedió ante los también colombianos Miguel Ángel López (Astana), ganador de la sexta etapa, y su hermano Nairo.


Dayer rentabilizó el tercer lugar en la etapa reina, pues arrebató el maillot verde al argentino Eduardo Sepúlveda por 20 segundos. Golpe definitivo. Por fin el pequeño de la familia era el encargado de poner el apellido en todo lo alto. “Sentí una enorme emoción, pensé en los momentos de sacrificio, es algo muy gratificante”, dijo Dayer.


Miguel Ángel López, “Superman”, de 21 años, otra perla de la región de Boyacá y del ciclismo colombiano, impidió la fiesta total de los hermanos Quintana con un ataque a falta de dos kilómetros que le condujo hasta el techo del Tour de San Luis, donde el viento soplaba con fuerza a 2.140 metros de altitud.


El ganador del Tour del Porvenir 2014 alzó los brazos eufórico ante Nairo y Dayer. Iba buscando el podio y la etapa, pero se quedó a medias porque terminó cuarto en la general. Mientras gritaba eufórico, los Quintana se daban un abrazo emocionado. Alguna lágrima para celebrar la constatación de que no vive del apellido.


“Dayer se merece un premio”, dijo Nairo en El Amago, pues ya lo tiene. Por fin se vuelven las tornas y no gana siempre el mismo. Lo primero que hizo Dayer fue agradecer el apoyo de Nairo y luego aclarar que lo logrado es por su esfuerzo.


“Esto ha sido por Nairo, que me ha ayudado mucho. Me parece algo increíble, memorable. Aunque lleve el apellido tiene que quedar claro que esto es el resultado de una superación personal, que no soy un enchufado y lo que logro es por mí mismo”, dijo Dayer emocionado.


Un trío colombiano puso patas arriba el Tour de San Luis, un trío boyacense, que viven separados por 60 kilómetros y coinciden en los entrenamientos. Jóvenes, escaladores y con grandes expectativas. López entró en la cima de Comechingones 2 segundos delante de Nairo y 4 sobre Dayer, al final de una batalla en la que intervinieron los “ingenieros” Vincenzo Nibali y Nairo Quintana.


El italiano trabajó para López en las labores de selección y control de los rivales, y Nairo, junto a Dani Moreno, fueron los encargados de diseñar la estrategia. “La idea era desgastar a Sepúlveda y eliminarlo. Luego no atacar al principio, sino al final”, explicó el virtual campeón.


El ascenso de 16 kilómetros a Comechingones, con una pendiente del 8%, fue una lucha contra el viento y una traca de ataques permanentes. Nairo conocía la subida, pues ganó en 2014. El Astana tensó de lejos para anular la fuga de Matej Mohoric (Lampre) Eduard Grosu (Nippo-Vini) y Juan Magallanes (México). 


Logrado el primer paso, las cuestas del simbólico puerto argentino se convirtieron en escenario de batalla. Otro colombiano, Rodolfo Torres, fue el primero en abrirla, pero Nibali y Nairo le pararon los pies. La maniobra puso en apuros a Sepúlveda, quien empezó a ceder.


Descubierto el punto de flaqueza del líder, Astana tomó el mando y López lanzó un primer ataque a 5 kilómetros del alto. Nairo se encargó de neutralizarlo, pero el ciclista del municipio de Pesca (Boyacá) iba sobrado de fuerzas y lo intentó con insistencia.


La tercera fue la vencida, se fue solo, pero la línea de meta alcanzaba la vista. No había más carretera. López fue feliz con la etapa, Nairo con el segundo lugar y con el liderato de Dayer. Por fin llegó el premio.


La séptima y última etapa se disputará hoy, con salida y llegada en San Luis y con un recorrido de 119 kilómetros que tendrán desenlace en sprint.