Política

“If I fullfilled my promises to Medellín I will fullfill my promises to Antioquia”
“Si le cumplí a Medellín, le cumpliré a Antioquia”
Autor: Duván Vásquez
19 de Octubre de 2015


El candidato a la Gobernación de Antioquia tiene dentro de su programa de gobierno proyectos como el desarrollo ferroviario para mejorar la competitividad departamental, un Plan de Ordenamiento Territorial (POT) agropecuario.



En la comodidad de la sala de su casa, Luis Pérez Gutiérrez conversó con EL MUNDO.

Fotos Jhon Chica Yara 

Al candidato avalado por los partidos Liberal y Cambio Radical, Luis Pérez Gutiérrez, habló con EL MUNDO sobre su plan de gobierno, al que llamó Pensando en Grande, con el que espera convencer a los antioqueños de que es la mejor opción para llevar las riendas del Departamento durante los próximos cuatro años.


Luego de dos candidaturas fallidas para repetir alcaldía en 2008 y 2011, Pérez Gutiérrez vuelve a una contienda electoral, por primera vez para la Gobernación de Antioquia, propósito para el cual ha contado también con la adhesión de algunos sectores del conservatismo y del Partido de la U. 


¿Qué considera que es pensar en grande?


Cuando una sociedad empieza a pensar en el largo plazo, cuando hay compromiso de la dirigencia para erradicar los problemas de fondo -no con remedios menores-, cuando se es audaz para hacer grandes propuestas la sociedad empieza a cambiar y a transformarse. Cuando eso empieza a ocurrir es cuando la gente empieza a pensar en grande. En ocasiones o casi siempre los que piensan en grande son muy controvertidos porque a veces no se comprenden las obras de una manera inmediata.


Tengo una formación que me obliga siempre a atacar los problemas de raíz, no a decorarlos ni simplemente cubrirlos o echarles unos remedios temporales. Y de hecho, cuando Luis Pérez fue alcalde de Medellín la obra de gobierno estuvo sometida a grandes controversias. Cuando se inició el metrocable decían que ‘no servía, se iban a robar el dinero’. Muchos desconfiaban, me atacaban. Hoy el metrocable es una obra revolucionaria y que de alguna forma presenta ante el mundo la modernidad de un transporte masivo que nadie se había atrevido a utilizar.


Con Plaza Mayor ocurrió algo similar. Decían que ‘eso era un elefante blanco, que para qué se hacían esos salones tan gigantes’. Y ahora los empresarios de Colombiamoda han dicho que eso está muy pequeño, que por qué no los hicieron más grandes. Eso muestra la importancia de trabajar en el largo plazo y de resolver los problemas de raíz.


¿Cómo desde su Administración haría a Antioquia más competitiva?


Yo no conozco ningún país del planeta que sea competitivo y que sea próspero sin ferrocarril. Perdimos hace más de 60 años el Ferrocarril de Antioquia y a nadie se le ha ocurrido que eso sea importante y países tan modernos como Estados Unidos todo lo mueven a través de un ferrocarril, la China se mueve a través de un ferrocarril, Europa se mueve a través de los ferrocarriles y a nosotros nos parece que eso no tiene importancia. 


Lo primero es que yo me voy a convertir en el líder de la recuperación del Ferrocarril de Antioquia. Una obra ambiciosa, pero que la podemos sacar adelante.


El Gobierno Nacional tiene la disposición de que los ferrocarriles avancen. De hecho, ya hay unos tramos del ferrocarril entre Puerto Berrío y La Dorada que están en recuperación. Yo voy a empezar con algunos esfuerzos, mientras convoco el sector privado y al Gobierno Nacional, y es con un proyecto que tiene alta rentabilidad: es el ferrocarril de Caldas a Barbosa, ese ferrocarril que algunos han llamado tren de cercanías, pero que sería como el inicio del viaje a Puerto Berrío.


¿Cuánto costaría?


Hay un estudio del año 2011 en el que se valora un pedazo que es de 30 kilómetros, desde donde empieza Medellín hasta Barbosa que fue valorado por el Área Metropolitana en $295.000 millones. Si uno hiciera, digamos, una regla de tres para ver cuánto valen más o menos 80 kilómetros, de Caldas a Barbosa, uno podría pensar que al año 2011 este primer proyecto de Caldas a Barbosa podría estar costando unos $750.000 millones. Eso actualizado a valores presentes a cuatro años, a un 3% o 4%, sería bordear el billón de pesos.


