Mundo deportivo

Rosberg sang with mariachi
Rosberg celebró con mariachi
2 de Noviembre de 2015


La próxima cita del Mundial de F-1 será con el Gran Premio de Brasil, en el Autódromo José Carlos Pace de Interlagos, en Sao Paulo, del 13 al 15 de noviembre.


Foto: EFE 

Nico Rosberg y su festejo con el tradicional sombrero mexicano.

EFE


Fue toda una fiesta. México cantó y celebró el regreso de la Fórmula Uno y el alemán Nico Rosberg (Mercedes) acompañó el mariachi porque dio un gran paso hacia el subcampeonato tras imponerse en el nuevo Gran Premio, decimoséptima cita del Mundial de Fórmula Uno, disputado en el Autódromo Hermanos Rodríguez, en el que acabó por delante de su compañero de equipo y ya campeón, el británico Lewis Hamilton.


Un coro de niños Mixes deslumbró con su canto a los participantes del Gran Premio de México, que con más de 100.000 aficionados en las graderías del renovado escenario, volvió a vivir la emoción de la máxima categoría del automovilismo después de 


23 años.


Fue la antesala de la competencia. Los niños de la etnia Mixe del estado de Oaxaca, con el blanco de sus pantalones de manta y los vestidos coloridos con rebozo al canto, encantaron a los pilotos y a las decenas de invitados.


Después las miradas se trasladaron a la pista, donde los protagonistas debían cumplir 71 vueltas al circuito de 4,304 kilómetros.


Nico Rosberg, quien arrancó desde la “pole”, logró la duodécima victoria de su carrera en la Fórmula Uno y la cuarta de la presente temporada, en la que pelea por el subcampeonato del mundo con su compatriota Sebastian Vettel (Ferrari), quien cedió parte de sus opciones ya que no pudo acabar una carrera en la que le pasó de todo. El podio lo completó el finlandés Valtteri Bottas 


(Williams).


Rosberg, quien sucede en el historial de la carrera mexicana al ganador en 1992, el británico Nigel Mansell, recuperó la segunda plaza en la general del campeonato, en el que suma 272 puntos, ahora 21 por delante de Vettel.


El germano de Mercedes controló la carrera desde el comienzo y llegó a disponer de alrededor de cinco segundos de margen sobre Hamilton. Su victoria sólo se vio comprometida en el tramo final, en el que el pelotón perseguidor, con Hamilton a la cabeza, se reagrupó a falta de trece vueltas por la intervención del coche de seguridad a causa del accidente que puso fin a la carrera del tetracampeón Sebastian Vettel. Pese a todo, Rosberg supo aguantar el tipo hasta que vio la bandera a cuadros.


Hubo un momento de tirantez en el equipo Mercedes cuando este optó por aplicar un “plan B” para mantener el primer puesto de Rosberg. Para ello adelantaron la segunda parada de ambos pilotos, algo que no gustó a Hamilton.