Economía

Inequality would go down with better taxes and services
Desigualdad bajaría con mejores impuestos y servicios
Autor: Igor Eduardo Torrico Silva
9 de Noviembre de 2015


Según el Foro Económico Mundial, Colombia tiene el índice de desigualdad o Gini, más alto de la región y el número once del mundo, acompañado en su mayoría de países del África Subsahariana


Foto: Jhon Alexander Chica Yara 

Las cifras de pobreza se han estancado en los últimos años debido sobre todo al enlentecimiento económico.

Twitter: @igortorrico


Según la Comisión Económica para América Latina (Cepal), en la comparación de Latinoamérica con los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde), el efecto redistributivo de las transferencias monetarias y del impuesto sobre la renta personal reducen drásticamente la desigualdad, así como la provisión pública de servicios educativos y de salud.


Así se desprende del documento Desarrollo social inclusivo, una nueva generación de políticas para superar la pobreza y reducir la desigualdad en América Latina y el Caribe, que la organización presentó en Lima la semana pasada para su discusión.


Señala el documento que la elevada concentración del ingreso en América Latina está fuertemente relacionada con la aún insuficiente progresividad de sus políticas fiscales y sociales, especialmente en comparación con los países desarrollados. 


“En la región, los niveles medios de desigualdad de los ingresos de mercado (es decir, antes de impuestos directos y transferencias) son sólo levemente superiores a los valores medios que presentan los países de la Ocde, pero los sistemas tributarios y el gasto público social tienen una menor efectividad a la hora de mejorar la distribución de los ingresos disponibles.


En Latinoamérica el índice de concentración de Gini sólo cae tres puntos porcentuales tras la acción fiscal directa, en tanto que la provisión pública de servicios educativos y de salud lo reduciría unos seis puntos porcentuales adicionales. A su vez, en las economías de la Ocde el efecto redistributivo conjunto de las transferencias monetarias y del impuesto sobre la renta personal alcanza en promedio valores de alrededor de 17 puntos porcentuales del coeficiente de Gini, mientras que la redistribución efectuada mediante el gasto público (la más empleada en esta región) alcanza los siete puntos porcentuales.


Al respecto el economista Giovanni Montoya, director de contenidos del Grupo Ágora, señala: “Más allá de la generación de empleo como elemento importante para combatir la pobreza, el tema importante es la redistribución efectiva del ingreso, donde el sector público tiene muchísimo que ver, y obviamente también el sector privado a través de distintos elementos”.


Agrega que estas desigualdades en la redistribución “se hacen evidentes a través del difícil acceso a la salud, en el complejo acceso a educación, y en otras variables que determinan toda esta condición de pobreza multidimensional”. 



Alarma

La Cepal prendió las alarmas esta semana cuando señaló que en 2012 y 2013 se produjo un estancamiento del proceso de reducción de la pobreza. Esto debido al bajo crecimiento económico mundial, el fin del superciclo de los productos básicos, mayor presión inflacionaria y disminución de la capacidad de generación y formalización del empleo.


Más preocupante aún es el señalamiento de que a pesar de haberse registrado una importante reducción de la pobreza, del 70,4% en 1990 al 50,9% en 2013, menos de la mitad de la población de la región (49,1%) puede ser considerada no vulnerable, es decir, el porcentaje restante (50,1%) o son pobres o tienen altas probabilidad de volver a caer en pobreza, según los criterios definidos por la institución. 


Tasas que se hacen mucho más elevadas entre las poblaciones indígena y afrodescendiente, “lo que evidencia la necesidad de enfocar acciones hacia ellas”, concluye la organización.