Nacional

El Quimbo (hydroelectric) is operating normally
El Quimbo funciona con normalidad
12 de Enero de 2016


La compañía Emgesa, operadora de la hidroeléctrica de El Quimbo, que funciona en el departamento del Huila y que es la segunda mayor de Suramérica, aseguró que la central funciona con normalidad tras el reinicio temporal de sus actividades.


Foto: Cortesía 

El Quimbo ocupa un área de 8.586 hectáreas, tiene una capacidad instalada de 400 MW y una generación media de 2.216 GWh/año. 

Redacción EFE


Emgesa indicó que cumplidas las primeras 24 horas de operación de la hidroeléctrica el balance es positivo, tanto en lo técnico como en lo ambiental, y las medidas preventivas tomadas por la empresa para iniciar la operación mostraron ser efectivas y que no se presentaron impactos no previstos. 


La operación de la central había sido suspendida por una orden judicial alegando problemas ambientales al no haber sido completada la retirada de madera y biomasa del embalse antes de iniciar su llenado.


Sin embargo, el presidente colombiano Juan Manuel Santos pidió varias veces a la justicia que autorizara la operación de la hidroeléctrica debido a la sequía causada por el fenómeno de El Niño, que ha reducido el nivel de ríos y embalses del país.


La compañía explicó que, para contribuir a controlar los niveles de oxígeno del agua, que estuvo detenida durante días, se mantuvo la descarga de fondo en su máxima capacidad y en permanente operación, lo que “permitió que esta agua se mezclara con el agua turbinada, alcanzando niveles de oxígeno superiores a los valores considerados como admisibles por la legislación ambiental colombiana”.


Igualmente, Emgesa afirmó que se reactivó el Programa de Rescate Contingente de Peces y que en este primer día de operaciones no se registró mortandad en las piscícolas del embalse de Betania, como consecuencia de la operación de El Quimbo. 


Suspensión de controles


Sin embargo, la empresa comentó que los controles de agua en cuatro puntos del trayecto tuvieron que ser suspendidos debido a que pescadores de Puerto Seco del municipio de Gigante impidieron que se continuaran tomando muestras en dos de los cuatro puntos establecidos.


“Emgesa lamenta no poder estar realizando la totalidad de los monitores y se extraña que sean justamente los pescadores quienes estén impidiendo esta labor que es trascendental para suministrar información oportuna a las autoridades, a los piscicultores y muy especialmente para tomar decisiones técnico-ambientales efectivas”, afirmó la operadora.


Lucio Rubio, director general de Enel Colombia, prometió que desde la empresa buscarán realizar una operación responsable y segura y subrayó que controlarán los parámetros de calidad del agua y aumentarán la generación de manera progresiva.


La hidroeléctrica reanudó operaciones el domingo tras la decisión del Juzgado Tercero Penal de Neiva, capital del Huila, en respuesta a una tutela interpuesta por el Ejecutivo.



Reanudación temporal

La justicia colombiana autorizó, el pasado viernes, la reanudación temporal de la operación de la hidroeléctrica El Quimbo, suspendida desde el 10 de diciembre por una orden de la Corte Constitucional que el Gobierno y autoridades ambientales pidieron revertir.


La autorización fue expedida por un juzgado de Neiva, en donde se encuentra el embalse de la hidroeléctrica, en respuesta a una tutela interpuesta por el Ejecutivo.


La decisión se basó en estudios técnicos de la Corporación Autónoma Regional del Alto Magdalena (CAM), pese a lo cual la hidroeléctrica comenzó operaciones el 17 de ese mes. Sin embargo, el 10 de diciembre la Corte Constitucional anuló el decreto presidencial que autorizó el llenado del embalse debido a que Emgesa, la empresa operadora, no lo había vaciado de la madera, guadua y biomasa que contenía.


Ante esta situación, el Gobierno y otros organismos públicos, como la Defensoría del Pueblo, solicitaron la revisión del caso por los posibles daños ambientales que podría causar el cierre de El Quimbo, cuya actividad, aseguraron, ayudaría además a mitigar la sequía causada por el fenómeno de El Niño.