Política

“I will change massacres for miracles”
“Voy a cambiar masacres por milagros”
Autor: Estefania Restrepo Mejía
22 de Octubre de 2015


José Luis Jaramillo, candidato de la Unión Patriótica para la Gobernación de Antioquia, quiere lograr convertir al departamento en la cuna de la sabiduría e insiste en que por medio del diálogo, la concertación y una buena gestión puede lograrse.


Foto: Jhon Alexander Chica Yara 

José Luis Jaramillo siempre tiene su bastón de mando obsequiado por los indígenas. 

José Luis Jaramillo, candidato de la Unión Patriótica para el Departamento, es un poeta y compositor del Oriente antioqueño, quien asegura que llegar a ser gobernador de Antioquia es un compromiso moral y enfatiza en que su capacidad técnica, su autoridad moral, su conciencia ambiental y social y su confianza en Dios hacen de él un candidato ejemplar. 


Este descendiente del general José María Córdoba y de Juan del Corral, siempre con su bastón en mano para la lucha social, asegura que la mejor manera de lograr un cambio en Antioquia es dando oportunidades, esas que no dio ese “Estado que nunca ha estado”. 


Este candidato habló con EL MUNDO sobre el posconflicto, la crisis de la salud, la minería, la inversión extranjera, sobre su propuesta de un ferrocarril, entre otros. 


- Usted es reiterativo en decir que es el candidato de la paz y el posconflicto, ¿qué significa eso en términos prácticos y cómo está incluido en su plan de Gobierno?


Soy el candidato de la paz y el posconflicto porque la paz la tenemos que acordar entre todos los actores de este conflicto, porque acá hubo una gran cantidad de actores, entonces hay que concertar con todos y dialogar entre todos. Esa concertación se logrará por medio de la educación y de mucha moral. 


Esta es una situación un poco más complicada, pero menos dolorosa que coger y mandar al Ejército y a la Policía a que maten gente, si lo hacemos de esa manera seguiríamos en una guerra interminable. La idea es no utilizar mucho a las Fuerzas Armadas. 


Mi propuesta es cambiar las masacres por milagros, es decir, esas tierras que les fueron arrebatadas de manera violenta a los campesinos se las vamos a devolver, ¿cómo? Por medio de 1.000 unidades agrarias, reservas campesinas, construyendo aldeas agropecuarias y allí generar miles de empleos.  Ese sería un buen posconflicto, devolverles lo que les han quitado. 


- Entonces ¿cuál es su propuesta  para la seguridad en Antioquia si no va a utilizar las Fuerzas Armadas? 


Obviamente que sí van a haber intervenciones militares pero sólo un 5%, porque cuando uno se cansa de dar oportunidades siempre hay un 5% que no entiende, entonces hay que ponerlo en orden con dolor en el alma. 


Es que no es armando ejércitos como se consigue la paz, sino desarmando corazones, claro que tienen que existir las Fuerzas Armadas, pero a ese Ejército y a esa Policía primero la vamos a transformar por medio de diálogos concertados y por medio de la educación, y luego con sociólogos, politólogos, antropólogos se van a crear mesas de conversación para lograr un cambio en todos los frentes. 


- ¿Cómo va a lograr que la ruralidad tenga mayor acceso a la educación? 


Hay que prestarle importancia a todo: preescolar, primaria, secundaria y universidad porque todo es una cadena. 


Primero que todo para una buena educación debe haber una buena alimentación, es decir, una Soberanía Alimentaria, porque un niño desnutrido es un cerebro desnutrido, entonces, lo primero es la alimentación; segundo, vamos a ubicar escuelas en lugares cercanos para que los niños no corran riesgos al desplazarse tan lejos; tercero, vamos a tener que mejorar las carreteras terciarias; y cuarto, vamos a regalarles bicicletas a los niños para que se desplacen hasta sus escuelas. 


- Usted ha dicho que quiere pasar deParques Educativos a instituciones educativas, ¿eso qué acciones conlleva?


