Columnistas


El docente en el S. XXI
Autor: Lázaro Tobón Vallejo
20 de Noviembre de 2015


En el artículo anterior se trató el tema de la sociedad del conocimiento, entorno que tiene muchas exigencias para los docentes actuales, máxime que la información está abierta para todo el mundo.

www.visionadministrativa.info


En el artículo anterior se trató el tema de la sociedad del conocimiento, entorno que tiene muchas exigencias para los docentes actuales, máxime que la información está abierta para todo el mundo.


José Antonio Radabán y Encarnación Hernández, (2012) en su artículo Renovación pedagógica en la sociedad del conocimiento. nuevos retos para el profesor universitario, citan a Nieto y Rodríguez, quienes plantean: “Paralelo al imperante desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación experimentado en los últimos decenios del pasado siglo y comienzo del tercer milenio ha tenido lugar un significativo apogeo de las habilidades humanas para generar conocimiento, procesar información y transmitir y comunicar símbolos.”


Los cambios paradigmáticos dados en la sociedad del conocimiento, también inciden en la dinámica de la enseñanza–aprendizaje. Los docentes ya no somos los “dueños de la verdad”, como nos tocó vivirlo en nuestro proceso de formación, hoy en día los estudiantes tienen acceso a la red de redes (internet) y con ello a una información abierta, libre, con un gran caudal, mucha de ella válida, pero otro tanto no, y alguno de ellos, más curiosos, nos retan, porque así es su mentalidad en el siglo XXI, son irreverentes, no quiero decir con esto groseros, en la medida en que confrontan lo que decimos en clase con la información virtual. El reto para el docente radica en  motivar al estudiante para que “navegue” buscando nueva información y no bloquearlo, por el temor tal vez, de perder autoridad frente a aquellos inquietos intelectualmente.


La democratización de la información nos plantea nuevos retos que van acompañados del uso de las TIC en el aula de clase. ¿Por qué no dejar que los estudiantes interactúen en clase con sus aparatos electrónicos para fines académicos y abrir así nuevos escenarios de discusión, haciendo una clase interactiva?


El modelo conductista de educación (el profesor es quién transmite la información y es dueño de ella) no debe ser el único considerado en la didáctica, es útil para planteamientos iniciales de un tema. Piaget plantea, en contraposición al  conductismo, el constructivismo, en el que los estudiantes y el docente construyen el conocimiento con base en un aprendizaje significativo, es decir, valoración y apropiación del conocimiento porque el estudiante encuentra interesante para su vida y formación académica el tema a tratar.


Las TIC en el siglo XXI, plantean un nuevo reto para los docentes, y es cambiar del modelo tradicional de TTL (tiza, tablero y lengua) por el modelo del triángulo del conocimiento: estudiante como sujeto activo (co-constructor), cambiando el rol de ser pasivo (receptor), docente, como facilitador del proceso de enseñanza–aprendizaje, como sujeto pasivo, (cambia el rol de ser activo  -transmisor – y es co-constructor, en segundo plano. Ya no es el protagonista), y las tic, como mediadora entre la información y el conocimiento, teniendo en el centro el conocimiento crítico y útil que transforma realidades como vehículo diferenciador en la nueva sociedad.


Las Tic llegaron para quedarse en la educación, otro de los retos para los docentes y estudiantes es tener la capacidad de desaprender para aprender y aprehender en las nuevas realidades de la dinámica educativa, en todos sus niveles.