Fútbol en el Mundo

A whole “Azulgrana” (blue-scarlet) era
Toda una era Azulgrana
24 de Diciembre de 2015


Un Barcelona con sello, que dejó escapar la Supercopa de España ante el Athletic Club de Bilbao, ejerció un dominio incontestable en Liga de Campeones, Liga, Copa del Rey, Supercopa de Europa y un Mundial de Clubes que puso el broche de oro.


Foto: EFE 

Un tridente histórico: Suárez, Neymar y Messi.

EFE


El 2015 quedará como un año teñido de azulgrana en el mundo del fútbol, con un Barcelona pentacampeón, que acerca la figura de Luis Enrique a la de Pep Guardiola, y un inolvidable tridente ofensivo que enamora.


De los seis títulos del 2009, a los cinco del 2015. De Guardiola a Luis Enrique. El éxito del Barcelona en lo deportivo, alejado de la marejada institucional que vivió antes de la confirmación en la presidencia de Josep María Bartomeu ganando las elecciones al regreso de Joan Laporta, se fomentó en la paciencia y la continuidad en los instantes de dudas. Pocos podían imaginar un año repleto de éxito cuando la derrota en Anoeta en el mes de enero señalaba a Luis Enrique en un pulso de poder con Leo Messi, suplente tras disfrutar de más días de vacaciones navideñas.


La continuidad de Luis Enrique invitó al acercamiento con Messi y el perfecto engranaje de un tridente clave de los éxitos, con un entendimiento único entre tres grandes estrellas que son amigos.


Leo, de nuevo a punto de ser coronado como el mejor futbolista del planeta, con el brasileño Neymar confirmando su crecimiento y acercándose al trono del argentino, más el uruguayo Luis Suárez, el devorador de goles que pone el remate a un fútbol de toque.


Grandes conquistas


Más de 66.000 aficionados contemplaron el pasado domingo en el estadio de Yokohama, de Japón, cómo el Barcelona cerraba el círculo en un año de ensueño, el que devolvió al cuadro español el dominio del fútbol universal y le consolidó como referencia futbolística en el siglo XXI.


Indiscutible fue la rúbrica en Yokohama ante el River Plate. Venció por 3-0 al campeón sudamericano para sumar su tercer Mundial de Clubes. Una corona que juntó a las de la Liga y la Copa españolas y la Liga de Campeones y Supercopa europeas.


El tercer Mundial de Clubes completó una década de ensueño para el Barcelona. Con veintiséis éxitos acumulados. Desde el 2005, el club azulgrana hizo hueco en sus vitrinas para acomodar las cuatro Ligas de Campeones, los tres Mundiales de Clubes, las tres Supercopas de Europa, siete Ligas, seis Supercopas de España y tres Copas del Rey.


Antes, en el Estadio Olímpico de Berlín, el Barça levantó su quinta Copa de Europa, tras derrotar al Juventus italiano (1-3) el 6 de junio. Lo hizo en una sufrida final que parecía tener controlada, que se le complicó en la segunda mitad y que resolvió, una vez más, gracias al talento de su tridente atacante, formado por Messi, Neymar y Luis Suárez, quienes echaron cierre al curso 2014-2015 con 122 goles.


Era el tercer éxito del conjunto Azulgrana, que por segunda vez en su historia sumó un triplete de éxitos. Había añadido la Champions a la Liga y Copa española para retomar el dominio que estableció con Pep Guardiola y que se estancó con el preparador argentino, ahora seleccionador, Gerardo Martino.


Meses después, a la vuelta de verano, Barcelona y Sevilla se citaron en Tiflis para poner en juego la Supercopa europea. A pesar del escaso rodaje ambos brindaron un duelo espectacular que terminó con la copa en manos azulgranas gracias a un gol de Pedro en la prórroga.


El Barcelona respiró. Dispuso de una ventaja de 4-1 en el marcador que el Sevilla igualó para forzar el tiempo extra. Al final, el tanto del actual jugador del Chelsea dio el trofeo al conjunto de Luis Enrique por 5-4.