Columnistas


Nuevo libro de Hernán Villegas Ramírez
Autor: Delfín Acevedo Restrepo
6 de Enero de 2016


Editado por la Librería Jurídica Sánchez R. Ltda. se encuentra en circulación el nuevo libro del doctor Hernán Villegas Ramirez Retablos místicos, cuyo lanzamiento se realizó la semana anterior en el auditorio de la Librería Panamericana.

delfinacerpo@gmail.com


Editado por la Librería Jurídica Sánchez R. Ltda. se encuentra en circulación el nuevo libro del doctor Hernán Villegas Ramirez Retablos místicos, cuyo lanzamiento se realizó la semana anterior en el auditorio de la Librería Panamericana, ante una selecta y nutrida concurrencia de intelectuales y personajes muy vinculados a nuestro desarrollo cultural. El texto bellamente empastado, doce capítulos, 370 páginas, viene siendo acogido con especial entusiasmo en el público lector.


El autor de este trabajo es un eminente abogado de la Universidad Pontificia Bolivariana, exprofesor de Derecho sustantivo del trabajo y procedimiento laboral. Doctor Honoris Causa de la Americam World Patriarchates Universitas, en Filosofía y Humanidades. Director Regional del Trabajo en Antioquia, brillante jurista y sobresaliente orador. Exconcejal de la ciudad de Medellín y de los municipios de Marinilla, El Carmen de Viboral y Rionegro. Fue también Diputado a la Asamblea de Antioquia y Senador de la República durante 12 años.


Nació en el Municipio de Marinilla y fueron sus padres Juaquín Villegas Duque y Eugenia Ramírez Gómez. El octavo y benjamín de un hogar de 8 hijos. Embajador Plenipotenciario ante diferentes congresos de la Organización Internacional del Trabajo, con sede en Ginebra – Suiza-.


El texto de Hernán Villegas está precedido de un amplio y bien sustentado prólogo del también jurista y exparlamentario Guillermo Vélez Urreta, quien fue su compañero de curul en el Congreso de la República y analiza en forma detallada y profusa la vida y obra del autor. En uno de sus párrafos Velez Urreta dice entre otras cosas: “En esta obra de Hernán Villegas Ramírez queda grabada para el país la imagen de la vida y de la fe. Por los difíciles momentos que pasamos en Colombia, decimos no a la muerte violenta, criminal e injusta y pedimos a Dios, autor de la vida y Ser Supremo de todos los siglos, que nos depare una paz equitativa y justa y no se desangre más al suelo de la patria”


En el amplio y profundo texto del doctor Villegas vale la pena destacar el capítulo dedicado a Francisco, el Papa de la humanidad, quien acaba de cumplir 79 años de edad, a cuatro meses para que cumpla tres años de su pontificado.


Jorge Bergolio, oriundo de Argentina, formado en los claustros jesuísticos resulta ser el primer latinoamericano en ocupar la silla de San Pedro. En su reciente visita a los Estados Unidos, ante el Congreso de esa Nación y en la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas –ONU- el Papa sacudió la conciencia de los norteamericanos. La sociedad política, expresó ante dicha organización, perdurará si se plantea como vocación a satisfacer las necesidades comunes favoreciendo el crecimiento de todos los hombres, pero en especial de aquellos de mayor vulnerabilidad, a riesgo de su escasa condición social.


En su reciente encíclica Laudato Si  convoca a los máximos legisladores de la democracia latinoamericana a no contribuir más con la degradación de medio ambiente, abogó con claridad meridiana por la necesidad de un desarrollo sostenible y planteó la necesidad histórica para prohibir la utilización de armas nucleares, en especial la Bomba Atómica, “ya presentada en sociedad en los ataques contra Hiroshima y Nagasaki.


Especialmente atrayente en la obra de Villegas, es la advocación que hace a la juventud cuando dice que ellla fue ayer, es hoy y será mañana el futuro luminoso de los pueblos en el camino de su destino histórico. Hemos escuchado una y otra vez y leido en interminable perpetuidad de la humanidad, agrega: “por encima de creencias rígidas, sobresalientes sistemas, especulativas y caudalosas riquezas amontonadas, lo que se necesita es el hombre” pero hombres con definido criterio que respondan al pensamiento cristiano de la civilización o al menos a la inspirada y afortunada expresión de Alejandro Dumas, cuando al ser preguntado dónde encontrar al hombre que ha de salvar a los pueblos, dónde hallar al gran mesías,  salvador de las naciones, respondió: “No lo busqueis demasiado lejos, mirad que lo teneis a la mano. Eres tú, soy yo, es cada uno de nosotros”.


Sí, ese hombre somos todos, pero especialmente tú, juventud de hoy, juventud del mañana y juventud del futuro.