Política

Aburra valley, continuity or change
Valle de Aburrá: continuidad o cambio
Autor: José Ignacio Mejía / Nacho
13 de Octubre de 2015


Los actuales gobiernos locales en esta subregión intentarán prolongar su poder con sus candidatos, pero todos ellos tienen fuertes competidores que promueven un viraje.



Tarjeta electoral para la Alcaldía de Bello.

En los nueve municipios de la subregión del Valle de Aburrá, sin incluir a Medellín, se registra en el actual debate electoral por el poder en sus alcaldías un común denominador: la batalla democrática de los candidatos de la continuidad contra los que significan el cambio en esas administraciones municipales.


En la mayoría de esos distritos los aspirantes adeptos a los actuales gobiernos locales tienen ventaja sobre sus opositores y son favoritos para ratificar la permanencia de programas y estilo.


Sin embargo, la democracia como la vida en la canción de Rubén Blades te da sorpresas y es posible que haya revolcones en las urnas con el triunfo de los que proclaman el cambio, aunque en muchas ocasiones no lo representen de verdad, sólo como una estrategia de campaña para sumar votantes inconformes.


Comencemos con el municipio de Envigado donde un estilo de administración lleva largos pero exitosos años de predominio en la gestión pública, como son los liberales desde la época del que fuera indiscutible jefe de ese partido allí Jorge Mesa Ramírez, liderazgo político que heredó y hoy ostenta el actual alcalde Héctor Londoño Restrepo.


Esta estructura política estrena candidato con el ingeniero Raúl Cardona, extraído de la cantera de la propia Administración local, donde adquirió la sapiencia para conducir a esta ciudad.


Este es el tarjetón para sufragar para alcalde de Envigado.


En el papel figura como el privilegiado y en la contraparte aparecen las opciones del empresario Jhony Vélez, arropado por el uribismo, y el concejal Andrés Torres, quien debuta como aspirante a la Alcaldía enarbolando una campaña contra la valorización. De ganar uno de ellos sería de los grandes palazos de la jornada electoral.


Bello es otra de las jurisdicciones municipales en el área metropolitana donde una tendencia política viene dominando hace rato el escenario administrativo local.


Se trata del sector conservador dirigido por lo que se ha denominado la Casa Suárez, del cual han salido los últimos alcaldes.


Esta vez van con la candidatura de uno de los miembros de ese clan familiar, César Suárez, porque prefirieron no improvisar con otros de sus aliados.


Allí la oposición no se unió, lo que le resta posibilidades de triunfo y la encarnan desde distintas concepciones políticas el exalcalde Óscar Andrés Pérez Muñoz, irónicamente un exsuarista hoy bajo el paraguas del uribismo y ayudado por la gran rebelde Luz Imelda Ochoa. Además, figuran el fuerte opositor que es el concejal León Fredy Muñoz Lopera y con alguna posibilidad Diego Andrés Congote.


El conservatismo de Itagüí también hace rato domina la arquitectura pública en esta ciudad, el cual esta vez presenta como fuerte candidato a León Mario Bedoya, quien es el heredero directo del actual alcalde Carlos Andrés Trujillo.


Antiguos socios en el conservatismo se fracturaron y hoy nuevamente, pero esta vez cobijado por el uribismo, aparece el exazul y exalcalde Carlos Arturo Betancur, el más duro rival del trujillismo.


Pero en Itagüí hay que pararle muchas bolas a la siempre fresca alternativa de cambio con Rosa Acevedo y a lo que haga en las urnas el exconcejal Carlos Mario Martínez.


Entre tanto, Copacabana es otro ejemplo de un municipio donde viejos aliados políticos chocarán en las urnas, producto de la división por el pésimo manejo del Partido Liberal en Antioquia.


Allí la Alcaldía no sale de Óscar Restrepo y Diego Echeverri. El primero es el candidato del alcalde Héctor Monsalve, hoy andando por los lados del Partido de la U, cuando toda la vida fue liberal, lo mismo que el opositor a ellos dos, el exalcalde Diego Echeverri, avalado por el  liberalismo. Es un conflicto con rostro de mujer.




Los otros municipios

En Caldas se presentó en esta ocasión un inusitado alud de candidatos para disputar la Alcaldía.


La administración de la actual alcaldesa Mónica Raigoza intentará sustentar su gestión con la candidatura continuista de Carlos Mario Henao Vélez, del Partido de la U, quien tendrá duros rivales en las urnas.


Los entendidos mencionan como posibles alternativas de cambio al liberal Carlos Eduardo Durán Franco y a Jorge Mario Rendón, avalado por Cambio Radical.


Por los lados de La Estrella, el amplio favorito es el candidato de la Administración actual y del Partido de la U, Jhonny García, quien tiene como contrincante a una mujer. Se trata de Leida Patricia Quiceno con la credencial del Partido Opción Ciudadana.


Igual situación parece suceder en Sabaneta, donde según los entendidos debe ganar el conservatismo con Hugo Andrés Díaz Villa, a la espera de lo que pueda hacer el uribismo con Iván Alonso Montoya Urrego.


La situación político-electoral en Girardota  está reducida a una emocionante batalla democrática entre la continuidad y el cambio y entre dos conocidos en la política conservadora de esta localidad.


El Gobierno saliente estará representado por el candidato de coalición Yan Bladimir Jaramillo, quien se sacará chispas en las urnas con el conservador Diego Agudelo.


Y en Barbosa el Partido Liberal se la juega toda para proseguir gobernando esta vez con su aspirante Jaime León Vanegas Vélez, quien tiene durísimos rivales en Edison García Restrepo y Augusto Gallego.