Economía

Workers yielded, but there was no agreement on the minimum wage
Trabajadores cedieron, pero no hubo acuerdo en el mínimo
Autor: Igor Eduardo Torrico Silva
16 de Diciembre de 2015


Para el ministro del Trabajo el punto más difícil para llegar a un acuerdo está en reconocerle a los trabajadores lo que han perdido, pero al mismo tiempo está el temor de algunos sectores de que si se sube mucho el salario mínimo.


Foto: Cortesía 

Actualmente en Colombia trabajan 21,5 millones de personas. 

Concluyó el lapso legal para acordar el salario mínimo 2016. Aunque tres centrales sindicales bajaron su aspiración inicial de 10% a 8,5% de incremento y la otra lo hizo de 12% a 11%, los empresarios se mantuvieron inamovibles en 6,8%. Sin embargo, ambos sectores están dispuestos a seguir negociando hasta fin de mes.


Así lo informó el ministro del Trabajo, Luis Eduardo Garzón, quien señaló: “Lo primero es que hemos acordado seguir hasta el 30 (de diciembre) persistiendo e insistiendo, buscando el acuerdo. Por lo menos veo una actitud de la mayoría de las centrales sindicales, en una actitud que nos parece sumamente positiva buscando un acuerdo, y muestra un mensaje de concertación muy comprometido”.


Sobre el sector patronal afirmó: “También considero positivo del sector empresarial cuando persiste en la concertación. Ellos dicen ‘queremos tener más información de tipo económico’ como la de inflación”.


El Ministro precisó que, además de la cifra o el aspecto puramente técnico, hay que resolver lo que denominó puntos políticos. “Las centrales obreras han sido muy persistentes y hay unanimidad en lo que consideran acuerdos no cumplidos. De ellos hay un inventario que se le llevó al Presidente. Obviamente, en la medida en que vayamos mirando cuáles son las posibilidades o no de ese cumplimiento en el corto, mediano y largo plazo, vamos trabajando”. 


Garzón comentó que los empresarios también habían presentado un pliego de requerimientos que iban más allá del tema salarial. “Reentrenamiento en el Sena como una figura empresarial, una agenda alrededor de las incapacidades, debates sobre el tema de la tercerización, que también piden sea tomada en cuenta”, ejemplificó.


Formalmente se espera que durante las próximas horas, cada sector remita oficialmente al Gobierno las razones por las cuales no se pudo llegar al acuerdo. Lo que deja en manos del Ejecutivo Nacional la decisión legal y última. Ahora bien, a pesar de ello el Ministro del Trabajo seguirá buscando la concertación. 


El presidente de la Confederación General del Trabajo (CGT), Julio Roberto Gómez, uno de los representantes de los trabajadores, consideró que el tema laboral no se debe circunscribir a la fijación del salario mínimo, sino que también debe incorporar temas como el desarrollo de una política de control de precios, “y el Gobierno lo puede hacer en materia de servicios públicos, control en materia de matrícula y pensiones, medicamentos y otros elementos de la canasta familiar”, apuntó.


Rafael Mejía, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia, y uno de los miembros del Consejo Gremial, comentó sobre la postura patronal que en sus cálculos habían sido muy prudentes dado los números negativos de la economía en 2015, y las dificultades y retos que se esperan en 2016.


Mejía, respecto a lo último que se conversó con el Ejecutivo, señaló: “Desde la reunión con el Ministro dijimos que queríamos saber qué estaba pensando el Gobierno. Todavía no sabemos, ellos tienen más elementos y más cifras que nosotros mismos. Queremos saberlo porque no quisiéramos caer en el juego de decir una cifra, que entonces el Gobierno le suba un poquito porque no hubo acuerdo, queda muy bien y los empresarios quedan muy mal”.  



Proceso de paz y trabajadores

El presidente de la Confederación General del Trabajo (CGT), Julio Roberto Gómez, consideró que las peticiones que hace su organización para la mejora de los trabajadores no son sólo en término de cifra salarial: “Lo que se busca es hacerle llegar un mensaje a la población colombiana de un verdadero gesto de paz en materia de concertación laboral. No sería muy explicable que haya acuerdo con grupos al margen de la ley en La Habana, y no nos podamos poner de acuerdo aquí en Colombia en lo que debe ser el contexto de un salario mínimo legal que se vaya dignificando así sea muy lentamente”, reflexionó Gómez, y señaló que esta era la posición de la CGT, la CTC y la Confederación Democrática de Pensionados.