Fajardo tenía entre sus proyectos 80 Parques Educativos, pero yo primero hubiera hecho una consulta previa con las comunidades para ver qué necesitaban más, si escuelas o Parques Educativos, el problema es que están ubicados en las cabeceras municipales y si queremos crear polos de desarrollo en las zonas rurales eso lo tenemos que mejorar. 


Lo hecho hecho está, entonces, los Parques Educativos que ya están, los vamos a dejar, pero los transformaremos en universidades. 


- Entonces, ¿no va a continuar con los Parques Educativos?


Lo que pasa es que si los dejamos como están sólo van a ser estructuras, nosotros lo que vamos a hacer es llenarlos de contenido, y ¿cómo lo vamos a hacer? Vamos a hacer mesas de trabajo con todas las universidades sobre cómo vamos a llevar el contenido. Lo que pasa es que a veces no se necesita tanto la estructura física sino fomentar e incrementar su contenido.


- ¿Y cómo se pasa de la infraestructura a la calidad?


Donde amerite construiremos un salón de clase, siempre construido por el mismo municipio, porque si en algo no estuve de acuerdo con el actual Gobernador fue que no le dejara la construcción a los municipios, es que se les debe dejar a ellos para que tengan derecho a la estampilla del 2% para los ancianos y del 1% para la cultura porque ahí habría doble beneficio. 


Entonces mi idea es articular esos Parques Educativos con dos o tres salones y ahí montar una sucursal para estudios universitarios. 


- En varias ocasiones usted ha dicho que está de acuerdo con el paro de la Universidad de Antioquia, ¿por qué? 


Es que me parece muy injusto que en el examen de admisión se les acaben con  las ilusiones a unos jóvenes de la región. El joven llega con la ilusión de estudiar una carrera y al llegar  no pasa el examen de admisión, entonces vuelve el año siguiente, se presenta y vuelve y le pasa lo mismo, entonces a los dos o tres años el muchacho se desmoraliza y no se pone a estudiar. 


Yo no le voy a matar las ilusiones antes, voy a ampliar la cobertura, entonces si no pasaron el examen de admisión voy a crear en la universidad un curso de capacitación para que en cuatro o cinco meses se ponga a la par de la Universidad y pueda ingresar directamente al programa que desee. 


- Pero eso podría ser contradictorio, pues si usted queda elegido Gobernador sería el presidente del Órgano Rector de la Universidad...


No, lo que pasa es que el paro se formó por injusticia, donde hay injusticia siempre va a haber paro y yo lo que haría sería llevar  una mesa de diálogo para ver cómo se podría solucionar esto.


- ¿Qué haría en materia de salud desde la Gobernación y cómo en medio de la crisis podría brindar mejor acceso en la ruralidad?


Crearía puestos de salud en toda la zona rural, es que hay que volver a los puestos de salud, pero bien equipados, todos con enfermera, con medicamentos y todas las herramientas necesarias. 


Para esto no necesitaremos tanto dinero porque no lo vamos a hacer a través de las EPS sino directamente, nosotros tenemos que acabar con este sistema fatal de las EPS, necesitamos una veeduría muy estricta, por qué cómo es posible que en Caucasia los que administran la salud han hecho política con la plata de los hospitales


Mi propuesta para rebajar deudas es que tanto los hospitales públicos como las escuelas públicas no paguen servicios públicos ¿y cómo? Haciendo un cruce de cuentas entre lo que corresponde a la Ley 100 y a la Ley 142, amparados por el Artículo 334 de la Constitución y así los hospitales no tendrían que pagar servicios públicos. 


- Usted en toda su campaña a la Gobernación ha hecho la propuesta de construir un ferrocarril, pero ¿cómo haría usted para desmontar todos los proyectos de las Autopistas para la Prosperidad que ya están adjudicadas sin causarle erogaciones presupuestales al Departamento?


Es una situación difícil porque ya está montado y está adjudicado, pero en todas las obras en las que yo he participado hay dos figuras: cambio de obra y obra suplementaria, pero a mí lo que me preocupa son las fallas geológicas por las que pasa esta obra que son las del Túnel del Toyo (falla de Uramita y falla Dabeiba) y la falla Otú entre Segovia y Remedios. 


