Economía

Avoid financial stress due to December
Evite el estrés financiero por diciembre
Autor: Monica Andrea Saavedra Crespo
10 de Enero de 2016


Llegó 2016 con nuevas ilusiones, metas y propósitos. Es esencial contar con todos los recursos con los que se pueda disponer, principalmente el tiempo, la buena salud y el dinero.


Foto: Cortesía 

En Colombia es necesaria la creación de políticas de inclusión financiera que ayuden a reducir las brechas de género, geográficas, educativas y de ingresos.

La “encuesta de medición de capacidades financieras en los países andinos: Colombia, Bolivia, Ecuador y Perú” de la CAF-banco de desarrollo de América Latina-  indicó que el 67% de la población colombiana aseguró que, en los últimos doce meses, sus ingresos no alcanzaron a cubrir sus gastos. Si esto sucede, se debe hacer un plan estratégico para reponerse rápido de las deudas en el 2016.


Hay que dividir el pago de la deuda, guardar una parte del dinero extra para emergencias, reducir las tentaciones, disminuir los gastos en el hogar, negocio, y al salir, olvidar los antojos, hacer un presupuesto, priorizar con consciencia y ahorrar el 10% de sus ingresos.


Esto a raíz de que se enfrenta el primer mes del año con la “resaca” de la celebración de Navidad. Los más previsivos han seguido las recomendaciones de final de año para optimizar el gasto y no sufrirán la terrible angustia de encarar la escasez y la oleada de incrementos en las tarifas de prácticamente todo. 


Incluso, de acuerdo con un estudio publicado por la Universidad de Southhampton sobre “Deuda vinculada a problemas de salud mental”, hay varios problemas de salud mental que son generados por el estrés financiero, lo que también repercute en situaciones cotidianas como la estabilidad del empleo o establecer relaciones duraderas.


Toda pequeña disminución en el gasto, al final del mes es dinero adicional para saldar las cuentas y en muchos casos significa mayor salud y mayor tiempo de vida, lo que a mediano y largo plazo, y agregado en toda la población, significa un incremento en la productividad.


Según Jorge Schneider, economista de la Universidad del Valle: “Aunque parezca una labor muy aburrida, empezar el año haciendo cuentas es muy necesario para saber a ciencia cierta si debemos más de lo que tenemos o si la suma del valor de los obsequios recibidos nos permite afirmar que estamos en superávit. Conocer el tamaño del agujero en nuestros bolsillos es el primer paso”.


Establecido el panorama real de las finanzas se debe proceder con la calculadora en la mano a establecer y categorizar las deudas priorizando de manera obvia las que son absolutamente obligatorias de pagar como el arrendamiento, la alimentación, educación, servicios públicos y transporte, de las otras deudas que corresponden a los personales que van desde la ropa, salidas a comer por fuera, paseos, salón de belleza y otras que para muchos son prioridad, pero en realidad son una verdadera carga para el  gasto”. Aunque buena parte de esas compras se hacen con recursos propios –ahorro, prima navideña, bonificaciones y vacaciones–, otra porción importante acude a la vía del crédito bancario y extrabancario.


Establecidas por escrito y prioridad las cuentas para pagar, es ahora menester comenzar por las más pesadas y difíciles, pues son las que afectan de manera más significativa las finanzas porque son las que acumulan intereses, cargos por mora, reconexiones y posibles sanciones por parte de las autoridades.


Finalmente, es necesario generar dinero y/o ingresos adicionales convirtiendo alguna destreza en una fuente de dinero, por ejemplo, la culinaria, la repostería, el diseño de manualidades, joyas, entre otras.



Recomendaciones financieras

Saque cuentas: es lo más básico y le toca ponerse a hacer cálculos si realmente su interés está en “vivir dentro de sus posibilidades”.


Rétese: una vez estime su salario real, saque cuentas de lo que gasta en alimentación, transporte, en arriendo, servicios y demás. Luego, haga un seguimiento. Así Yahoo Finances hace la recomendación de empezar un reto consigo mismo para ver cómo ese presupuesto que tenía de gastos inicial, pueda ir rindiendo mes a mes.


Ahorre para sus deseos: esto implica que si quiere comprar algo en el momento que lo ve, pero no tiene presupuestado hacerlo, lo más conveniente es que ahora, en su presupuesto, busque la forma de hacer ese ahorro correspondiente.


No cuente con lo que no tiene: no se endeude, ni use tarjetas de crédito. 


Saque provecho al máximo de lo que sí tiene: es el consejo de Money de US News, que implica revisar en su casa aquellas cosas que tiene pero ya no usa o aquello que ha olvidado usar y que puede generarle ganancias adicionales o facilitar alguna de sus tareas diarias en las que está gastando dinero innecesariamente. Lo mismo sucede si usted tiene la opción de arrendar una habitación de su apartamento.