Columnistas


¿Guerra o Paz?
Autor: Hernán Cárdenas Lince
14 de Noviembre de 2015


Los españoles cuando llegaron a América le declararon una guerra a los indígenas para imponerles una religión al mismo tiempo que les arrebataron miles de piezas de oro que enriquecieron a los reyes de España.

Los españoles cuando llegaron a América le declararon una guerra a los indígenas para imponerles una religión al mismo tiempo que les arrebataron miles de piezas de oro que enriquecieron a los reyes de España. Pasaron los años y apareció la guerra de independencia que costó miles y miles de muertos, y pasamos luego a vivir innumerables guerras civiles para que luego, en el siglo XIX, hiciéramos guerras entre liberales y conservadores, lo que en el siglo XX se tranquilizó con el acuerdo de darle la presidencia a cada partido pero sin hacer elecciones.


Los colombianos también vivimos difíciles momentos bélicos por las influencias políticas auspiciadas por Rusia cuando ese país luchaba por ser el líder mundial. Luego, en Colombia padecimos espantosas situaciones financiadas por el narcotráfico, las extorsiones y los secuestros. En la actualidad vemos con esperanza los acuerdos pacíficos que se puedan consolidar en La Habana, ciclos de negociaciones en los que no se ha hablado de profundas ideologías políticas, lo que nos lleva a que sería útil y conveniente que estudiáramos y entendiéramos realmente qué es la guerra y la paz.


El gran intelectual español Jacinto Benavente dice: “El pretexto para todas las guerras es conseguir la paz”. Benjamín Franklin: “Nunca hubo guerra buena ni paz mala”. Alphonse de Lamartine: “La guerra no es más que un asesinato en masa pero el asesinato no es ningún progreso”. John Ray: “El que predica la guerra es un apóstol del demonio”. Tácito: “El oro y las riquezas son las causas principales de las guerras”.


Ahora vale la pena pensar en la paz y recordar qué cosas sabias e importantes se han dicho sobre este preciso tema. El gran sabio Erasmo de Rotterdam: “La paz más desventajosa es mejor que la guerra más justa”. Thomas W. Williamson: “Hay que defender la paz a todo trance, incluso con la guerra”. Finalmente quiero recordar a mis lectores que es muy importante pensar y meditar sobre la paz y la guerra, y ojalá que fuera surgiendo una mentalidad pública que le recuerde a los políticos y a los altos personajes la importancia de tener criterios claros y fuertes sobre estos temas. Si en Colombia nos hubiéramos alejado de las guerras seríamos el país más próspero y viviríamos en un verdadero paraíso. También sería una verdadera maravilla que nuestro sistema educativo le diera importancia al concepto de que es importante alejarnos de la guerra para lograr la paz.