Economía

Businessmen in search of solutions for the majorities
Empresarios buscan soluciones para las mayorías
Autor: Olga Patricia Rendón Marulanda
10 de Octubre de 2015


Oportunidades para las mayorías, en Antioquia, es uno de los 50 proyectos que adelanta el BID en la región para atender a la base de la pirámide.



Los consultores del BID capacitaron esta semana en Medellín a representantes de las más grandes empresas antioqueñas.

Cortesía Comfama

En la sociedad actual la base de la pirámide, es decir las mayorías, son familias que ganan entre uno y cuatro salarios mínimos, que son precisamente la población vulnerable a la que hay que atender y a la que hay que diseñarle productos que de verdad las desarrollen, en eso coinciden Comfama y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).


Por eso ambas entidades llevan siete y cinco años, respectivamente, desarrollando programas con los más grandes empresarios del departamento en el afán de que sean esas grandes empresas las que atiendan a la base de la pirámide y con eso tengan más ingresos y generen más empleos.


La consultora del BID, Susan Olsen, quien además es especialista en Oportunidades para las mayorías, explicó que “para lograr el desarrollo de los países tenemos que apoyarnos en el sector privado, el sector público no puede desarrollar la sociedad solo, es necesario la participación del privado que es el único que siempre quiere crecer”.


En este proyecto hacen parte empresas como Bancolombia, Postobón, Nutresa, Pintuco, Eafit, Solla, Incolmotos Yamaha, Protección, Argos, Haceb y EPM, entre otras, todas afiliadas a Comfama.


“No podemos quedarnos atrás frente al compromiso con el futuro, tenemos que ayudarle al país a trascender de la filantropía, apostarle realmente al desarrollo de los países”, aseguró María Inés Restrepo, directora de la Caja de Compensación.


Los retos de las empresas


Las compañías que quieren atender a las mayorías se encuentran con varias dificultades: para cumplir con los precios deben hacer ajustes en su cadena de valor, especialmente en la logística; muchos de los productos que son buenos para la gente deben tener todo un trabajo de pedagogía para que la población vulnerable entienda sus beneficios y su uso y adquirir con esos productos nuevos comportamientos y nuevas rutinas; las empresas también deben entender la cultura a la que van a atender y desde esa cultura agregar valor.


Con el programa Construcción de capacidades para atender a la base de la pirámide, las empresas participantes obtendrán nuevos aprendizajes acerca del beneficio de atender mercados de ingresos medio y bajo, estrategias y herramientas para crear modelos de negocio rigurosos y asegurar caminos claros de rentabilidad y asesoría directa de los expertos y líderes del programa.


“Lo que buscamos es que las empresas tengan la sensibilidad para entender lo que necesita la sociedad y que tengan las herramientas para desarrollarlo”, insistió Restrepo.



Arrendamiento Social

El programa de Arrendamiento Social que ejecuta Comfama en cooperación con el BID, antes incluso de que el Gobierno Nacional hablara del tema, ya ha colocado 360 viviendas en un piloto que busca que las familias de escasos recursos a través del arrendamiento puedan acceder a su vivienda propia. “El arriendo social integra la entrega de subsidios, la colocación de créditos hipotecarios de los bancos y a las familias con dificultades para acceder a crédito”, dijo María Inés Restrepo.


Esta Caja de Compensación hizo una crítica al Gobierno central con respecto al programa de viviendas gratuitas: “Este tipo de programas desestimulan el ahorro y pone en riesgo el patrimonio porque la familia puede no tener recursos para pagar el Impuesto Predial o los servicios y termina perdiendo la casa”, afirmó Juan Javier Vélez, subdirector financiero de Comfama.


Por lo que la Caja propuso que el Gobierno aumente los subsidios en el programa de arrendamiento social porque “eso es mejor que regalar las casas”, concluyó Vélez.