Columnistas


A compartir la v韆
Autor: Carlos M Montoya
19 de Diciembre de 2015


Por estos d韆s se esta entregando el Plan Maestro Metropolitano de la Bicicleta, sin duda un gran logro de ciudad y de territorio, m醲ime cuando lo que demuestra es la identidad de la dirigencia metropolitana en cabeza de sus alcaldes.

Por estos días se esta entregando el Plan Maestro Metropolitano de la Bicicleta, sin duda un gran logro de ciudad y de territorio, máxime cuando lo que demuestra es la identidad de la dirigencia metropolitana en cabeza de sus alcaldes, en el deseo y la preocupación por lograr que la bicicleta se convierta en una herramienta más para la movilidad, limpia, ágil, segura y económica.


Para muchos, el desarrollo de la movilidad en cicla se centra únicamente en la construcción de ciclorrutas y en la expansión del programa EnCicla, el cual desde sus comienzo a finales del 2011 mostró su gran potencial y durante este cuatrienio se llevó hasta su etapa actual que lo posiciona como el segundo sistema público en el mundo que más frecuencias de uso por bicicletadía tiene.


Pero más allá de las necesarias ciclorrutas exclusivas, que están planteadas en 475 kilómetros al 2030 y la expansión con estaciones de EnCicla, en todas las cabeceras municipales del Valle de Aburrá y en sitios públicos de importancia, como esta planteado en este plan, también está, y en mi criterio con mayor preponderancia, el plan comunicacional, que deberá enseñar y motivar a los ciudadanos para compartir las vías públicas, a respetar al ciclista y a que el ciclista respete a los peatones y a los otros usuarios de la vía, porque el proyecto o más bien la movilidad en bicicleta no es únicamentepor las ciclorrutas, también es por carriles compartidos, por carriles segregados, en vías de flujo lento, etc. Y para ello, es necesario no solo comprender la necesidad de compartir, sino también aprender a utilizarlas adecuadamente.


El programa EnCicla al igual que las ciclorrutas no puede ser el pilar fundamental de la movilidad en bicicleta, se busca que el Área Metropolitana, sea un territorio “cicleable”, en la medida en que los ciudadanos puedan movilizarse cada vez más en su propia bicicleta y que con ella se puedan integrar al resto del sistema de transporte del territorio, por ello más que bicicletas públicas, lo que el plan plantea como los  siguientes pasos, es más ciclo parqueaderos públicos y privados; mayor accesibilidad de la bicicleta al Metro, como ya se ha venido logrando, al Metroplús, a las rutas alimentadoras, a los operadores de las cuencas y del TPM.  Las bicicletas públicas deberán seguir siendo como lo han sido hasta ahora, motivadores para el uso de la bicicleta, más que el eje mismo de la movilidad en ella, aunque le augure, como ha sido hasta ahora, que siga siendo un programa muy exitoso.


Aníbal Gaviria como alcalde de la ciudad y presidente de la Junta Metropolitana, ha sido un entusiasta de la movilidad en cicla.  Por los antecedentes y por la interacción que he tenido con ellos, tengo la certeza de la prioridad que este tema es para el nuevo alcalde Federico Gutiérrez y para el nuevo gobernador Luis Pérez.  Tienen ambos en sus manos este plan, que es una herramienta fortísima para ayudar a aliviar los graves problemas de movilidad que existen ya no solo en el Valle de Aburrá sino en muchos municipios de Antioquia, entre los que también se cuentan algunos de los municipios de mayor movilidad en bicicleta de Colombia como lo son Amalfi, La Ceja, Carepa y Chigorodó.