Economía

Injectors, keep them clean
Los inyectores: manténgalos limpios
Autor: Igor Eduardo Torrico Silva
19 de Diciembre de 2015


En Colombia una de las causas de que se ensucien los inyectores es el combustible contaminado con agua y sedimentación. Esto ocurre mucho en los pueblos cercanos a las ciudades debido a que no hay la costumbre de lavar con regularidad los tanques.


Foto: Cortesía 

Inyectores de un carro a gasolina. Estas piezas son las responsables de suministrar la cantidad adecuada de combustible a la cámara de combustión del motor. 

 

Si su carro está consumiendo más gasolina o diésel de lo habitual, le falta fuerza, y no hay ningún ruido extraño en el motor, probablemente se trate de algún problema con el sistema de inyectores, un grupo de piezas que rocían el combustible en la cantidad justa dentro de la cámara de combustión.


Así lo explica Daniel González, mecánico de Reno Centro Diagnóstico, quien agrega que por lo general ocurre que los inyectores se ensucian y se obstruyen, y terminan siendo ineficaces en su función.


Edwin Ospina, coordinador de servicios de Tecnicentro Los Colores, indica que el problema se puede presentar tanto en motores diésel como a gasolina.


“El sistema de inyección diésel consta de inyectores, bomba de inyección y turboalimentador. Cuando estos vehículos tienen problemas en la bomba de inyección lo más recomendable es cambiar la tarjeta electrónica y el pistón de avance, el cual se encuentra dentro de la bomba. Eso es un motor que viene dentro del motor del carro, y es el que genera la presión hacia los rieles de inyectores, es decir, la pieza que reúne a todos los inyectores”, comenta. 


Señala Ospina que en los vehículos a gasolina encima del motor hay un riel de inyectores, con un llamado cuerpo de aceleración, que como su nombre lo indica, es el encargado de generar más velocidad. Lo que se traduce en liberar más gasolina cuando se pisa el pedal para acelerar el carro.


“El sistema de inyección tiene un conjunto de sensores. Si estos están fallando puede empezar a presentar problemas”, comenta el técnico.


¿Cuáles serían los signos de alarma? Además de la pérdida de potencia y el aumento sustancial en el consumo de gasolina, el coordinador de Tecnicentro agrega la posibilidad de que haya alguna señal en el tablero que indique el problema, en el testigo que dice: “Check engine” (Chequear el motor). En ese caso recomienda llevar el carro a un centro especializado para que hagan el conocido “escáner”, que consiste en conectar el carro a un computador que mostrará dónde puede haber algún desperfecto o si todos los valores de funcionamiento son los correctos.


“En el caso del diésel el escape va a botar humo negro, lo que se traduce en que el sistema no está funcionando óptimamente”, apunta Ospina.


Para prevenir esto, lo más importante es el mantenimiento. Al respecto, dice el coordinador de Tecnicentro Los Colores que el mantenimiento del sistema de inyección se debe hacer cada 40.000 km. “Se debería cambiar filtros, lavar inyectores, cuerpo de aceleración, cambiar bujías y filtros de gasolina y aire. En el caso del motor diésel este mantenimiento debe hacerse cada 60.000 km”.



Procedimientos de limpieza

Apunta Edwin Ospina que el trabajo de mantenimiento del sistema de inyección en un carro a gasolina no supera los $200.000 e incluye mano de obra, bujías, líquido lavador de carburador o inyección, lavador de cuerpo de aceleración, filtro de aire y de combustible. El trabajo dura entre tres y cuatro horas.


Explican el coordinador de servicios de Tecnicentro Los Colores y el mecánico de Reno Centro Diagnóstico que hay dos formas de lavar los inyectores: montados en el motor o retirados del vehículo. La primera se usa preferentemente para automóviles a gasolina mientras que la segunda se usa sobre todo para carros a diésel, aunque se pueden emplear cualquiera de las dos.


En el primer caso se hace con una recirculación de combustible y un líquido especial. En el otro, se desmontan los inyectores y se usa una máquina especial que lo hace a través de ultrasonido. 


Ambas formas son recomendables, pero si los inyectores están muy sucios se recomienda usar el segundo método. 


En el caso de usar ultrasonido hay que pagar adicionalmente al mantenimiento, $350.000.