Política

“I believe in a city with opportunities”
“Creo en una ciudad con oportunidades”
Autor: Javier Ramirez
19 de Octubre de 2015


En las dos últimas elecciones, Gabriel Jaime Rico Betancur fue candidato en 2007 y precandidato en 2011, primero por el Partido Conservador y luego por el Partido de la U. Ahora vuelve al proceso electoral pero como candidato a la Alcaldía.



“Nuestro programa de gobierno se realizó conjuntamente con las comunidades de todos los sectores de Medellín”: Gabriel Jaime Rico.

Fotos: Jhon Chica

Hace once años, cuando cumplía su segundo período como Concejal de Medellín, Gabriel Jaime Rico Betancur le dijo en una entrevista al periódico EL MUNDO que ser candidato a la Alcaldía de Medellín no era una simple obsesión suya, sino que “me estoy preparando para ser el mejor alcalde que va a tener la ciudad. Y el momento lo determinarán la gente, el tiempo y Dios”.


Pues pasó el tiempo y Rico Betancur siente que cumplió su parte, que hoy más que nunca está listo para dirigir los destinos de la capital antioqueña, y por eso cree que este domingo tendrá el respaldo y la confianza de los electores para llegar al primer cargo de la ciudad.


Un tiempo que, además, siente que le ha servido “para conocer la ciudad y para aprender de sus necesidades en los temas más sustanciales” que cree hay que resolver por el bienestar de todos: salud, seguridad, movilidad, educación, empleo, entre otros.


Candidato, ¿qué ciudad imagina usted cuando termine su período, si es elegido alcalde?


Creo en una ciudad con oportunidades para la gente, sin importar la edad. Una ciudad segura, en la que los jóvenes puedan construir a través de la industria creativa y que puedan conformar más del 50% de las plataformas de negocios que puedan existir en la ciudad de Medellín generando empleo para la gente. La veo con el aumento del número de turistas, y eso significa muchos más ingresos para el taxista, para el del restaurante, para el sector hotelero, con una mejor imagen internacional y con toda la posibilidad de que los inversionistas vean en Medellín una de las plataformas de negocios más importantes, que le generen incluso riqueza y alternativas para los habitantes de la ciudad.


¿Y en ese orden, por ejemplo, cuál es su propuesta para enfrentar la crisis del sector salud?


La Alcaldía tiene tres instituciones, que son el Hospital General, que genera un superávit de $50.000 millones al año porque presta servicios de segundo y tercer nivel de atención; Metrosalud y Savia Salud. Con Savia Salud hay que colocar los recursos que sean necesarios para garantizar durante los próximos cuatro años que la cobertura en salud de la gente en Medellín se preste con calidad. Y hay que hacer que Metrosalud, que presta sólo el primer nivel, preste el segundo y el tercer nivel para que también genere unos excedentes, amplíe su cobertura y, por lo tanto, se convierta en proveedor de Savia Salud, lo que hace una economía de escala que beneficiará a la gente en un programa específico. Mi propuesta se llama Medellín 24 horas de salud, para que no haya más gente en los barrios que tenga que madrugar a la una o dos de la mañana por un ficho médico para tener una atención en salud.


La movilidad en Medellín es otro tema que hoy demanda mucha atención ¿Cuál es su propuesta para que esta situación no pase de preocupante a caótica?


Para el 30% de la gente que se mueve a pie, la solución se llama la Red Peatonal, la red caminera, que busca que con iluminación y con seguridad en la ruta origen-destino, desde que salga de su barrio hasta el lugar de trabajo o estudio, o el regreso a su casa, pueda caminar con confianza y tranquilidad  sin importar su horario.


Para la gente que se mueve en transporte público masivo, la integración del sistema, y saber cómo se pueden construir otras oportunidades y otras posibilidades a través, por ejemplo, del Metrocable o de lo que se denomina la Red Telaraña, del Monorriel o ampliando las capacidades del Metro, ampliando también los horarios de atención de la Administración Municipal, que es lo que permite que pueda bajarse la presión en las horas pico.


Para la gente que se mueve en moto, en taxi o vehículo particular, que suman el 18% en moto, el 11% en taxi y el 17% en particular, la propuesta se llama la Movilidad Inteligente, donde eliminamos las fotomultas y aprovechamos mejor la tecnología. Por ejemplo los semáforos, que deben funcionar en Ola Verde, para que no se pierda tiempo, es decir que si usted va por una vía y encuentra un semáforo en verde debe encontrar los siguientes también en verde, para que permitan una movilidad continua.


Y para la gente que se mueve en bicicleta, que es el 1,5%, hay que terminar las ciclorrutas, hay que construir garajes, depósitos o parqueaderos para bicicletas, y hay que integrar las ciclorrutas a los demás sistemas de movilidad.


