Economía

Do not let the battery discharge
No deje que se descargue la batería
Autor: Igor Eduardo Torrico Silva
7 de Noviembre de 2015


Dado su contenido de ácido sulfúrico se debe ser especialmente cuidadoso en su manipulación, en caso de que se quieran verificar los llamados niveles de líquidos.


Foto: Cortesía 

Si la batería presenta problemas, es importante el chequeo de su carga. 

@igortorrico


De ser necesaria para garantizar el arranque y mantener las luces encendidas hoy, en épocas en las que todos necesitan estar conectados por wifi y con sus celulares, su estado óptimo se hace cada vez más necesario. Se trata de la batería del carro o acumulador, un elemento que debe ser mantenido adecuadamente para garantizar su carga y evitar daños irrecuperables que lleven a desecharla.


Explica la página web de la fabricante Duncan que “la batería es un dispositivo electroquímico que sirve para almacenar energía en forma química, para luego utilizarla como electricidad. El automóvil utiliza esta energía para arrancar el motor y una vez que el vehículo está funcionando, el sistema de carga repone la energía utilizada en el arranque”.


Jhon Jairo Marín, técnico en Llantas Nutibara, señala que para cuidar la batería lo más importante es no exigirla mucho con el carro apagado, es decir, no encender luces, equipo de sonido, aire acondicionado en esta condición, ya que se consume toda la corriente sin que el alternador, que genera corriente y alimenta al acumulador, pueda auxiliarla.


Lo segundo es establecer si se van a colocar nuevos accesorios eléctricos al vehículo original. Si esto es así, se debe cambiar de batería por una de mayor capacidad. Debido a que si se usa la que trae el automóvil de fábrica, seguramente se va a consumir mucho más rápido.


Daniel González, de Reno Centro Diagnóstico, explica que la batería debería ser revisada cada tres meses para llevar su vida al máximo. Se chequean dos cosas: el líquido y el sistema eléctrico del vehículo. Al líquido, que baña las placas de plomo del dispositivo, es el que permite la generación de nueva carga eléctrica y está compuesto por agua destilada y ácido sulfúrico, se le revisa su densidad.


González puntualiza que el acumulador no actúa solo. Es decir, los cables no se pegan a ella y listo. Junto al alternador, que es un generador de corriente que se activa gracias a la fuerza que le transmite el motor del vehículo, el regulador y el motor de arranque, conforman el sistema eléctrico esencial, que debe ser revisado con probadores de corriente que dan señal del nivel de carga de los componentes.


“Si cuando se chequea el alternador indica un nivel muy bajo en corriente, es la batería la que está mala, ya que no le manda suficiente carga. Si está muy alta la corriente, hay que revisar el regulador, debido a que está dejando pasar más carga de la adecuada”, comenta el técnico.


Si la batería se descarga puede ser “auxiliada”, es decir, cargada gracias a la de otro vehículo que permitirá el encendido del auto afectado y que con la energía del alternador se recargue la batería. Si no responde a esto, debe llevar a un centro especializado en electricidad automotriz.


“Se puede someter a una carga lenta y recuperarse, pero si está en un nivel muy bajo de carga, menos de once voltios, se vuelve irrecuperable”, señala González.



Signo de alerta

Si al encender el carro el encendido es “perezoso o arrastradito”, eso indica un problema con la batería. “Puede ser una señal de que ya hay que cambiarla o que se está descargando, a causa por ejemplo de que un bombillo se quedó encendido, o que el equipo de sonido ha quedado directo, es decir, no se apaga cuando se apaga el vehículo”, comenta Jhon Jairo Marín, técnico en Llantas Nutibara.


Otro indicio es que haya falta de intensidad en las farolas o en las luces internas. Incluso que el aire acondicionado no quiera prender. Son síntomas de que algo pasa con la batería o con el sistema eléctrico en general, y debe ser revisado por un técnico.