Se vienen las Autopistas para la Prosperidad, ¿si fuese gobernador de Antioquia sería veedor de ellas?


La inversión en las Autopistas para la Prosperidad es histórica. Para Antioquia ese es un proyecto que lo vamos a agradecer eternamente. Son de tal magnitud las Autopistas que tenemos que crear una gerencia, una nueva secretaría para que administre ese proyecto mientras se construye; y para que se empiece también a pensar cuál es el impacto económico y social que podemos sacar de esas vías.


Aparte de haber sido alcalde de Medellín, Luis Pérez fue rector de la Universidad de Antioquia.


En enero vamos a crear una estructura especial que nos permite que las Autopistas queden bien, que no atropellen tampoco a su paso muchas comunidades que están siendo desplazadas, que se les trate adecuadamente, pero también que empecemos a ver cómo ajustar la economía en los municipios y las nuevas oportunidades que generan esas vías.


Lo segundo es que con las Autopistas para la Prosperidad tenemos que ver cuál es el impacto vial en el Valle del Aburrá. Esas, por tener doble calzada y doble velocidad, van a aumentar por cuatro el ingreso de vehículos.


Eso nos invita a pensar en proyectos distintos. Yo nuevamente voy a liderar un proceso a ver si caben las autopistas aéreas, las autopistas de segundo piso que vayan de Barbosa a Caldas con un ramal hacia Urabá y un ramal hacia Oriente. Eso se puede hacer por concesión también. Hoy las vías se están haciendo por concesión porque la fuente es muy rentable, al cabo de ocho o diez años pasan a manos del Estado o de los municipios.


¿Cómo tratará de combatir las redes criminales que tanto daño hacen al Departamento, sobre todo en regiones como el Nordeste, Bajo Cauca y Urabá?


Antioquia no puede tener gobernantes miedosos. Cuando la sociedad ve un gobernante firme, dispuesto a enfrentar los bandidos, lo rodea. Pero cuando es miedoso, los ciudadanos también se mueren del miedo y dejan de usar el espacio público y abren un espacio grande a los delincuentes. Tenemos que buscar que Antioquia sea el territorio más pacífico de Colombia y, naturalmente, para eso necesitamos que haya un gobernante que permanentemente esté dispuesto a enfrentar a los ilegales en cualquier territorio.


Por esos ilegales se ha aflorado la minería criminal. ¿Cómo combatirla y tratar de diferenciarla de la minería artesanal?


La Secretaría de Minas tiene que sufrir una transformación administrativa para que esa Secretaría empiece a estudiar caso por caso de esos mineros.


La minería criminal también se sostiene porque el Estado no ha encontrado una relación adecuada con los mineros artesanales y los pequeños mineros. Entonces como el Estado está persiguiendo a los pequeños mineros como si fueran criminales, ellos empiezan a protegerse con unos criminales. Si nosotros resolvemos ese problema de la minería informal de una forma mucho más positiva, las mismas bandas empiezan a desaparecer.


Y, por otro lado, pedirle también a las empresas grandes que están explotando la minería que ellos tienen que construir tejido social. Hoy la minería en el fondo no le ha dejado nada a los municipios, pareciera una locomotora de la desolación. Nosotros tenemos que llegar a un gran acuerdo por Antioquia con la gran minería y con los pequeños mineros, para que esa riqueza -protegiendo el medio ambiente- se convierta en una construcción de tejido social.


¿En una eventual firma de paz, cómo atenderá Antioquia al postconflicto?


Hay que diferenciar las conversaciones de paz, de la paz. Si la paz fuera solamente buscarle trabajo a 15.000 o 20.000 guerrilleros eso sería muy sencillo. Pero la paz es hacer unas reformas estructurales de la situación social de Antioquia.


En el campo hay unas condiciones tan indignas que no va a tener paz y siempre va a ser un instrumento para que nazcan nuevas guerrillas, paramilitares o Bacrim.


Lo que tenemos que hacer son procesos para una revolución del campo. Yo quisiera ser el gran revolucionario del campo, el gobernador de los campesinos, yo quisiera crear una empresa de desarrollo agropecuario con $500.000 millones.


Vamos a hacer un POT agrícola, que nos diga qué es lo que se debe sembrar en cada pedazo de tierra de Antioquia. Por eso con este dinero que estoy hablando, lo que consigamos del Gobierno Nacional y con ayudas de privados o extranjeros podemos empezar a sembrar más agricultura comercial. Podemos sembrar en Antioquia, al menos en la gobernación de Luis Pérez, unas 150.000 hectáreas.


