Economía

Cúcuta learns from the border closure
Cúcuta aprende del cierre fronterizo
Autor: Igor Eduardo Torrico Silva
22 de Octubre de 2015


El Gobierno venezolano decidió prorrogar 60 días más la medida, según se informó en la gaceta oficial del vecino país.

Han pasado dos meses desde que el presidente venezolano Nicolás Maduro inició el cierre del principal paso hacia Colombia, el cual progresivamente ha extendido, afectando varios departamentos y sus economías. Hoy ciudades como Maicao y Cúcuta tratan de salir adelante a pesar del cierre, sin mirar al lado venezolano como una opción de desarrollo.


Al respecto, Gladys Navarro, directora de Fenalco Norte de Santander, y quien conoce de primera mano la situación de la fronteriza capital del departamento, señala: “En estos meses hemos venido como sector empresarial acomodándonos y buscando nuevos mercados, ya que en este momento Venezuela no es una opción. Las medidas del Gobierno Nacional han sido un alivio pero requerimos de medidas estructurales del Ejecutivo, que nos permitan un largo aliento y garantizar eso que el Ejecutivo quiere, que es una mayor independencia de la economía de la ciudad del vecino país”. 


Comenta Navarro que con el Ministerio de Comercio se hace una campaña de promoción, con la que se trata de ver que la ciudad es mucho más que albergues, o que imágenes de personas cruzando el río Táchira.


Hay una sensibilización sobre la economía, reflexiona la directiva, “entendiendo que los huevos no se pueden poner todos en una misma canasta y hay que mirar hacia otros mercados”. 


Señala que construcción e industria son los sectores que se han visto más favorecidos. La principal ventaja está relacionada a que pueden vender  a otros municipios gracias a la exención del IVA dispuesta por el Gobierno Nacional en el decreto de emergencia económica.


Otro sector favorecido es el de alimentos, que se ve impulsado dado que se redujo el contrabando desde Venezuela.


Los perdedores, señala la directiva, son los dedicados al comercio informal y hay preocupación con el abastecimiento de combustible de cara a la temporada navideña, “sobre todo porque vamos a tener muchos visitantes”, apunta Navarro.


El comercio sigue


La Cámara de Integración Económica Venezolano Colombiana (Cavecol) informó que casi dos meses después del cierre de los pasos fronterizos el comercio formal entre ambas naciones registró una caída que podría superar el 40% al cierre de este año y destacó que la medida tomada por Venezuela influyó en la baja del intercambio.


Sin embargo, a pesar de todo, los volúmenes de intercambio no dejan de ser importantes si se toma en cuenta que, según cifras de la Dian, septiembre en relación con julio, mes cuando todavía no existía el cierre, mostró poca variación de las importaciones provenientes de Venezuela, incluso aumentando, al pasar de US$20,6 millones (julio) a US$21,2 millones (septiembre).


En el caso de las exportaciones de productos colombianos hacia el vecino país, sí hubo un descenso sensible. Al pasar de US$75,4 millones (julio) a US$58,5 millones en septiembre, una caída del 22%.


Las importaciones provenientes de Venezuela en septiembre aumentaron 60,8%, respecto al mismo mes de 2014 mientras que las exportaciones al vecino país disminuyeron 59,8% al comparar el mismo lapso.



Ayuda fronteriza

La directora del Departamento de Prosperidad Social (DPS), Tatyana Orozco, haciendo un balance del apoyo que la entidad que lidera ha dado ante la situación fronteriza, señala en el caso de Norte de Santander: “Tenemos 622 personas trabajando en Cúcuta”.


“Por el lado del empleo de largo plazo se hizo una alianza entre el Ministerio del Trabajo y el Sena para buscarle empleo a la gente que llegó, con lo que 1.543 personas fueron ubicadas laboralmente y 935 se prepararon en temas de emprendimientos, y para quienes quisieron estudiar en el Sena les estamos dando $200.000 mensuales. Hay cerca de 650 personas en procesos de formación”, comenta.


También para colaborar en la generación de empleo, indica Orozco que se aceleraron las obras de infraestructura que tenía el DPS en las regiones afectadas, para así contratar desplazados.