Columnistas

La sociedad se construye desde la familia
Autor: Gabriel Zapata Correa
7 de Octubre de 2015


El papa Francisco tiene dos virtudes cautivantes: habla con convicción y contagia con su palabra.

El papa Francisco tiene dos virtudes cautivantes: habla con convicción y contagia con su palabra.


En vísperas de la XIV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de Obispos, cuyo tema central será “La vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo”, el carismático líder de la Iglesia Católica dijo que “la alianza entre el hombre y la mujer es la respuesta a los desafíos del mundo actual, siendo a su vez modelo de la gestión sostenible de la creación, sobre los principios comunión y fecundidad con que fue querida e instituida por Dios” El papa Francisco fue enfático en sus convicciones sobre la familia, durante su primer encuentro con los fieles en la Plaza San Pedro tras el viaje que lo llevó a Cuba y Estados Unidos.


Esta Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos arrancará este 4 de octubre y reunirá hasta el próximo 25 de octubre a más de 330 personas en el Vaticano.


En el “Instrumentum laboris”, documento preparatorio de este Sínodo, el papa indicó que con respecto a los divorciados que se han vuelto a casar el texto precisa que las acciones deben orientarse “hacia una integración cada vez mayor” teniendo en cuenta “las situaciones de partida”.


Pero en realidad llama la atención que el papa haga siempre referencia a la familia en sentido positivo, partiendo de la premisa de que el núcleo familiar es la célula primaria para construir una sociedad sólida en principios, unida por la armonía, y estructurada sobre una educación de la que participen todos los miembros, desde los niños hasta los padres.


El papa Francisco, uno de los sumos pontífices más populares de la historia, sabe en medio de su humildad que sus palabras inspiran a millones de personas alrededor del mundo. A continuación, una recopilación de frases sobre la familia pronunciadas por el papa, que nos convocan a la reflexión:


1. “En su camino familiar, ustedes comparten tantos momentos inolvidables: las comidas, el descanso, las tareas de la casa, la diversión, la oración, las excursiones y peregrinaciones, la solidaridad con los necesitados... Sin embargo, si falta el amor, falta la alegría, y el amor auténtico nos lo da Jesús”.


2. “Cuando nos preocupamos por nuestras familias y sus necesidades, cuando entendemos sus problemas y esperanzas... cuando sostienen la familia, sus esfuerzos repercuten no sólo en beneficio de la Iglesia; también ayudan a la sociedad entera”.


3. “Todos sabemos que no existe la familia perfecta, ni el marido o la mujer perfectos. No digamos la suegra perfecta. Existimos nosotros, los pecadores. Jesús, que nos conoce bien, nos enseña un secreto: que un día no termine nunca sin pedir perdón”. 


4. “Tener un lugar a donde ir, se llama Hogar. Tener personas a quien amar, se llama Familia, y tener ambas se llama Bendición.”


5. “Educar en la solidaridad significa entonces educarnos en la humanidad. Apoyar y proteger a la familia para que eduque a la solidaridad y al respeto es un paso decisivo para caminar hacia una sociedad más equitativa y humana.”


6. “¡Qué precioso es el valor de la familia, como lugar privilegiado para transmitir la fe!”


7. “Preocuparse por todos, por cada uno, con amor, especialmente por los niños, los ancianos, quienes son más frágiles y a que a menudo se quedan en la periferia de nuestro corazón.


8. “Todos nos equivocamos, y a veces alguno se ofende en la familia, en la pareja; fuerte algunas veces... Yo digo “vuelan los platos”, ¿eh? Se dicen palabras fuertes, pero escuchen este consejo: no terminen el día sin hacer las paces. La paz se rehace cada día en la familia. Pidiendo perdón: “perdóname” y se recomienza de nuevo.”


9. “Veo la santidad en una mujer que cría a sus hijos. En un hombre que trabaja para llevar a casa el pan. En los enfermos. En las religiosas... Esta es la santidad común”.


10. “En el Padrenuestro decimos: ‘Danos hoy nuestro pan de cada día”. El matrimonio puede aprender a rezar así: ‘Danos hoy nuestro amor de cada día’”.


11. “El amor de dos esposos es una realización, una realidad que crece, y podemos decir que es como construir una casa, y esa casa se construye juntos, no solos”.


12. “Hoy, la familia es despreciada, es maltratada, y lo que se nos pide es reconocer lo bello, auténtico y bueno que es formar una familia, ser familia hoy; lo indispensable que es esto para la vida del mundo, para el futuro de la humanidad”.


Presidente del Directorio Conservador de Antioquia