¿Por qué quitar las fotomultas, y cómo se haría si ese es un contrato ya firmado?


“La razón es porque no están sirviendo para la cultura de la movilidad, sino que fueron pensadas como un modelo netamente financiero. Prueba de ello es que usted va en un carro, ve una cámara de fotomultas y lo que hace es reducir la velocidad mientras pasa y luego vuelve a acelerar. Si estuvieran sirviendo para la cultura de la movilidad, la gente no tendría que hacer eso, sino que andaría a una sola velocidad. Más bien, esas cámaras se van a emplear para el tema de seguridad, para trabajar duro contra el hurto de motos y carros, y también vamos a trabajar en la cultura de la movilidad, una campaña cívica para que, así como existe la Cultura Metro, la gente tome conciencia de cómo comportarse en la vía y en la calle como conductor, como motociclista, como ciclista o como peatón.


Y en cuanto al contrato no hay problema. En el derecho los contratos se deshacen al igual como se hacen, y el literal C de la Cláusula Séptima del otrosí número 5, prevé cómo se revierte el contrato, donde a la Alcaldía le tocaría asumir los costos de las cámaras que fueron compradas en el 2010 por un costo de 26.169 millones de pesos, pero por la depreciación esa tecnología tiene hoy un costo completamente diferente, y esa es parte de esa capacidad de negociación, que jurídicamente está demostrado se puede hacer.


“Hemos firmado diferentes pactos de gobernanza con las diferentes comunas de la ciudad, así como con comunidades específicas que tienen un gran compromiso con el desarrollo de la ciudad”: Gabriel Jaime Rico.


También toca usted el punto de la seguridad, otro tema que inquieta. ¿Cuál es su oferta para que el ciudadano recupere la tranquilidad y la confianza?


Vamos a crear un bloque de búsqueda para combatir el microtráfico, las vacunas y las extorsiones. Y ese bloque de búsqueda, además de cámaras y tecnología, está compuesto por los mejores hombres de la Policía, de la Fiscalía, del Inpec y la rama judicial, más un plan anticorrupción para la Policía y especialmente un programa de prevención, que son las campañas cívicas que hay que trabajar en la ciudad.


El empleo sigue siendo otra de las grandes necesidades. ¿Qué alternativas puede aportar, sino para solucionarla completamente, sí para aliviar esta realidad?


Lo primero es cuidar el empleo que tenemos, y hoy el 29%, que equivale al primer renglón de la generación de empleo en Medellín, es el comercio, los hoteles y el turismo. Vamos a aumentar el número de turistas que vienen a la ciudad y vamos a aumentar el número de eventos. Eso permitirá más recursos para todos.


También vamos a crear los Corredores Culturales de Luz, que son al mejor estilo de las temporadas de diciembre, como la iluminación del río, pero en zonas que se iluminan jueves, viernes, sábado y domingo. Por ejemplo, la 45 en Manrique, la vía a Santa Elena, el Jardín Circunvalar y el Jardín de la Vida, una obra que vamos a continuar. También vamos a trabajar el fortalecimiento de la industria creativa y el sector cultural, que es la apertura a los nuevos desarrollos de empleo que existen en la ciudad. El 40% de los empleos que se generan hoy en Medellín fueron desarrollados en los últimos 15 años en la industria creativa, básicamente lo que tiene que ver con las telecomunicaciones, desarrollo de páginas web, publicidad, arquitectura, diseño, creatividad e innovación, que es lo que se llama Economía Naranja.


Adicionalmente, vamos a desarrollar y fortalecer los empleos de emergencia, que los vamos a focalizar en diez temas ambientales: desde limpieza de quebradas, servicios, acompañamiento, recolección de residuos sólidos, el tema de guardaparques y guardabosques, todo ajustado en tres grandes grupos: personas entre 18 y 30 años, a quienes les dicen que les falta experiencia; otro grupo de 30 a 50 años, a quienes les dicen que están muy viejos; y otro grupo en el que están las personas entre 50 y 70 años, que están en el mejor momento de productividad que tienen los seres humanos, porque tienen experiencia, responsabilidad y hacen que las cosas funcionen mejor, pero a quienes esta ciudad les cierra las puertas.


Hablando de continuidad, ¿va a seguir Parques del Río o piensa que hay otras prioridades para la ciudad?


Vamos a continuar las obras de esta Administración. Creo que lo bueno debe continuar, así como muchas obras que han aportado al desarrollo y al crecimiento en los últimos 20 años.


Muchas de sus propuestas se basan en la formación, la enseñanza, la cultura y el aprendizaje. ¿Cómo va a manejar el tema de la educación?


