Columnistas


Tenemos gobernantes
Autor: Gabriel Zapata Correa
13 de Noviembre de 2015


Lo mejor de unas elecciones, pese a las angustias, a los altibajos, enfrentamientos, a las diversas tensiones propias de una campa馻, y a los distintos intereses partidistas, es el respeto por el veredicto de la democracia que sale de las urnas.

Lo mejor de unas elecciones, pese a las angustias, a los altibajos, enfrentamientos, a las diversas tensiones propias de una campaña, y a los distintos intereses partidistas, es el respeto por el veredicto de la democracia que sale de las urnas. Porque es el respeto por la voluntad del pueblo.


El país acaba de pasar por otro episodio democrático: las elecciones territoriales para escoger gobernadores, alcaldes, diputados, concejales y representantes a las juntas administradoras locales. Como es obvio, los partidos se juegan sus cartas individuales o en coaliciones buscando la victoria con sus respectivos candidatos.


Después de todo un proceso, conocido ampliamente por la ciudadanía de Antioquia y Medellín, el 25 de octubre pasado las mayorías del Departamento y de la capital paisa escogieron al exalcalde Luis Pérez Gutiérrez como Gobernador para remplazar a Sergio Fajardo y al exconcejal Federico Gutiérrez como Alcalde para asumir las riendas que entrega Aníbal Gaviria.


Dejemos de un lado los debates que ya se dieron en todos los escenarios, sobre las virtudes y defectos de los diversos candidatos que participaron en la contienda. El resultado en las urnas consagró a Pérez y a Gutiérrez como los futuros gobernantes de Antioquia y de Medellín, y por conceptos recogidos entre la comunidad, hay satisfacción por la decisión de las mayorías.


Luis Pérez, el gobernador electo, es un hombre polémico, controversial, y sin lugar a dudas un hombre visionario que tiene muy claro el panorama de la Antioquia que quiere gobernar. Tan visionario que en su Alcaldía puso a “volar” al primer metrocable, un sistema de transporte verdaderamente revolucionario, modelo mundial en el esquema que funciona en Medellín, y con numerosos reconocimientos a nivel internacional.


Dejando a un lado el aspecto subjetivo de sus explosivas declaraciones que ha dado a los diferentes medios de comunicación desde su elección, hay que reconocer que el gobernador electo tiene claras las prioridades de lo que será su mandato: Un plan de recuperación agrícola para que el campesino sea importante como productor, una especie de POT Agrícola, propuso;  la seguridad vial en todas las carreteras del Departamento; la bandera de la educación en todos los municipios y desde luego ha reconocido que pondrá a funcionar los parques bibliotecas, pero desde los maestros hacia la infraestructura; y un aspecto muy importante es que buscará en coordinación con el alcalde Federico Gutiérrez y con la comunidad, las tarifas de energía más baratas del país y que las Empresas Públicas de Medellín vuelvan a ser protagonistas del desarrollo regional y local, mucho más que estar haciendo inversiones en el exterior. Mientras en la ciudad y en regiones de Antioquia aún hay familias que no pueden disfrutar del agua potable. En este aspecto coinciden en sus conceptos ambos gobernantes. A Luis Pérez le gusta la gente, conoce sus problemas y sabe escucharla. Y ha prometido trabajar con independencia.


El alcalde Federico Gutiérrez conoce la ciudad como la palma de su mano. La ha caminado desde que fue concejal durante dos períodos y desde entonces se viene preparando para asumir el reto más importante de su vida, que asumirá desde el próximo primero de enero. Es un hombre humano, también cercano a la gente, que  tiene muy claros sus objetivos, y su papel como mandatario en el marco conceptual de la democracia, frente al control político que sabe va a recibir del Concejo. Por eso ha dicho que “La relación será muy clara: de respeto e independencia. Yo fui concejal durante ocho años y lo único que pedía era que se respetara el control político, con total independencia, no de transacciones o de votos vs. votos. Tenemos muy buenos concejales conozco a muchos de ellos, trabajé con ellos en el Concejo, he hablado con la gran mayoría. Va a ser una coalición de Concejo no de Gobierno, ellos la definirán y yo me concentraré en la Alcaldía”.


Otro detalle que engrandece al alcalde electo, es que sabe reconocer que Aníbal Gaviria ha hecho una tarea muy importante por la ciudad, hasta el punto que ha dicho que continuará los proyectos que él deja en marcha y que inclusive lo va a invitar a la inauguración de estas mismas obras.


Ya pasó la hora de las polémicas. Tenemos gobernantes y desde los partidos políticos, hasta los empresarios y la comunidad, debemos rodearlos para que Medellín y Antioquia continúen su paso seguro hacia un futuro mejor. Sin egoísmos y sin sectarismos.


*Presidente del Directorio Conservador de Antioquia.