Columnistas


¡Qué vergüenza!
Autor: Abelardo Ospina López
16 de Enero de 2016


Editorializa EL MUNDO de 3/1/2016, de esta guisa: ”…un fiscal de Medellín avanza en la imputación de cargos a las primeras seis personas, capturadas por la defraudación a las rentas del Municipio de Medellín por una red criminal.

Editorializa EL MUNDO de 3/1/2016, de esta guisa: ”…un fiscal de Medellín avanza en la imputación de cargos a las primeras seis personas, capturadas por la defraudación a las rentas del Municipio de Medellín por una red criminal de la que hacen parte funcionarios públicos, contratistas y agentes particulares y cuyas primeras actuaciones, debidamente documentadas, se remontan al año 2009. La decisión afianza la investigación iniciada el 14 de febrero de 2014, cuando la subsecretaría de ingresos del Municipio presentó denuncia ante la Fiscalía por irregularidades que afectaban el recaudo tributario”-


Hay necesidad de combatir la corrupción que, “red o no” de defraudadores, “habría afectado el recaudo tributario, en sumas que están entre $ 8.000 y $ 10.000 millones de pesos. Los informes, hablan de “concierto para delinquir, prevaricato y cohecho”, conductas castigadas en el Código  de las penas. (“El funcionario o empleado público…, que a sabiendas, profiera dictamen o resolución… contrarios a la ley, incurrirá en prisión…”. Es preciso que el juez obre a sabiendas, primero de que su decisión es contraria a la ley y segundo, de que con ella comete una injusticia flagrante. “El funcionario o empleado público…que reciba indebidamente para sí o para un tercero, dinero o dádivas, o acepte promesas remuneratorias, directas o indirectas, por acto que deba ejecutar en el desempeño de sus funciones, incurrirá en prisión…”). Son delitos: acciones u omisiones voluntarias, sancionadas con penas graves, o más claro: para actores que se les persigue y aprehende, bien acompañados de objetos que infunden vehementes sospechas…


Resulta lastimero y novedoso que a burgomaestre eficiente, progresista (“echado pa’rriba”) y honesto como el Dr. Aníbal Gaviria C,, subalternos de alguna jerarquía, le hayan jugado  maniobras corruptas, desleales y apátridas, como las que hace unos días dio a conocer alguna prensa de la Capital de La Montaña. ¡Cuán inmensas deben ser las dolencias que ahora soporta el estimado colega!


Ojalá el nuevo Alcalde Federico Gutierrez  Z “articule todos los planes de seguridad” ,se “ponga las pilas”, si es que tiene conocimiento de lo que pasa (o pasó), y tome las legales medidas “de orden penal y otras” vigentes en esta linda Colombia de intelectuales, deportistas y demás cabezas  de gran calado nacional.… 


Contemporáneamente al momento de dar a luz esta columna, se nos agolparon en la mente, sucesos ocurridos en otras ciudades: los casos de Bogotá D E, de Cali y…. ¡Quiera el Todopoderoso, que en otras regiones patrias, no ocurran deprimentes y oprobiosas y lacerantes manifestaciones de desprecio por los bienes de los compatriotas colombianos!


Adlátere.- Felicitamos de corazón al exgobernador Sergio Fajardo y su equipo de trabajo, que también auguramos fecundidad y buena suerte a los doctores Luis Emilio Pérez G, y Federico Gutierrez  Z, árbitros específicos de nuestros destinos, empujadores y querendones ellos.