La propuesta es Medellín 24 horas de educación, con lo cual se busca que a partir de las 5 de la tarde, cuando las plantas físicas de los colegios quedan solas, sirvan para la educación para el trabajo, para que volvamos a trabajar estrategias de validación, en técnicas y tecnología y en temas de educación continua en el barrio. Ahí queremos fortalecer la educación virtual, que es incluso el programa universitario más importante que ha querido montarse en los últimos años en la ciudad de Medellín y en el que creo firmemente.


Adicionalmente, vamos a trabajar en la creación del Instituto Pedagógico de Medellín, que busca fortalecer la calidad de la educación de la ciudad, y acompañar al maestro y al directivo docente para que puedan tener las herramientas, las condiciones y la motivación para cumplir esa labor, porque eso está ligado al sentido de pertenencia y al sentir de los maestros.


Vamos a crear estímulos para los mejores estudiantes de la ciudad, y dentro de ellos está el que los 1.000 mejores bachilleres de los 409 colegios de Medellín, puedan ir a otro país a estudiar su segunda lengua con todos los gastos pagos. Y un joven, de cualquiera de los 209 barrios de Medellín, que vaya a Italia, Francia, Alemania o Estados Unidos, se convertirá después en un líder cuando regrese para ayudarnos a transformar el territorio.


Dentro de sus propuestas habla de eliminar el cobro de la valorización para las obras. ¿Entonces cómo financiaría la inversión en su mandato?


Ahí tenemos la fórmula de las Alianzas Público Privadas (APP), proyectos de financiación de desarrollo urbano, por temas de integración de planes parciales. Por ejemplo, para el Centro de Medellín tenemos pensados diez proyectos de innovación en obra pública: innovación comercial, social, ecológica, en transporte y movilidad, en vivienda y en contenido, innovación cultural, educativa y universitaria, porque el Centro se tiene que convertir en el gran Campus Universitario, cada proyecto con un mecanismo distinto de financiación, que no es la valorización. También porque la gente de El Poblado merece inversión de la Alcaldía sin necesidad de que le cobren valorización.


¿Usted cree que Medellín está preparada para una etapa de posconflicto, o qué medidas ha pensado si es que le llega ese momento?


Sí está preparada para una etapa de posconflicto, pero lo más importante es prepararnos para una etapa de posacuerdo, porque es que después de que pasen las negociaciones de La Habana hay unos compromisos que adquiere el Gobierno Nacional, que están planteados en un acuerdo y en los cuales nosotros no tenemos ninguna participación. Ahí es donde tendremos que ponernos de acuerdo con el Gobierno Nacional para saber exactamente qué implicaciones, qué compromisos y qué presupuesto son los que ellos están planteando para trabajar.


Usted ha sido candidato y precandidato a la Alcaldía y no lo ha logrado, ¿por qué cree que ahora sí va a tener el respaldo y la credibilidad de los electores?


Porque yo me lancé una vez en el 2007, pero siempre consciente de que lo hacía para poder poner mi nombre a consideración, trabajar duro, aprender y prepararme para que la segunda vez que me lanzara y estuviera en el tarjetón, tener la seguridad de lograr el resultado, con la ayuda de Dios y con la credibilidad de la gente. Y ahora estoy convencido de que nuestra propuesta es la que Medellín necesita y por eso la pongo a consideración de la gente, pidiéndole el voto este domingo 25 de octubre.




Cargos desempeñados

* Miembro de la Junta Administradora Local de la comuna de Belén.


* Gerente de Call Center S.A.


* Representante del Alcalde de Medellín en el Consejo Metropolitano de Planeación.


* Gerente de Visionamos Ltda.


* Concejal de Medellín en dos períodos.


* Vicepresidente de la Comisión de Planeación Municipal del Concejo.


* Gerente de Plaza Mayor.


* Coordinador de la estrategia de Internacionalización de Medellín.




Hoja de vida

Gabriel Jaime Rico Betancur.


Lugar de nacimiento: Medellín, Antioquia.


Año de nacimiento: 1971.


Partido: Conservador, Cambio Radical y de la U.


Estado civil: casado con Johana Jaramillo.


Hijos: Dos.


Formación académica:


Comunicador Social Periodista de la Universidad de Antioquia.


Especialista en Alta Gerencia de la Facultad de Economía de la UPB.


Especialista en Gobierno Público en la Facultad de Derecho de la Universidad de Medellín.


Maestría en Macroeconomía en la UPB.


Maestría en Desarrollo Urbano en la UPB.


Maestría en Relaciones Internacionales en la Universidad Rey Juan Carlos de España.


Pendiente de la tesis doctoral en Relaciones Internacionales con énfasis en Iberoamérica en la Universidad Rey Juan Carlos de España.