Columnistas


La campaña republicana: de mal en peor
Autor: Rafael Bravo
8 de Enero de 2016


El circo republicano pasó de elefantes y payasos a un espectáculo denigrante con un Trump que sube en las encuestas a punta de agravios, mentiras y exageraciones. Su carta de presentación es ser un millonario exitoso.

¿Cómo explicar que a sus concentraciones lleguen miles como si se tratara de una vedette? Muy simple: sus seguidores son gente sin mucha educación, que se siente desplazada del sueño americano y que se identifica con el lenguaje racista, xenofóbico y vulgar del candidato. Por ninguna parte aparecen propuestas serias o aterrizadas.


El que sigue en la fila de las preferencias es quizás tan tenebroso como Trump. Un tal Ted Cruz que desconoce su origen hispano e igual de teatral pero con ideas aún más radicales. En el tema migratorio su propuesta es la deportación masiva de los indocumentados. Sus ejecutorias como senador son muy pocas pues constantemente se enfrenta no solo a sus contradictores demócratas, sino que en no pocas ocasiones ha sido marginado por el liderazgo republicano en el senado. Su ‘’mayor’’ logro fue haber provocado el cierre del gobierno federal por varias semanas por su intransigencia presupuestal.


El aspirante de origen cubano Marco Rubio también senador por el estado de la Florida es quien tiene el respaldo del establecimiento. Habiendo sido parte de la ‘’ Banda de los 8’’ que estuvo cerca de alcanzar un acuerdo para aliviar a los indocumentados, decidió alejarse al momento de la votación y ahora reniega haber sido parte de esa loable iniciativa. Si bien hace campaña enfatizando sus credenciales como miembro de la Comisión de  Asuntos Exteriores de modo que los Estados Unidos recuperen el liderazgo mundial, nunca ha ocupado un cargo ejecutivo o rango militar. Nada de extraño que termine siendo el escogido en la Convención Republicana para enfrentar a la muy segura candidata Hillary Clinton.


Jeb Bush quien en principio se postulaba como el favorito ha sido la gran decepción. Sin duda que Trump calificándolo de ‘’flojo, débil y falto de energía’’ ha sopesado en los debates en los que se han enfrentado. Tampoco es fácil mostrarse amigo de una reforma migratoria cuando la mayoría ha tenido que girar a la derecha pensando en el electorado anglo de la extrema derecha que detesta a los indocumentados. Con una visión pragmática y realista de la realidad demográfica Bush lo ha expresado con gran honestidad y decisión:


‘’ Los inmigrantes han creado muchas más empresas que los nativos en los últimos 20 anos. También son más fértiles y tienen familias unidas. Aportan una población mas joven… hay que darles más oportunidades. Esta es la filosofía conservadora…’’


Palabras al viento. Desde 1968 no se veía semejante lenguaje y odio cuando George Wallace, el gobernador de Alabama enemigo de los negros y candidato con ideas similares a los Trump y Cruz, termino arrasado por su contrincante Richard Nixon. Definitivamente, Se resisten a aprender de la historia.