Columnistas

El mejor negocio: la Paz
Autor: Jorge Mej韆 Martinez
9 de Diciembre de 2015


Para declarar una guerra, todo el pa韘 se une, para buscar la paz, se divide.

@jorgemejiama


Para declarar una guerra, todo el país se une, para buscar la paz, se divide. Lo dice el excanciller Israelí Shlomo Bean Ami, al tratar de explicar el tortuoso camino que debe recorrer la superación del conflicto armado colombiano (El Tiempo 6 dic/2015). “Todo el mundo quiere la paz, pero se divide en torno al precio”, en aras de hurgar una explicación a la obstinada posición de la oposición en contra de las negociaciones. Es cuestión de perspectiva. Quien como habitante y líder de Israel, lamenta la larga guerra con Palestina, sorprende con la siguiente afirmación: “El pueblo palestino ha sufrido una tragedia de dimensiones cósmicas y está dispuesto a llegar a un acuerdo en el que no haya retorno de refugiados, o sea, que no haya justicia. Comparar ese sacrificio palestino con que si “Iván Márquez” va a una cárcel o no es casi banal”. Tremendo. Acá el dilema de algunos colombianos es paz para Colombia o camisa de rayas o curules en el congreso para unos cuantos. A nombre de la justicia o la no impunidad, en un país donde la impunidad es del 95%. Como si hubiera mucho que defender. 


Después de más de 50 años de guerra, 7 millones de víctimas, enriquecedoras rentas ilegales como la coca y la minería ilegal, cientos de miles de hectáreas del territorio nacional al margen del control territorial por parte del Estado, tienen que proliferar foros y seminarios como el que se lleva a cabo hoy en Bogotá convocado por el DNP “Dividendos que deja la paz en Colombia”. Suena difícil de creer, pero hay que hacer un esfuerzo grande desde la institucionalidad o la academia para demostrarles a los escépticos que es mejor vivir en paz que en guerra. 


Fabrizio Hochschild, coordinador de las Naciones Unidas en Colombia, acaba de destacar la mejoría en la situación humanitaria en los últimos tres años.  Según sus cifras, las masacres y el desplazamiento masivo han disminuido significativamente desde el inicio de las conversaciones. La intensidad del conflicto, medida por el número de acciones bélicas, ha caído casi a la mitad. Una reducción que se ha logrado gracias al cese unilateral al fuego decretado por las Farc y al cese de los bombardeos sobre sus campamentos  ordenado por el Gobierno. “Durante los cuatro meses del actual cese de hostilidades, los ataques contra objetivos ilícitos de guerra (principalmente ataques a infraestructura vial y bienes civiles) han disminuido casi en 60 por ciento frente al promedio de los 32 meses anteriores de negociación, y la participación de las Farc en estos hechos se ha reducido cerca de un 90 por ciento”.


La senadora Claudia López, reconocida por su capacidad de análisis, asegura que la paz es autofinanciable. Con lo que la economía va a crecer, 2% del PIB, se financia el costo de la paz. “la Paz es el mejor negocio para Colombia”. Para Juan Camilo Restrepo, exministro de Agricultura conservador “El posconflicto rural costaría entre 5 y 8 billones de pesos. Pero las ganancias que traería serían invaluables”. Según el Banco Mundial, si el país hubiera logrado la paz hace 20 años, el ingreso de un colombiano promedio sería hoy en día un 50% más alto. (La República, sepbre 6 2012).


La esperanza tiene que ser más potente que el miedo.