Economía

Persistent inflation pushes increase in rates
Persistencia de la inflación empuja la subida de tasas
Autor: Igor Eduardo Torrico Silva
19 de Diciembre de 2015


Según una encuesta elaborada por Fedesarrollo, el 82% de los operadores del mercado consultados esperaba un aumento en las tasas. El 70% le apuntaba a un incremento de 25 puntos básicos y el 12% restante a que fuese de 50 puntos.


Foto: Cortesía 

El alza de la inflación, liderada sobre todo por los alimentos, sigue preocupando al instituto emisor.

La persistencia de la inflación y de sus expectativas al alza es el principal motivador para que el Banco de la República siga aumentando las tasas de referencia, que ayer fueron incrementadas en 0,25%, en un contexto de moderación del crecimiento económico con riesgos manejables.


Así lo señalan varios análisis de la decisión del Emisor, entre los que se encuentran el que al respecto elaboró la unidad de investigaciones de Credicorp Capital, que destaca el hecho de que la decisión del incremento no fue unánime, y considera que  no se ve que vayan a cesar los incrementos de tasas en el corto plazo.


Por su parte, el equipo de análisis del Banco de Bogotá puntualiza: “Incrementos subsiguientes dependerán de la reacción de las expectativas de inflación y el comportamiento de la economía, la cual para esa época podría estar mostrando una dinámica menor”.


En su informe oficial, la Junta Directiva del Emisor enumeró para su decisión de incremento los siguientes aspectos: la inflación anual de noviembre que fue 6,39%, superando las proyecciones del Banco y del mercado; el promedio de las cuatro medidas de inflación básica que se situó en 5,4% y las expectativas de inflación que se mantienen elevadas.


Según el Banco, la aceleración de la inflación en lo corrido del año se explica principalmente por la transmisión de la depreciación nominal del peso a los precios al consumidor y a los costos de las materias primas importadas, así como por la menor dinámica en la oferta de alimentos.


De igual manera, el traslado de parte de la devaluación del peso a los precios al consumidor y un fenómeno de El Niño fuerte hacen más lenta la convergencia de la inflación a la meta, tanto por su impacto directo sobre los precios y las expectativas de inflación, como por la posible activación de mecanismos de indexación.


En lo referente al crecimiento, comenta el análisis del Banco de Bogotá, el instituto Emisor indicó que el resultado del tercer trimestre con un crecimiento del PIB de 3,2% anual fue superior a su expectativa, lo que confirma que los riesgos de una desaceleración mayor se han moderado. 


Por otro lado,  reseña el comunicado del Banco Central colombiano: “Las cifras de actividad económica mundial continúan reflejando una dinámica de la demanda externa débil e inferior a la observada en 2014. En los Estados Unidos la demanda interna crece a tasas favorables, mientras que la zona del euro se recupera lentamente. En China la información disponible apunta a que su economía habría dejado de desacelerarse. Los principales países de América Latina registran crecimientos bajos o contracciones del producto”. 


Debido a este desempeño del país y un contexto internacional que se mantiene débil, pero mejora marginalmente por la estabilización de la economía china, el Banco de la República considera que debe seguir dando prioridad al factor inflación. 



Más fuerte de lo esperado

Según el comunicado del Banco de la República, varios aspectos del entorno económico internacional eran esperados por el Banco, no así la caída tan abrupta del precio del petróleo. 


Indica el Emisor: “La Reserva Federal de los Estados Unidos aumentó la tasa de interés de referencia y es probable que continúe haciéndolo de forma gradual. El precio del petróleo siguió descendiendo y se situó en niveles inferiores a lo estimado para final del año. Esta caída representa un mayor deterioro de los términos de intercambio, del ingreso nacional del país y del déficit en cuenta corriente de la balanza de pagos. En este entorno y con el inicio de un endurecimiento monetario gradual en los Estados Unidos, la prima de riesgo país se aumentó y el peso siguió depreciándose frente al dólar”.