Columnistas


Antioquia debe estar en el PEM de Medellín
Autor: Carlos Arturo Soto Lombana
1 de Diciembre de 2015


La administración saliente de Medellín quiere dejar al nuevo Alcalde el Proyecto Educativo Municipal de Medellín (PEM) de la siguiente década. Deseo que la nueva administración entienda este gesto como una oportunidad.

La administración saliente de Medellín quiere dejar al nuevo Alcalde el Proyecto Educativo Municipal de Medellín (PEM) de la siguiente década. Deseo que la nueva administración entienda este gesto como una oportunidad para dar continuidad a muchas de las políticas pública exitosas que tiene la ciudad y lo constituya en un insumo importante para planificar la gestión en educación de los próximos cuatro años.


Recientemente fui convocado, junto con rectores y directivos de instituciones de educación superior que tienen presencia en Medellín, a participar en uno de los grupos focales que se conformaron con el fin de recoger insumos para formular el PEM; uno de estos grupos focales tuvo como objetivo “desarrollar la identificación y priorización participativa de las necesidades y potencialidades del sector educativo”. Traslado a esta columna algunas reflexiones que se plantearon en el grupo focal.


Hace un par de meses el Director Nacional de Planeación, Dr. Simón Gaviria, visitó la ciudad y mostró su preocupación por las enormes diferencias en los campos de la economía, la educación, el sistema productivo, la infraestructura, las condiciones de bienestar y demás indicadores entre el centro, representado por Medellín y el área Metropolitana, y la periferia, representada por las regiones antioqueñas. Mientras Medellín está a la par de muchas urbes latinoamericanas como Santiago de Chile, Lima, Bogotá, en otras, el territorio antioqueño se encuentra distante en desarrollo unos 50 años del centro.


Por muchos años Medellín se ha beneficiado de la inversión pública, de los recursos para el desarrollo, de la construcción de importantes infraestructuras en los campos de la cultura, la educación, la ciencia y la tecnológica, lo que ha permitido tener hoy la ciudad más innovadora y pujante de Colombia. No obstante, mientras la periferia que rodea a Medellín no tenga acceso a talento humano, recursos financieros y materiales y no mejore sus indicadores en educación, en cultura, en empleo y en inversión sostenible, el sueño de convertir a Medellín y al área metropolitana en un espacio libre de pobreza y exenta de inequidades, no se logrará.


Lo anterior significa que Medellín debe pensar con un sentido solidario con su Departamento y para esto se hace necesario proyectar en su plan de inversión la  financiación de las universidades públicas de carácter departamental para que se puedan instalar en las diferentes subregiones de Antioquia y contribuyan a disminuir las desigualdades y propicien oportunidades a los jóvenes y adultos de estas regiones y vean con mayor optimismo la importancia de quedarse y aportar a sus municipios de origen.


Por mucho tiempo la Universidad de Antioquia ha tocado las puertas de las diferentes administraciones municipales de Medellín, buscando la apropiación de recursos presupuestales para el funcionamiento de esta importante Institución; no obstante, las respuestas no han pasado de aprobar recursos transitorios con destinaciones específicas, lo que ha impedido que el Municipio haga un aporte permanente a la Universidad. En la actualidad cerca del 70% de los estudiantes de la Universidad de Antioquia tiene su residencia en Medellín y un porcentaje muy alto de sus egresados, cercano al 90%, está vinculado a los diferentes sectores de la economía, la cultura, la educación, la empresa, aportando para que Medellín sea la ciudad que hoy se vislumbra.


Algunas personas consideran que la financiación de las universidades públicas es un asunto el Gobierno Nacional y que los recursos de las ciudades no se deben invertir en estas instituciones; sin embargo, lo cierto es  que la financiación que aporta la nación y que se complementa con recursos de los entes departamentales resulta insuficiente para atender las necesidades de formación de recurso humano, la inversión en investigación y la construcción de infraestructura educativa que permita generar las condiciones para que más jóvenes se retengan en sus municipios. 


La migración permanente de la población rural a Medellín buscando mejores condiciones de bienestar, oportunidades de educación y empleo, tiene un fuerte impacto sobre la ciudad; lo anterior hace necesario que el PEM de Medellín tenga presente que las instituciones de educación superior que tienen su sede en Medellín deben comprometerse con la educación superior en Antioquia y en esto el Consejo de Medellín no puede dejar de lado este compromiso social, ni debe ser indiferente a la realidad de los municipios antioqueños. 


Cuando Antioquia supere sus indicadores de pobreza, educación, empleo y bienestar, Medellín será la ciudad más incluyente y equitativa de Colombia.