Economía

Technical mistake made the World economy tremble
Error técnico hizo temblar la economía mundial
Autor: Redacción EL MUNDO
9 de Enero de 2016


Wall Street sufrió el contagio que hubo en todo el mundo por las turbulencias bursátiles generadas desde China y se anotó el jueves uno de los peores retrocesos de los últimos meses.


Foto: EFE 

Una de las razones del fuerte movimiento de las bolsas chinas se debió a que pequeños inversionistas en masa vendieron sus paquetes accionarios. 

EFE


economia@elmundo.com


El lunes a las 9:30 a.m., hora de China, abrieron los mercados bursátiles y a las 9:42, una caída clara en las bolsas de Shanghái y Shenzen disparó un mecanismo computarizado que detuvo las operaciones por quince minutos. Cuando se reasumieron a las 9:57, los inversores habían entrado en pánico, cayeron de nuevo las bolsas, pero esta vez más, 7%, y el sistema cerró las sesiones por el día completo después de sólo 29 minutos de operación. Las caídas de los mercados en el resto del mundo no se hicieron esperar.


La situación se volvió a repetir este jueves, pero esta vez la jornada fue aún más breve, 27 minutos de operación de los que sólo trece fueron de cotización real.


Todo esto llevó a que el regulador bursátil chino suspendiera el mecanismo interruptor de los mercados ayer, que detiene por quince minutos la cotización si un índice mixto (el CSI 300) cae más de un 5%, y cierra definitivamente por ese día de actividad si el bajón alcanza el 7%.


Las jornadas caóticas demostraron que el mecanismo, que estaba pensado para evitar los desplomes continuados del verano pasado, y que empezó a aplicarse precisamente el lunes, en realidad había estado induciendo al pánico a los inversores individuales, que son determinantes en China.


Afortunadamente las cosas volvieron a la calma, el mercado del gigante asiático se estabilizó y ambas bolsas cerraron con subidas.


Con las cifras de ayer, el índice general de Shanghái ha perdido un 10% en la primera semana del año, lo que ha evaporado el avance del 9,4% que logró durante todo 2015.


El origen 


El mecanismo automatizado nació debido a los fuertes desplomes en cadena del verano pasado. En aquel contexto, el 8 de julio y tras la primera semana de caídas, el regulador prohibió a los grandes accionistas (con el 5% o más de los títulos de una compañía) vender sus papeles durante seis meses, plazo que se cumplió ayer. Esto suponía que cerca de un billón de títulos iban a quedar desbloqueados el lunes.


Aunque las autoridades no esperaban que hubiera ventas generalizadas, los desplomes de esta semana llegaron porque los inversores individuales temían que los grandes accionistas pudieran vender sus paquetes accionariales, por los que se adelantaron en masa a fin de salvar algo antes de que sus acciones perdieran más valor todavía.


De ahí que el regulador anunciara también por sorpresa, al poco del cierre relámpago de este jueves, una nueva norma que limitará desde hoy la capacidad de vender esas acciones.


Esta medida, junto con la suspensión del mecanismo de interrupción, parecen haber dado cierta confianza a los inversores de que no se producirá el hundimiento de los precios que temían se diera a partir del próximo lunes.



¿Sólo la electrónica?

Los descensos de esta semana no se explican sólo por el tema del mercado accionario. Todo esto ha coincidido con una combinación de factores relacionados con la ralentización de la economía china, a pesar de que las bolsas del país, al tener tres cuartos de su actividad diaria en manos de 90 millones de inversores individuales no profesionales, suelen ser muy volátiles y se alejan a menudo de los fundamentos económicos nacionales.


Por una parte, la cotización de los títulos está muy sobrevalorada, sobre todo en las pymes, y de no haberse suspendido el interruptor las bolsas podrían no haberse estabilizado hasta caer Shanghái a unos 2.800 puntos, según explicó a EFE el especialista Rui Meng, de la escuela de negocios sino-europea Ceibs.


Por otro lado, la crisis mundial está provocando que, si bien durante décadas llovió la inversión extranjera en China, ahora ese flujo de capital está cambiando de sentido cada vez más, lo que ha provocado una fuerte caída del yuan frente al dólar y de las reservas chinas de divisas para sostenerlo, como constató un comentario de Hsbc Global Research.