¿Cuáles son sus planes para fortalecer la educación superior en el Departamento, teniendo en cuenta que en las regiones hay tantos jóvenes bachilleres que no vuelven a estudiar?


El 70% de los jóvenes en Colombia desde hace 100 o 200 años se queda sin educación superior o sin una educación avanzada, sin educación postsecundaria para decir un término más genérico.


Yo voy a crear una universidad digital de alta tecnología, moderna, ágil, flexible, que cuente con todos los avances pedagógicos que hay en el mundo y que podamos ofrecer una educación superior que pueda ser para el trabajo, técnica, tecnológica o universitaria con el fin de que abramos un cupo grande de posibilidades de educación superior en cada municipio de Antioquia.


¿Cuál sería la estrategia para disminuir el déficit de vivienda en Antioquia y además, que hará con Viva, entidad que usted desarrolló junto a Guillermo Gaviria?


Hay que impulsar a Viva, hay que fortalecerla. Yo le voy a proponer a Antioquia una nueva forma de hacer familias propietarias.


Es asociándome con los alcaldes y el Gobierno Nacional para que le dejemos un número de viviendas a los municipios, que pueden ser, si todo funciona bien, unos 100.000 cupos en Antioquia, donde el Estado y el Gobierno paguen la cuota inicial a la familia y esta siga pagando una cuota mensual de $200.000 o $250.000.


Me explico: el Gobierno Nacional tiene un subsidio de $12 millones, el Gobierno Departamental puede poner $6 millones y que los alcaldes pongan $3 millones o $4 millones de subsidio. Eso quiere decir que las familias van a recibir $22 millones de subsidio, o sea la cuota inicial la paga el Gobierno y los otros $25 millones le quedan en deuda a la familia para que los vaya pagando como un arriendo bajo mensual.


Se deben construir por completo los 80 parques educativos, pero quedan 34 municipios que no tienen. ¿Construiría parques educativos en los que restan?


Hay que analizar a fondo esos municipios. Hay muchos municipios que tienen espacios culturales desde hace mucho tiempo construidos. Hay que ver si se mejoran o si se les hacen unos espacios nuevos para que reciban la famosa universidad virtual, digital, la de alta tecnología que yo estoy proponiendo. Ese es un proyecto que hay que seguirlo mirando con juicio, de todas maneras lo que sí está claro es que los parques educativos que se han hecho hasta hoy hay que aprovecharlos, hay que dotarlos.


En general, ¿qué de las políticas públicas de su Alcaldía replicaría en la Gobernación?


Muchas. De hecho los parques educativos vienen de la Alcaldía de Luis Pérez. Políticas como que toda Antioquia tenga las tarifas de energía más baratas de Colombia, es otro proyecto que vamos a llevar a todas las familias antioqueñas y qué bueno que ahora los industriales se asocien con nosotros para tener unas tarifas mucho más justas. Yo llevaría el Banco de los Pobres, el Banco de las Oportunidades, lo expandiría a todo el departamento de Antioquia.


¿Por qué los antioqueños tienen que votar el 25 de octubre por Luis Pérez?


Luis Pérez hizo grandes obras por Medellín, obras que en su momento no fueron entendidas  y que hoy, como el buen vino, son muy apreciadas por la comunidad antioqueña y por la comunidad nacional e internacional. El metrocable, Plaza Mayor, el Banco de los Pobres, tarifas de energía más baratas de Colombia que aún hoy están vigentes. Eso quiere decir que Luis Pérez es una persona que piensa en grande, que piensa en el largo plazo, que resuelve los problemas de raíz, que se compromete a cumplir todo lo que está prometiendo a la gente, que es un hombre que no se rinde fácil. Si Luis Pérez le cumplió a Medellín, Luis Pérez le va a cumplir a Antioquia.




Hoja de vida

Luis Pérez Gutiérrez es ingeniero industrial de la Facultad de Minas, con maestría en Matemáticas de la Universidad Nacional y maestría en artes de la Universidad de Michigan. Durante varios años ha estado en el servicio público en cargos como rector de la Universidad de Antioquia, director del Icfes durante el gobierno de César Gaviria y secretario de Educación de Medellín en 1995, en el Gobierno de Sergio Naranjo, a quien en 2000 derrotó en las elecciones que lo llevaron a ser alcalde de Medellín (2001-2003).