Columnistas

Errores idiomáticos en redes sociales
Autor: Juan David Villa
9 de Octubre de 2015


Uno. “Les comparto este texto”. La forma correcta es “comparto CON ustedes este texto” o, simplemente, “comparto este texto”. La razón: no se dice comparto A ustedes, sino comparto CON. Por lo tanto, no admite “les comparto” ni “quiero compartirles”.

@juanvillar08


Juanda0812@gmail.com


Uno. “Les comparto este texto”. La forma correcta es “comparto CON ustedes este texto” o, simplemente, “comparto este texto”. La razón: no se dice comparto A ustedes, sino comparto CON. Por lo tanto, no admite “les comparto” ni “quiero compartirles”.


Dos. Escribir “hola queridos seguidores” y no “hola, queridos seguidores”. Esa coma es necesaria, como ya les he contado varias veces, así en la pronunciación no haya pausa. Recuerden: la coma no equivale necesariamente a una pausa que hagamos al hablar.


Varias preguntas


Diana Noelly: ¿Están bien esas frases? 1. Y ella me dijo, “cuando termines de leer, apagas la luz.” 2. “¿Alguien que pueda ayudarme (o sacarme de la duda?)”


La primera no está bien porque en español el punto y la coma van después, afuera de las comillas. Y a la segunda le falta el punto de cierre después de la comilla y ese signo de interrogación debe estar afuera de los paréntesis: “¿Alguien que pueda ayudarme (o sacarme de la duda)?”, pero en algunos casos, el signo de pregunta o el de exclamación puede quedar adentro, por ejemplo, “necesito ayuda (¿alguien podrá?)”. 


Lochy Camargo: ¿por qué la RAE acepta palabras como setiembre, obscuro y substancia? 


Porque los diccionarios nacen viejos. Las palabras son elementos culturales, que cambian como cambia el ser humano: nacen, mueren, sus significados mutan, su escritura cambia (esto último ya no ocurre mucho). En el caso específico de tu pregunta: obscuro y substancia fueron primero que oscuro y sustancia (obscūrus es oscuro en latín). Esa be se fue perdiendo, y se perdió totalmente, por ejemplo, en sujeto (antes subjeto), pero no en palabras de su misma familia como subjetivo (es decir, relativo al sujeto). 


Con septiembre pasa lo contrario. En latín se dice september, y tiene la misma raíz de séptimo porque en el calendario romano, que tenía diez meses, era efectivamente el mes siete. La pronunciación se relajó a setiembre, pero hoy, en el español general (“el culto”), se dice septiembre.