Nosotros no nos oponemos a las Autopistas para la Prosperidad, lo que pasa es que no es nuestra prioridad, pero si nos toca meternos con las Autopistas para la Prosperidad y con el ferrocarril al mismo tiempo, lo vamos a hacer, además el ferrocarril es cinco veces más económico, contamina 17 veces menos el ambiente y es turístico. 


- Un ferrocarril es una obra que no se logra hacer ni en tres ni cuatro años, ¿hasta dónde cree que puede llegar su proyecto y qué haría para que pudiera continuar?


Ante la lógica y la razón no hay poder que lo tumbe, es que la lógica impone. Vamos a recuperar un tramo que queda entre Porce y Amagá, ese es el primer tramo. Si el metro fue un éxito el ferrocarril también lo va a ser. 


Es que las cosas se proyectan, pero necesitamos que los políticos que lleguen sean políticos visionarios y el problema es que el 90% de la visión de los políticos sólo mide 70 centímetros, del cerebro al bolsillo. 


Jaramillo enfatiza siempre en que es el candidato de la paz, del posconflicto y del perdón. 


- El ferrocarril ¿con qué dinero lo haría?


Voy a construir más o menos 1.000 kilómetros de línea férrea lo que me costaría 6 billones de pesos, las Autopistas para la Prosperidad en Antioquia cuestan más o menos 30 billones de pesos, yo empezaría a cuestionar a todo el pueblo antioqueño, ¿desarrollamos los ferrocarriles con 6 billones o nos gastamos un dinero de manera innecesaria?


- ¿Cómo recuperaría la zona rural de la minería ilegal y de los cultivos ilícitos?


Los cultivos ilícitos traen un problema muy grande y violento sobre todo en el Bajo Cauca y más ahora que a los mineros los declararon ilegales, entonces están siendo obligados a volver a la siembra de coca. 


Nuestro trabajo es empezar a buscarles unas tierras que aunque sean tierras degradadas se pueden recuperar por medio de una especie que se llama Acacia Mangium, esos árboles son muy poco exigentes y mientras crecen, las hojas que caen van haciendo una cobertura vegetal.


La minería genera mucho más impacto ambiental, entonces vamos a exigirle a la gente que si va a explotar las exigencias serían quitar primero la capa orgánica, explotar y luego volver a tapar y emparejar el terreno y también deben mejorar otra tierra que ya haya sido degradada. 


- Usted de manera reiterativa ha dicho que quiere sacar a las multinacionales ¿por qué?


Yo quiero ser claro, yo no me opongo a la inversión extranjera, pero sí me opongo a la invasión extranjera, entonces si la multinacional viene con buenas intenciones de desarrollar el departamento y en considerar que podemos trabajar de la mano y en equipo, estamos, pero si quiere trabajar sola, de manera egoísta y sacar nuestra riqueza y llevársela para el exterior, tendrán conmigo el primer enemigo. No vamos a ser extranjeros en nuestra propia tierra.


- Una de las iniciativas que ha tenido Antioquia es Viva, ¿cuáles serían las metas para la construcción en Antioquia y cómo se articularía al Gobierno Nacional?


Yo pienso que la vivienda la deben tener donde la gente tenga su trabajo, porque el panorama es el siguiente, los campos están vacios y la ciudad tiene un cinturón de miseria, no voy a construir más vivienda para aumentar esos cinturones sino que voy a hacer estrategias para construir viviendas rurales. Brindar así oportunidades con tierras, techo y trabajo. 


Esa es la esencia de Antioquia, la cuna de la sabiduría. 




Hoja de vida

José Luis Jaramillo nació en el Oriente antioqueño el 29 de mayo de 1949, asegura que de su familia hacen parte una serie de personajes como Jorge Eliécer Gaitán (esposo de una tía), José María Córdoba y Juan del Corral.


Es ingeniero geólogo de la Universidad Nacional, es ambientalista, y actualmente es asesor de comunidades afrodescendientes, indígenas y de pequeños mineros de la región antioqueña. 


Ha participado en obras civiles en todo el país y, además fue representante y candidato a la Cámara por el partido de la Alianza Verde.