Economía

Government did not expect natural gas demand to exceed supply
Gobierno no esperaba que demanda de gas superara oferta
Autor: Igor Eduardo Torrico Silva
1 de Noviembre de 2015


La Contraloría General de la República había hecho un llamado en junio para que el país tomara las medidas necesarias a fin de dar claridad a la política del abastecimiento de gas natural.


Foto: Cortesía 

La culminación de un tramo de gasoducto por el Lago de Maracaibo en Venezuela es fundamental para que se pueda importar del vecino país unos 50 millones de pies cúbicos de gas.

Hace unos meses se le había dicho a los colombianos que el país tenía suficientes reservas de gas para al menos seis años, pero la semana pasada el ministro de Minas y Energía, Tomás González, anunció un conjunto de medidas para garantizar el suministro energético, cuya provisión hidroeléctrica se espera sea afectada por el Fenómeno de El Niño, y se le dijo al país que no había suficiente hidrocarburo gaseoso para abastecer a las plantas termoeléctricas. La pregunta que queda entonces es ¿verdaderamente hay o no gas?


La Asociación Colombiana de Gas Natural (Naturgas) señalaba a finales de junio que el país contaba con autosuficiencia de gas hasta el año 2021, y que la producción era 1.160 millones de pies cúbicos/día (mpcd) mientras que el consumo estaba por el orden de los 1.036 mpcd. Si se ve la diferencia entre ambas cifras es de apenas 10,7%. Pero vendría algo que afectaría este equilibrio.


Aunque el fenómeno metereológico de El Niño se venía anunciando para el segundo semestre del año, sólo estos últimos dos meses es que ha quedado establecido que se trata de un evento de gran magnitud. 


El Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam) señaló en agosto que “las condiciones actuales indican la transición de un evento débil a uno de características moderadas”.


Sería ya a mediados de septiembre, cuando el Instituto habló de la evidencia de una “transición hacia un fenómeno de intensidad fuerte”.


Lo anterior al parecer afectó la planificación del sector energético, que para estimar demanda depende de distintas fuentes, entre ellas el Ideam. La encargada de esta labor, la Unidad de Planeación Minero Energética (Upme), en su revisión de julio de la Proyección de Demanda de Energía Eléctrica, señalaba entre otros aspectos: “La demanda ha venido disminuyendo en los dos últimos trimestres, reflejando la desaceleración de la economía”.


En su revisión de octubre fue cuando señaló que “la demanda durante 2015 (hasta el tercer trimestre) presenta un crecimiento mayor al previsto, no atribuible a la actividad económica, como sí al consumo residencial, por ende, la dinámica de la demanda, se aparta de las previsiones para 2015”.


Entonces se prendieron las alarmas. El presidente de Naturgas, Eduardo Pizano, ha señalado públicamente que el fenómeno climatológico aumentó la demanda de gas hasta en un 50%. Es decir, cuatro veces más que la cifra de reserva calculada en junio. A eso se le sumaría “la declinación de los campos de gas de la costa Caribe”, según el ministro González.


Todo esto ha llevado a que las previsiones con las que se esperaba contar para finales de este año y principios del siguiente deben ponerse en marcha urgentemente. 


Por ello entre los anuncios del despacho de Energía están la entrada en funcionamiento desde el primero de diciembre del gasoducto Cartagena-Sincelejo, que permitirá traer gas de los campos de Sucre y Córdoba, que entregaría un promedio diario de 50 millones de pies cúbicos e iniciar importaciones desde Venezuela por una cantidad de gas similar. 


Es así que hay gas en el país, pero no lo suficiente para atender tan rápidamente una sobredemanda. Lo que requiere fundamentalmente la importación de ese hidrocarburo para atender a la industria.



Dependiendo de Venezuela

En la Cumbre Mundial del Gas, que culminó el 23 de octubre en Cartagena, el ministro de Minas, Tomás González,  explicó que a pesar de la reciente crisis fronteriza entre Colombia y Venezuela, en el tema de energía la sensatez ha estado por delante. 


Así lo indicó tras ratificar el compromiso de Caracas en vender el hidrocarburo a Colombia, desde enero próximo, unos 40 millones de pies cúbicos por día como parte del compromiso adquirido en el pasado, cuando el vecino país decidió exportarle sus excedentes.


Lo único que falta para que eso ocurra es que terminen las obras de un cruce del gasoducto por aguas del Lago de Maracaibo, que comunicará el estado de Zulia con el gasoducto binacional.


El presidente de la estatal venezolana Pdvsa Gas, Antón Castillo, aseguró que una vez finalicen las obras se comenzará el proceso de exportarle el gas a Colombia.