Columnistas

Registradur韆: Misi髇 Imposible
Autor: L醶aro Tob髇 Vallejo
2 de Diciembre de 2015


Por norma todo colombiano debe estar debidamente documentado, en primera instancia con el registro civil, acto que se realiza ante cualquier notar韆, la tarjeta de identidad a los siete a駉s y al llegar a la mayor韆 de edad, la c閐ula de ciudadan韆.

www.visionadministrativa.info


Por norma todo colombiano debe estar debidamente documentado, en primera instancia con el registro civil, acto que se realiza ante cualquier notaría, la tarjeta de identidad a los siete años y al llegar a la mayoría de edad, la cédula de ciudadanía, hasta ahí todo muy bien. El tormento se inicia cuando se requiere hacer el trámite pertinente para sacar por primera vez, o solicitar el duplicado de uno de los dos documentos anteriormente citados, debido a que se “inventaron” que la cita para la expedición se debe hacer por la página web de la Registraduría, con el fin de organizar el día a día, igualmente, “tratar” de evitar el tráfico de la venta de las citas.


Resulta que ni lo uno ni lo otro lo han podido lograr.


En el caso de Antioquia, por el portal de la Registraduría, se supone que se asignan las citas para: Medellín (incluye a Medellín, San Antonio de Prado, y San Cristóbal), Envigado, Bello e Itagüí. Misión imposible lograr sacar la cita por este medio. Ingrese usted al sitio para buscar un espacio y la página solo muestra 3 días, en otros micrositios un solo solo día de la semana, el resto del mes desaparece, con lo que evita que la persona pueda reservar su espacio con el debido tiempo y obligándolo a estar metido en el computador para evitar los intermediarios. Está el canal telefónico, otra misión imposible, cuando logra encontrar que la línea telefónica esté desocupada, no le contestan.


También ocurre que si usted es madrugador e ingresa a la página antes de las horas de oficina, se puede llevar la sorpresa que la página de la asignación de las citas no está disponible. En otras palabras, se supone que el canal virtual debe tener una disponibilidad de 24 horas/365 días del año, excepto la de esta entidad, que tiene horario de oficina.


Por otro lado, tampoco cumplen con la ley 1437 de 2011 (Código de Procedimiento Administrativo y de lo Contencioso Administrativo), en su artículo 7, deberes de las autoridades en la atención al público, númeral 2, (atención de 40 horas semanales al público). En la página web se evidencia, que la atención inicia a las 8:00 am, hasta las 11:30, con el fin que después de esta hora no entre más gente y el personal de servicio termine la atención a las 12 m. Regresan a las 2 pm y el servicio de ingreso de personal es hasta las 3 pm, es decir, con el fin de poder terminar toda la atención a las 5 pm. En otras, diariamente hay disponibilidad de ingreso de solicitantes de 3 horas y media en la mañana y 1 hora y media en la tarde, para un total, según la aritmética de Baldor de 5 horas. ¿Qué pasa con las otras tres horas?


Porque la norma es clara: “Atender a todas las personas que hubieran ingresado a sus oficinas dentro del horario normal de atención”, no específica la norma que se debe recortar el tiempo de ingreso de los ciudadanos al recinto para la expedición del documento.


Interesante que sería en aras del buen servicio y la atención al ciudadano que la Registraduría implementara la jornada continua, y deje de ser una misión imposible hacer un trámite allí.