Política

The five women of the City Council
Las cinco mujeres del Concejo
Autor: José Ignacio Mejía / Nacho
23 de Enero de 2016


Una politóloga, una ingeniera, una contadora pública, una líder social y una financista y relacionista internacional conforman el quinteto femenino del Cabildo de Medellín.



Aura Marleny Arcila

Uno de los acontecimientos políticos que dejaron las elecciones de octubre pasado y que ya se observa en el pleno del Concejo de Medellín, es que por primera vez en un mismo periodo están ejerciendo sus curules cinco mujeres, de los 21 corporados.


El Cabildo ha sido en toda su existencia una corporación machista, pero sin embargo, por su recinto han pasado muchas mujeres, unas veces más que otras, que han dejado su huella y estilo en el servicio público.


Entre ellas se recuerda a dirigentes políticas como Regina 11, su hija Luz Helena Restrepo, Marta Gómez Carvajal, Marta Restrepo de Taborda, Nora González, Judith Pineda, Doralba Barco, Beatriz Londoño de Botero, Luz Stella Sepúlveda, Ella Cecilia Escandón, Ángela Vélez de Valderrama, Ana María Cano, Sonia Vásquez, Marta Cecilia Castrillón, Regina Zuluaga, María Mercedes Mateo y otras más, pero nadie recuerda a cinco mujeres elegidas de un solo totazo en los últimos treinta años. Algunas veces más calidad que cantidad.


Algunos consideran que la situación femenina en el Concejo hace pensar que no es suficiente que la ley de cuotas obligue incluir en las listas partidistas un 30% de aspirantes mujeres, pues definitivamente esto no garantiza que lleguen de forma masiva al Cabildo.


Por ejemplo, hace cuatro años, en el anterior período 2012 - 2015, y con las mismas reglas de juego legales para motivar y garantizar una adecuada presencia de curules femeninas, al Cabildo fue elegida una sola corporada, la liberal Aura Marleny Arcila Giraldo.


Por eso mismo, el actual cuatrienio contrasta con el anterior período y con otros mucho mas atrás en el pretérito, en los cuales la máxima cantidad de damas llegó a dos o tres curules.


En los comicios del año pasado las trece listas de formaciones partidistas o de movimientos políticos inscribieron un poco más de setenta mujeres y al menos esta vez un quinteto de ellas salió electo.


Como ya se conoce, la lista cerrada o sin voto preferente del Partido Centro Democrático aportó dos mujeres, por una de los liberales, otra del debutante movimiento Creemos y una más de la izquierda del Polo, que repuntó con su curul esta vez con una aguerrida líder social en la ciudad.


El quinteto


La concejal de mayor experiencia en el Cabildo Municipal es la liberal y contadora pública Aura Marleny Arcila, quien con el actual ajusta su cuarto período consecutivo desde que arribo a la corporación despuntando el siglo XXI.


Hoy hace parte de un equipo bermejo ya consolidado en la política antioqueña y dentro del Partido Liberal, que lidera el rector de la Universidad de Medellín, Néstor Hincapié Vargas, y que ya cuenta con diputado electo y un reelegido representante a la Cámara con alta votación, Iván Darío Agudelo, al tiempo que contribuyeron a la elección al Senado de Eugenio Prieto, quien renunció a su curul para buscar la Alcaldía de Medellín, opción de la que tuvo que marginarse por el abandono a que fue sometido, entre ellos precisamente por este grupo liberal de la concejala Arcila Giraldo.


A lo largo de su productiva tarea en la concejalía ha ganado terreno en los temas de hacienda pública y en los relacionados con la educación, pues está muy vinculada a ese sector como presidente de la Consiliatura de la U. de M.


Hoy por hoy es una corporada que ya supera en cada elección el umbral de los difíciles 10.000 votos, en las cada vez más disputadas elecciones para el Cabildo.


Entre tanto, sus otras cuatro colegas de género son todas debutantes.


Las dos concejales del uribista Centro Democrática, CD, son dos chicas muy jóvenes que llegaron por distintos caminos a engrosar la lista de ese partido, que compitió por primera vez en octubre pasado en las elecciones regionales en Colombia y luego de someterse a la consulta interna previa para la conformación de esa plancha.


En el segundo renglón de esa lista salió electa María Paulina Aguinaga, una menudita morenita graduada en el Externado en finanzas y relaciones internacionales, que antes de llegar al Cabildo lo que ha hecho es estudiar, está más preparada que un yogurt y ha trabajado en favor de un tema muy social en comunidades con altos índices de pobreza, no sólo en Medellín, sino que ha ido a parar hasta Uganda, África, con las Naciones Unidas y el Banco Mundial. Mejor dicho tiene pinta de investigadora social.


Nataly Vélez y Hernán Gómez, María Paulina Aguinaga,  Luz María Múnera y Daniela Maturana.


Políticamente se identifica con las tesis uribistas y por eso aceptó la invitación a conformar su lista al Concejo y hoy hace parte de sus 21 integrantes.


Su copartidaria en el CD es la muy agradable y fogosa ingeniera Nataly Vélez, quien hace cuatro años tuvo su primera experiencia electoral como edil de la Comuna 10 La Candelaria, el muy agitado Centro de la ciudad, que a ella le duele y es una de sus prioridades como concejala.


En esa oportunidad salió electa por el Partido de la U, al que renunció para participar de lleno en el proceso electoral del Centro Democrático y alcanzó una de las curules del Cabildo. Hoy funge como vicepresidente de la corporación y tiene como padrinos políticos a su padre William Vélez y al recordado concejal Hernán Gómez “El Gomita”, su gran mentor.


El nuevo movimiento “Creemos” está representando por la esbelta morenaza, la politóloga Daniela Maturana, quien hace precisamente ocho días en entrevista en estas mismas páginas, relató su corto pedigrí en el campo político, pero que hoy la tiene de presidente del primer Foro de la democracia de la ciudad.




La contestataria

La quinta mujer en el Concejo de Medellín, es la izquierdista democrática del Polo, Luz María Múnera, quien es una comunicadora social frustrada, pero hoy estudiando administración pública en la Esap.


El diputado Jorge Gómez Gallego la considera una aguerrida líder en defensa de las familias  medellinenses que han sido afectadas por obras viales y de renovación urbana.


Precisamente eso la llevó a ser la presidente del comité cívico en defensa de los habitantes impactados por la construcción del Tranvía de la calle Ayacucho.


Tiene tremenda pinta de contestataria y seguramente va a dar muchas batallas sociales en el Concejo a la Administración Municipal, pues ya se declaró en oposición.