Mundo deportivo

Jornada sin ventajas
Autor: Redacción EL MUNDO
28 de Noviembre de 2015


El encuentro de dobles de esta final de la Copa Davis se disputará hoy, en la segunda jornada, con Steve Darcis-Kimmer Coppejans, por Bélgica, y los hermanos Andy y Jamie Murray, por Gran Bretaña.


Foto: EFE 

Andy Murray viene de ser semifinalista en el Másters de Londres la pasada semana.

David Goffin y Andy Murray, los dos respectivos números uno de sus equipos, ejercieron como tales y ganaron sus partidos en la primera jornada de la final de la Copa Davis, entre Bélgica-Gran Bretaña, que se disputa en el Flanders Expo de Gante, y que finalizó ayer con empate 1-1.


Goffin, 16 del mundo, tiró de experiencia y remontó para derrotar al debutante Kyle Edmund, por 3-6, 1-6, 6-2, 6-1 y 6-0, en dos horas y 47 minutos, y Murray venció a Ruben Bemelmans, por 6-3, 6-2 y 7-5 en dos horas y 24 minutos para mantener intactas las esperanzas de ambas formaciones de cara a lograr un título que se definirá mañana. 


Con la ex número uno del mundo Kim Clijsters en las gradas, Goffin cambió el signo del partido después de haber estado dominado por el ímpetu de Edmund, un joven de 20 años, quien debutó en esta competición, precisamente en la confrontación por el título.


El jugador nacido en Johannesburgo pero criado en el norte de Yorkshire, apuesta especial del capitán Leon Smith para esta ocasión histórica para los británicos, se creció y respondió con creces a su técnico para ganar los dos primeros sets en 70 minutos.


Edmund conservó la frialdad ante la primera cita de importancia de su carrera y dominó el comienzo del encuentro, con un arranque espectacular al hacerse con un 5-0 en la primera manga. El británico cerró este parcial cuatro juegos después, con un saque directo, el tercero de su cuenta, para apuntarse esta manga en 45 minutos, y la segunda con mayor rapidez aún, en 25 minutos.


Pero la experiencia de Goffin en Copa Davis, con once victorias y sólo dos derrotas en individuales, apareció a partir del tercer set. El número uno belga comenzó a mover más a su rival y a hacer estragos con su revés paralelo para ganar los dos siguientes sets, cediendo únicamente tres juegos.


“No fue fácil el partido, pero físicamente, pese a que fue largo, me siento bien, sin problemas”, dijo Goffin; mientras que Edmund, triste por la derrota, manifestó: “Juegas por tu país y tus compatriotas y sientes que les defraudas”.


Murray igualó


Andy Murray disputó el primero de los tres partidos que mantiene en su agenda este fin de semana, y con su victoria ante Bemelmans se situó a una sola (27) de igualar con su compatriota Buster Mottram en la quinta plaza de la lista de jugadores británicos con mayor número de triunfos individuales. 


Murray  recuperó las sensaciones de este año en la temporada de tierra batida, donde fue capaz de hacerse con sus dos primeros títulos sobre esta superficie, Múnich (venció en la final al alemán Philipp Kohlschreiber) y Madrid (al español Rafael Nadal) para liquidar la contienda en dos horas y 24 minutos.


El de Dunblane sólo tiene dos derrotas en tierra en partidos individuales en Copa Davis. Perdió con el suizo Stan Wawrinka en Ginebra en 2005 y ante el italiano Fabio Fognini en Nápoles en 2014. 


En los planes de Leon Smith, capitán de Gran Bretaña, figura utilizar a Andy los tres días de competición. Si Andy gana los tres partidos en los que participa acabará invicto en Davis este año con un balance de 8-0, y será el tercer jugador en la historia, junto con John McEnroe en 1982 y Mats Wilander en 1983, en marcar una cifra así en una temporada. 



A aprovechar la oportunidad

El escocés Andy Murray, número uno del equipo británico, insistió en que Gran Bretaña no debe “dejar pasar esta oportunidad”. “Estar en esta posición significa mucho para todos”, dijo.


El número dos en el ranking de la ATP manifestó que “hace cinco años estábamos muy, muy atrás en esta competición; creo que en la posición más baja en la que hemos estado. Así que estar ahora, cinco años después, luchando por el título es una gran oportunidad”.


En 2010, Gran Bretaña se enfrentó en Eastbourne a Turquía (5-0) para evitar el descenso a la cuarta división de la Copa Davis, en una eliminatoria en la que jugó Leon Smith, ahora capitán del equipo.


Murray, de 28 años, confía en que las hazañas del combinado británico este año en la competición sirvan para aumentar el interés del tenis en el Reino Unido.