Nacional

The peace process, all or nothing
El proceso de paz, al todo o nada
Autor: Olga Patricia Rendón Marulanda
18 de Noviembre de 2015


En el momento de crisis que vive actualmente la mesa de negociación de paz, es prudente preguntar por la postura inicial del todo o nada.



Humberto de la Calle y los plenipotenciarios en La Habana han afirmado en repetidas ocasiones que “nada está acordado hasta que todo esté acordado”.

Cortesía Oficina del Alto Comisionado para la Paz

@olgarendonm


Un lugar común al que han llegado los miembros del equipo negociador del Gobierno y el mismo presidente de la República, Juan Manuel Santos, es que con las Farc “nada está acordado hasta que todo esté acordado”.


Humberto de la Calle, jefe del equipo negociador del Gobierno dijo el 17 de junio de 2013, cuando se hablaba de un primer acuerdo en el tema agrario y que no había sido revelado en su totalidad que esa frase significaba que “este es un acuerdo global donde hay concesiones, las Farc tienen que dejar las armas, la sociedad les abre la puerta, hay participación política, así que hay que mirarlo globalmente, entonces nosotros vamos discutiendo tema por tema, al final hacemos una consolidación que es lo que le presentamos al país completo y esa es la razón de ser de esa idea. Finalmente hay un cuadro completo, el pintor no muestra partes del cuadro sino que muestra el acuerdo final para que sean los colombianos quienes decidan si ese acuerdo es válido y lo refrenden a través de la votación popular”.


Sin embargo, desde aquel entonces hasta hoy han ocurrido muchas cosas que podrían hacer pensar que esa frase no se cumplió, aunque aún no haya acuerdo final.


Primero, los tres acuerdos iniciales correspondientes a agro, participación en política y erradicación de drogas fueron revelados íntegramente, el cuarto, el de justicia, fue informado mediante un comunicado de prensa que ha dividido a la misma mesa de negociación que hoy retoma un ciclo de negociación con posiciones encontradas.


Segundo, las Farc anunciaron que dejaron de comprar armas, porque confían en que la solución negociada al conflicto está cerca.


Tercero, el Gobierno Nacional desincentivó las campañas de desmovilización, ya no aparecen los comerciales en los partidos de fútbol donde le mostraban a los guerrilleros que “les estamos guardando el puesto”, aunque existan aún organizaciones delincuenciales.


Y por último, el cese unilateral del fuego que está en vías de convertirse en cese bilateral, según ha expresado el Presidente lo será a principios de enero.


Esas razones hacen suponer que de alguna manera se ha modificado ese acuerdo inicial de “nada está acordado hasta que todo esté acordado”, explicó Fabio Valencia Cossio, exministro del Interior y experto en Conflicto.


“El Gobierno ha tratado de mostrar hechos y acuerdos que se dan como terminados cuando todavía están pendientes, han jugado completamente con la coyuntura política”, afirmó el Exministro.


Según él, se ha hablado de acuerdos con fines electorales, se han tomado decisiones para favorecer a algunos en las elecciones y se ha actuado como si ya se hubiera acordado definitivamente. “Por ejemplo, el famoso desescalamiento ha dado un espacio muy grande jurídico y político a la guerrilla y con ello se ha demostrado que no se está negociando en medio del conflicto como lo habían anunciado desde el principio”.


Por su parte, Jaime Jaramillo Panesso, exasesor de Paz de Antioquia, puntualizó que la afirmación inicial “es muy tajante, es una manera de presionar para que nadie se levante de la mesa y de esa manera no se pierda todo lo avanzado porque se ha avanzado mucho”.


“Es un hecho que el acuerdo final es el remate de todo el proceso, y cada uno de los hitos que le corresponden al acuerdo son importantes pero sólo son partes. Las partes que componen el todo no son suficientemente fuertes para mantenerse solas, por eso es verdad que es una apuesta al todo o nada”, concluyó Jaramillo Panesso.



Continuarán negociaciones

Aunque el viernes las Farc anunciaron que el ciclo de negociación había sido suspendido, según fuentes de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz este terminó el viernes sin acuerdo.


En el ciclo que concluyó la mesa recibió la visita de representantes de los congresistas para hablar de los mecanismos de refrendación, del Comité Internacional de la Cruz Roja y de Medicina Legal para aclarar algunos asuntos de la búsqueda de desaparecidos y de una representación de los empresarios que expusieron las inquietudes que el sector privado tiene con relación a los acuerdos.


Y según el Gobierno, la subcomisión técnica del fin del conflicto continuó avanzando en la discusión del cese el fuego bilateral y definitivo. Asimismo, las partes planearon la visita a la vereda El Orejón, ubicada en el municipio de Briceño (Antioquia), donde se adelanta el plan piloto de desminado.


Sin embargo, el máximo jefe de las Farc, Rodrigo Londoño Echeverri, alias timochenko, aseguró que el ciclo de conversaciones culminó abruptamente.


Hoy deberá iniciar en La Habana el ciclo 44 de negociación.