Economía

Inflation makes housing loans more expensive
Inflación encarece créditos de vivienda
Autor: Olga Patricia Rendón Marulanda
9 de Octubre de 2015


En los últimos meses los precios al consumidor han subido por encima de las expectativas del Banco de la República, lo que también afecta el costo de los créditos hipotecarios atados a UVR.


Foto: Giuseppe Restrepo 

Aunque los intereses de los créditos hipotecarios aumentaron no se ha afectado la dinámica de la construcción de vivienda.

Si hace algunos meses los bancos recomendaban a sus clientes colocar los créditos hipotecarios en UVR (Unidad de Valor Real) porque resultaban más económicos para ellos que en Tasa Fija en Pesos, hoy las cuentas son diferentes.


La inflación anualizada está en 5,35% y la UVR se calcula con base en la inflación del último mes que, como entregó recientemente el Departamento Nacional de Estadística (Dane), fue de 0,72%.


“La UVR es certificada por el Banco de la República y refleja el poder adquisitivo con base en la variación del índice de precios al consumidor (IPC) durante el mes calendario inmediatamente anterior al mes del inicio del período de cálculo. La UVR es una unidad de cuenta usada para calcular el costo de los créditos de vivienda que le permite a las entidades financieras mantener el poder adquisitivo del dinero prestado”, explicó el Emisor.


Giovanni Montoya Aldawe, analista del Grupo Ágora, explicó que “la UVR está ligada a la variación de la inflación lo que está encareciendo el crédito de vivienda en UVR, esos ciudadanos que tienen endeudamientos en UVR se fijan más en la variación anualizada y en el impacto del IPC mensual sobre el UVR porque eso es lo que le está diciendo cómo está creciendo el costo de su crédito”.


“Si yo tengo un crédito en UVR el valor de ese crédito aumentaría a lo que fue la inflación del mes pasado y eso ya me está diciendo que a la medida de que haya más presión inflacionaria el costo del crédito va a  ser mucho más alto”, ejemplificó Montoya Aldawe.


Por su parte, Juan David Guerrero, analista de Aktiva Servicios Financieros, aseguró que “sí, en efecto las cuotas aumentan, sin embargo, los aumentos tienen un rezago de un mes, o sea que la tasa de inflación anunciada hace poco, sólo se verá reflejado hasta el próximo mes cuando se publiquen los valores del UVR. Ahora sí van a salir más costosos esos créditos, pero el que tenga UVR debe recordar que hace un año él gozó de una inflación por debajo del 2%”, lo que hacía ese crédito más barato que el de Tasa Fija en Pesos.


Frente a si es momento de pasarse de UVR a Tasa Fija en Pesos, Guerrero explicó que “hay que tomar en cuenta que ahora estamos en un proceso de aumento de tasas de interés, anunciado hace poco por el Banco de la República”, así que la tasa fija también aumentará.


“Ahora bien, creo que la economía colombiana es un poco más sólida que en el 99 en donde se descarriló la Upac (Unidad de Poder Adquisitivo Constante con la que se calculaba en esa época el costo de algunos de los créditos de vivienda) y ahora, el Banco de la República tiene mayor credibilidad y ha demostrado su control en épocas de inflación alta”, concluyó Guerrero.



Desde los bancos

Constanza Eraso, directora de Vivienda de Asobancaria, explicó que “la conveniencia de un crédito en pesos a uno en UVR depende de las necesidades y características del deudor. En general, no hay un sistema mejor que otro. En particular, los créditos hipotecarios en UVR exigen un menor requerimiento de ingresos puesto que las primeras cuotas son menores en relación a los créditos en pesos. Por lo tanto, es posible que un esquema en UVR sea más conveniente para deudores que no poseen ingresos altos al momento de solicitar el crédito y tienen la expectativa de incrementarlos a lo largo de la vida del préstamo”. 


Con relación a la posibilidad de que se repitiera la experiencia de la Upac, Eraso aseguró que no hay tal riesgo, “la Unidad de Poder Adquisitivo Constante fue una unidad de cuenta cuyo cálculo estuvo atado al comportamiento de la inflación hasta 1992 y a partir de entonces su fórmula tuvo en cuenta la tasa de interés del mercado como la tasa de depósitos a término fijo (DTF). El cálculo de la UVR, por su parte, se basa exclusivamente en la inflación”.


Y afirmó también que “en los últimos meses las tasas de interés de los créditos de vivienda han mostrado un comportamiento estable por lo que las condiciones financieras siguen siendo favorables para solicitar créditos que permitan la adquisición de vivienda”.