Economía

New minimum wage is now in government’s hands
Nuevo salario mínimo queda en manos del Gobierno
Autor: Duván Vásquez
30 de Diciembre de 2015


Durante las reuniones de las primeras dos semanas de diciembre, los empresarios y las centrales obreras no lograron ponerse de acuerdo con el incremento de esa remuneración. La diferencia es de $10.954.


Foto: Archivo El Mundo 

En Colombia, 1,7 millones de trabajadores devengan el salario mínimo.

El Gobierno Nacional expedirá hoy el decreto que ajustará el salario mínimo que regirá a partir de este viernes 1 de enero de 2016 en el país, independientemente de que sea concertado o no con las centrales obreras y los empresarios.


A este último día se llega con una diferencia entre ambas partes, debido a que los representantes de los trabajadores por parte de la Confederación General del Trabajo (CGT) y la Confederación de Trabajadores de Colombia (CTC) piden que se haga un alza salarial de por lo menos 8,5% ($54.769), cifra que fue bajada del 10% solicitado al inicio de las reuniones de la Comisión Permanente de Políticas Laborales y Salariales desde el pasado 7 de diciembre.


En esas primeras concertaciones, la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) propuso un incremento del salario mínimo del 12%, pero en la última reunión con el ministro del Trabajo, Luis Eduardo Garzón, manifestó que la intención la bajaban sólo a un 11% ($70.878).


“La inflación va a terminar en el 7% y no pueden salir con la mezquindad de un aumento del 6,8% (que proponen los gremios, equivalente a $43.815) contrariando los fallos de la Corte Constitucional”, señaló el secretario general de esa central obrera, Fabio Arias, en referencia a la propuesta inamovible de los empresarios.


Es así que “ya estamos muy lejos de una posible concertación”, sostuvo Julio Roberto Gómez, presidente de la CGT, quien agregó que ni siquiera hay convocada ninguna reunión antes de que se venza el plazo.


Eso es lo único que concertan los sindicatos y los empresarios, porque Guillermo Botero, presidente de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), indicó que “tengo la sensación de que va a ser por decreto”.


Según él, el desacuerdo para el incremento del salario mínimo partió de que el panorama de la economía actual es complejo: alta tasa de inflación, los últimos meses ha venido creciendo el desempleo, hay una devaluación superior al 30%, crecimiento económico del 3%, un déficit de cuenta corriente gigantesco y las finanzas públicas están exhaustas. Entonces, “es decisión del Gobierno, es el llamado a manejar ese nuevo problema, tienen la última palabra”.


Con las propuestas de los empresarios de fijar el salario mínimo de 2016 en $688.165 y de las centrales obreras en $699.119 y $715.228, el Gobierno deberá decretar esa nueva remuneración antes de la medianoche como lo dicta la ley.



Impacto de la productividad

El economista Giovanni Montoya Aldawe, director de contenidos de Grupo Ágora,  señaló que aparte de tener en cuenta la inflación,  el ajuste del salario mínimo también se ha calculado con el índice de productividad, que ha generado puntos adicionales.


“No obstante, según la información entregada por el Departamento Nacional de Planeación (DNP), para el presente año esa productividad fue incluso negativa (-0,5%). En vez de generar incrementos, antes estaría generando decrementos en lo que se fijara como salario”, dijo Montoya Aldawe, quien agregó que, de todos modos, por fallos de la Corte Constitucional el límite del ajuste debe ser de la inflación, por lo que el resultado de la productividad “no es un factor para tener en cuenta para el presente año”.


Es así que, consideró el economista, “si se da algún incremento por encima de la inflación, será más por decisión del Gobierno con el ánimo de estimular a los trabajadores que por ninguna otra razón”.