Economía

OECD (Organization for Economic Cooperation and Development) will attack multinationals’ tax evasion
Ocde atacará evasión de multinacionales
Autor: Igor Eduardo Torrico Silva
6 de Octubre de 2015


El plan sería una norma de obligatorio cumplimiento para Colombia de convertirse en miembro pleno del "grupo de los países ricos".


Foto: Cortesía 

Gigantes tecnológicos podrían ser más severamente fiscalizados bajo la nueva normativa.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde) presentó un plan de acción de impacto mundial contra la optimización fiscal de las empresas multinacionales, que no es otra cosa que la evasión legal de pago de impuestos en los países de origen que hace perder a estas naciones miles de millones de dólares anualmente. 


El documento responde a un mandato de los estados miembros de la Ocde y del G20 para combatir la Erosión de la Base de Imposición y la Transferencia de Beneficios (Beps, por sus siglas en inglés), es decir, las grietas legales que aprovechan las grandes corporaciones para hacer “desaparecer” sus beneficios o para transferirlos hacia países de baja o nula fiscalidad.


Enrique Daza, vocero de la Red de Justicia Tributaria, explica en qué consiste este mecanismo: “Es un plan para impedir la erosión de la base imponible. Se busca evitar que las multinacionales disminuyan la capacidad de recaudar tributos por parte de los estados y trasladen a diferentes jurisdicciones sus ganancias. Por ejemplo, una multinacional no declara sus ganancias en Colombia sino en las Islas Caimán, porque allí los impuestos son más bajos, de esta forma en nuestro país queda nada o muy poco de impuestos, que fue donde se generaron, y en la otra nación se declaran los impuestos”.


Sobre la nueva norma, comentó el secretario general de la Ocde, Ángel Gurría: “Lo que cada quien tendrá que hacer es pagar impuestos con los beneficios que genere en el lugar donde los genere. El principio no es muy difícil de entender, pero su aplicación es sumamente compleja”. 


En concreto, las propuestas técnicas presentadas persiguen objetivos como facilitar la recaudación del Impuesto sobre el Valor Agregado (IVA), limitar los casos de “doble no imposición” y neutralizar las ventajas fiscales que acarrean. De igual forma busca impedir a los contribuyentes transferir los beneficios a filiales extranjeras o “luchar contra las deducciones excesivas de cargas de intereses”.


Otro de los puntos que aborda el plan se refiere a cómo establecer dónde gravar beneficios sobre intangibles como la propiedad intelectual, que deberán abonarse allí donde se realicen los gastos en investigación y desarrollo, precisa.


En palabras de Gurría, el Beps es el sistema “de seguimiento basado en las complejidades técnicas del tema” en el que participan alrededor de 90 países y que contará con un mecanismo de evaluación.


Sobre la capacidad de la normativa en lograr su cometido, Daza considera que es muy laxo: “No es suficientemente fuerte para controlar la capacidad de las multinacionales para evadir los impuestos. Existen otras propuestas en distintas ONG donde exigen que haya un control mucho más riguroso, más vinculante y más profundo de esas empresas”.



Retos para la implementación

La gran diferencia y un obstáculo adicional respecto a la lucha contra la evasión y el fraude fiscal es que el Beps no consiste simplemente en hacer cumplir la normativa vigente sino que precisa que se modifique la ley.


Así lo señaló el secretario general de la Ocde, Ángel Gurría, quien agregó: “pero además la tiene que cambiar todo el mundo para que haya congruencia y para que no se traspase, simplemente, el fenómeno de un país a otro. La complejidad conceptual es enorme, muchísimo mayor que hacer que los individuos paguen sus impuestos”.