Fútbol en el Mundo

Bittersweet celebration
Celebración agridulce
Autor: Andrés Felipe Bedoya Serna
28 de Septiembre de 2015


En la próxima jornada, la séptima del Calcio, se disputará un interesante partido entre equipos en los que militan jugadores colombianos. Sampdoria, de Luis Muriel y Carlos Carbonero, recibirá al Inter, de Jeison Murillo y Freddy Guarín.


Foto: EFE 

Duván Zapata tuvo pocas oportunidades en su etapa con el Nápoles y ahora, con mayor continuidad en el Udinese, está demostrando toda su capacidad goleadora.

Duván Zapata celebró su tercer tanto en la temporada con el Udinese, que se impuso 1-2 en su visita al Bolonia, en encuentro correspondiente a la sexta jornada de la Serie A.

El de ayer fue el tercer gol consecutivo para el vallecaucano, que ya venía de convertirle a Milán y Empoli, por lo cual sigue justificando su llegada al equipo de la ciudad de Udine, al cual llegó a préstamo procedente del Nápoles.
Sin embargo, no todo fue alegría para el colombiano, quien después de convertir su gol, que llegó en el minuto 85 y fue el 1-2 definitivo, debió salir de la cancha a causa de una molestia física. Udinese terminó el partido con diez hombres debido a que ya había realizado las tres modificaciones.

Los servicios médicos del equipo blanquinegro informaron que el delantero será sometido hoy a diversas pruebas para conocer con detalle en qué consiste la lesión.

“Antes de convertir el gol sentí que se me endureció el músculo. Mañana (hoy) me realizaré los exámenes médicos y espero que no sea nada grave”, declaró Zapata al sitio web del Udinese.

El que no tuvo una buena jornada ayer fue Freddy Guarín, de opaca presentación con el Inter, que cayó goleado sorpresivamente en casa 1-4 ante Fiorentina, que de paso le arrebató el liderato al equipo de la ciudad de Milán.
De la mano del atacante croata Nikola Kalinic, la figura excluyente del compromiso, el conjunto de la ciudad de Florencia dio un gran golpe de autoridad, ante un conjunto interista que había ganado sus cinco primeros partidos.
Kalinic convirtió tres goles y recibió la falta que derivó en el penalti que a la postre transformó en gol Josip Ilicic.

El argentino Mauro Icardi señaló el descuento para los locales, que defraudaron en el estadio Giuseppe Meazza. Guarín jugó 77 minutos y recibió tarjeta amarilla en el minuto 43.
“Empezamos mal, con dos errores que nos costaron goles. Y después la expulsión de Miranda nos dejó más expuestos y llegó la goleada”, dijo un amargado Roberto Mancini, técnico del Inter.