Economía

Actions against energy rates are being studied
Estudian acciones contra tarifas de energía
Autor: Igor Eduardo Torrico Silva
30 de Octubre de 2015


Propone la Asociación Colombiana de Comercializadores de Energía es que las hidráulicas hagan una transferencia de sus excesos de ingresos y apoyen con las pérdidas de las térmicas o que le presten los recursos, sin que los pague el consumidor.


Foto: Cortesía 

Actualmente, la operación de las plantas termoeléctricas tiene altos costos dada la poca disponibilidad de gas y el aumento del precio de los combustibles líquidos.

El alza de las tarifas eléctricas anunciadas por el Ministerio de Minas y Energía ya está siendo puesto bajo la lupa de la Defensoría del Pueblo y la Contraloría General de la República, pero la Asociación Colombiana de Comercializadores de Energía ya estudia la posibilidad de una demanda. 


Explica Marta Aguilar, directora de la Asociación, que desde el año 1996 los consumidores les han pagado a las generadoras de energía un dinero para que garanticen electricidad a un precio techo máximo, que es de $30 por Kwh. Estos recursos tienen dos características: primero, cubren el riesgo de abastecimiento (como una especie de seguro) y segundo, lo hacen a un precio máximo, llamado precio de escasez.


Por ese “seguro” el sector generador ha recibido en los últimos cinco años $3,5 billones. Monto que, según Aguilar, sigue subiendo dada la escasez de oferta, que ha llevado el kilovatio “de $240 a un precio alrededor de $2.000”.


Pero en este escenario de fenómeno de El Niño ocurre algo: “La generación hidráulica está haciendo sus ofertas muy altas, y están siendo remunerados por unos valores superiores a los de las generadoras térmicas más costosas. Entonces por un desbalance del sistema las primeras están siendo sobrerremuneradas mientras que las térmicas están en dificultades financieras por los sobrecostos”, comenta la agremiada. Lo que produce que haya un exceso de recursos por un lado, mientras hay un déficit por otro, claro está, siempre dentro del mismo sector generador. 


Ante este escenario, puntualiza Aguilar, la Asociación no está de acuerdo con que los consumidores después de pagar más de US$7.840 millones, equivalentes a $23,5 billones desde que se promulgó la norma en 1994, tengan que asumir las pérdidas de un dinero que nunca se ha usado. “Es decir, tendremos que pagar no solamente el suministro sino también las pérdidas”.


Adicionalmente precisa que el Artículo 94 de la Ley 142 de 1994 -que es la Ley Eléctrica- dice expresamente: “No se permitirán recursos destinados a recuperar pérdidas patrimoniales”, lo que impediría, en su opinión, un aumento de tarifas para este fin.


Son las implicaciones de este artículo lo que está analizando la Asociación Colombiana de Comercializadores de Energía para “de ser el caso, presentar la demanda ante el Consejo de Estado”.


El defensor del Pueblo, Jorge Armando Otálora Gómez, por su parte, solicitó al Ministerio de Minas explicar los argumentos para autorizar el alza que entraría a regir este fin de año.


Otálora Gómez advirtió que, de acuerdo con las explicaciones que ofrezca el Ministerio, en el curso de los próximos cinco días hábiles analizará la posibilidad de acudir a la Procuraduría General de la Nación y a la Contraloría General de la República a fin de que se investiguen las actuaciones de las entidades competentes.


La última en sumarse ha sido la Contraloría General de la República, que adelantará una actuación especial ante la entidad reguladora para revisar la relación entre el precio del gas natural y el precio de escasez del cargo por confiabilidad, con el objetivo de determinar si dicha asignación aseguraba la prestación continua del servicio. 



Lo que ha dicho el Ministro

El ministro de Minas y Energía, Tomás González, ha señalado que el cargo por confiabilidad “son unos recursos que se le entregan a las empresas para que estén listas para entregar una energía en momentos como estos”. 


Y explicó: “Esos cargos ayudan a que se hagan las inversiones, a que estén las plantas disponibles, a que tengan los contratos de combustible. Y eso es lo que tenemos hoy en día. Con los recursos del cargo hemos pasado dos fenómenos de El Niño gracias a que se hizo la inversión, y ahí están las plantas. No olvidemos que las pérdidas que está operando el sector superan los $3 billones y que la gran mayoría de esa pérdida la va a asumir los generadores. Aquí estamos garantizando que las plantas asuman las pérdidas que deben tener pero que las plantas térmicas entreguen la energía que deben entregar”.