Columnistas


En el Quindío llegó la hora de trabajar
Autor: Jorge Arango Mejía
13 de Diciembre de 2015


No es exagerado decir que el 25 de octubre de 2015 cambió la historia de Armenia y del Quindío. Se estaba escribiendo una de politiquería, de clientelismo y de corrupción. Pero la gente se cansó y se enfureció ante el descarado abuso del poder.

No es exagerado decir que el 25 de octubre de 2015 cambió la historia de Armenia y del Quindío. Se estaba escribiendo una de politiquería, de clientelismo y de corrupción. Pero la gente se cansó y se enfureció ante el descarado abuso del poder. Entendió que tenía en sus manos el voto, única arma del ciudadano en una democracia. Carlos Eduardo Osorio Buriticá, antioqueño por nacimiento y quindiano por decisión, consiguió la más alta votación para el cargo de gobernador del departamento en toda la historia, es decir, desde cuando entró en vigencia la Reforma Constitucional de 1991: 125.617. Y Carlos Mario Álvarez Morales alcanzó, para la alcaldía de Armenia, también la votación más alta de todos los tiempos: 70.741. Así derrotaron el dinero que se repartía a manos llenas y todas las maniobras politiqueras.


¿Qué sigue ahora? Gobernar pensando en el bien común, sin dividir a los quindianos en malos y buenos, en amigos y enemigos, pues fueron elegidos para gobernar a todos, para servir a la comunidad sin distingos ni exclusiones. Es seguro que así lo harán, pues tienen inteligencia, honradez y voluntad de servicio.


Yo, que no tengo ni he tenido más voto que el mío –porque pienso que nadie puede decirse dueño de la voluntad ajena- respaldé sus candidaturas en carta publicada en esta columna el 31 de mayo, de la cual transcribo lo pertinente:


“¡El Quindío sí tiene cura!


“¡Armenia sí tiene filósofo!


“... les ratifico las condiciones a cuyo cumplimiento queda subordinado mi apoyo a sus candidaturas:


“1ª.) Apoyo a la creación del Área Metropolitana del Quindío, integrada por...” (todos los municipios del Quindio). 


“2ª.) Construcción de la doble calzada que una o acerque a Armenia y Calarcá;


“Construcción de la doble calzada entre Armenia y La Tebaida.


“Construcción de la doble calzada entre Armenia y Montenegro.


“3ª.) Apoyo a planes de obras públicas financiados por valorización, siempre y cuando tal contribución no grave, en general, predios de estratos 3, 2, y 1.  Además, que el pago de la contribución se haga con plazos... 


“4ª.) Recuperación del espacio público en todos los municipios, y en particular en el centro de la ciudad de Armenia...  


5ª.) Búsqueda del pleno empleo... programa que irá de la mano con el señalado en el punto anterior.   


6ª.) Rechazo absoluto a todas las prácticas clientelistas que han degradado o bastardeado el ejercicio de la política en el departamento...


7ª.)  Hacer todo lo posible porque la acción del departamento  y de todos los municipios sea coordinada, armónica... 


“Se establecerán o enriquecerán... las bibliotecas municipales, comenzando por la de Armenia.


“8ª.) Estímulo especial a los programas deportivos, para lo cual es fundamental... que el municipio de Armenia recupere el Deportes Quindío, entregado en comodato y hoy en manos de un empresario foráneo...


“Igual apoyo se dará a todos los deportistas, comenzando por los cultores de aquellos deportes en los cuales se han obtenido premios “internacionales, como los bolos, el automovilismo, el levantamiento de pesas y el ajedrez.


“Como les he dicho, me limitaré a recomendar a mis amigos votar por ustedes, porque cada ciudadano es dueño de su voto, él y solamente él.”


Los dos aceptaron  mi propuesta y firmaron la carta, en señal de aceptación.


En consecuencia, del primero de enero de 2016 en adelante sujetaré mi conducta a estas reglas:


Primera.- No celebraré contrato con el departamento ni con el municipio de Armenia, que implique, por mi parte, recibir pago o remuneración. 


Segunda.- Solamente daré mi consejo cuando se me solicite, y no intervendré en los asuntos públicos para presionar a los funcionarios y obtener beneficios para mí o para personas a quienes yo represente.


Tercera.- Ejerceré el derecho a examinar las actuaciones de quienes gobiernan, censuraré lo malo y aplaudiré lo bueno. 


Cuarta.-  Respetaré la autonomía de los dos funcionarios mencionados y no trataré de imponerles candidatos a puestos, pues soy enemigo de las prácticas clientelistas, que envilecen la administración pública.


Dejemos a los  vencidos rumiando sus penas y mostrando su mezquindad. Y confiemos en que los buenos tiempos que se avecinan no serán tenidos por nadie como propiedad suya, pues son del pueblo, ganados a voto limpio. ¡De nadie más!