Economía

Tourism and Peace: golden duo
Turismo y paz: dupla de oro
Autor: Olga Patricia Rendón Marulanda
16 de Septiembre de 2015


Las circunstancias económicas y sociales de Colombia apuntan a la consecución de divisas en diferentes sectores, entre ellos el turismo.



Foto Procolombia

(Izq a der) Claudia Barreto, Paula Cortés, María Claudia Lacouture, Gustavo Toro, Javier Gómez y Gilberto Salcedo.

El Gobierno Nacional y los gremios del sector turismo sueñan con alcanzar en 2018 divisas para el país del orden de los US$6.000 millones, generar 300.000 nuevos empleos en este sector y atraer cinco millones de visitantes, así lo dio a conocer la ministra de Comercio, Industria y Turismo, Cecilia Álvarez Correa, en el foro Turismo, paz y sostenibilidad organizado por ProColombia en el marco de la 21 Asamblea General de la Organización Mundial del Turismo.


La apuesta por el turismo como herramienta para la paz está radicalmente aceptada por todos los gremios del sector, haya o no haya acuerdo en La Habana. Por ejemplo, Claudia Barreto, directora de la Asociación Colombiana de la Industria Gastronómica (Acodres), aseguró que “nosotros no estamos esperando la firma de los acuerdos de paz, nosotros estamos cocinando desde ya la paz: venimos haciendo inclusión social, estamos vinculando personas que estuvieron vinculadas al conflicto y a personas vulnerables, tenemos la ventaja de que quienes trabajan con nosotros pueden tener artes y oficios y no necesariamente ser profesionales... El sector quiere reafirmar su total compromiso con la paz, no supeditada a los acuerdos en La Habana, con o sin firma ya estamos trabajando en ella”.


Y es que el tema de la paz es muy importante para el turismo. La Ministra recordó que el presidente Juan Manuel Santos se propuso llegar a los cuatro millones de turistas y aunque parecía imposible el país recibió en 2014 a 4,2 millones de visitantes foráneos, asimismo las metas para el 2018 son muy ambiciosas pero “las vamos a alcanzar... Si hemos logrado tanto en medio del conflicto, no hemos tenido un solo día de paz en los últimos 50 años, definitivamente Colombia está en el tiempo para la paz”.


Por su parte, Javier Gómez, presidente de la Federación Colombiana de Ecoparques, Ecoturismo y Turismo de Aventura (Fedec), dijo que desde las comunidades se han ido construyendo destinos que estaban prohibidos por diferentes actores armados, es el caso de la Sierra de la Macarena que tuvo 9.000 turistas en 2014 cuando antes nadie iba, 3.000 de ellos fueron extranjeros y dejaron una derrama económica de $3.000 millones. 


Gómez advirtió que intervenciones como estas se han llevado a cabo en la Sierra de La Macarena, Putumayo, Nariño, Ciudad Perdida y Santander; y han tenido resultados muy positivos. “El turismo da la reconciliación con el territorio”, aseguró al referirse a que gran parte de los guías de estas regiones son excombatientes. 


“¿Cómo era ese lugar cuando los ilegítimos lo gobernaban? Eso lo quiere conocer el turista, más allá de los siete colores de Caño Cristales”, declaró Javier Gómez.


Por eso, para Paula Cortés, presidente de Anato, gremio de las agencias de viajes, “estamos en un momento de oro, ser nosotros mismos los que contemos nuestra historia y no que sean otros los que la cuenten”.


La confianza en las cifras venideras son reflejadas en los cálculos de la Asociación de Transportadores Aéreos de Colombia (Atac): “Es un hecho que cuando mejoran las condiciones de seguridad hay más viajeros, por ejemplo en 2003 tuvimos 10,8 millones de viajeros y en 2014 fueron 31 millones. Podemos crecer más si solucionamos además algunas dificultades de infraestructura”, aportó Gilberto Salcedo, su presidente ejecutivo.



Apuntarle al desarrollo económico

María Claudia Lacouture, presidente ejecutiva de ProColombia, aseguró que “queremos hacer partícipes a los empresarios del turismo para que miren cómo se puede integrar el turismo como una herramienta de paz y sostenibilidad. Este es un proceso que va más allá del proceso de paz, lo que queremos es lograr que el turismo sea una herramienta de desarrollo económico y social”.


Al respecto Gustavo Adolfo Toro, presidente ejecutivo de Cotelco, gremio de los hoteleros, resaltó que “hemos empezado a trabajar desde la cadena de proveeduría donde podamos comprar en las regiones a quienes no tienen empleo, aquí el Ministerio de Agricultura y el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (Iica) tendrán que ayudar para que los productores puedan mejorar la calidad de esos productos”.


También afirmó Toro que “el turismo genera mucho trabajo informal pero las autoridades deben intervenir para organizarlo para que estén preparados para recibir a los nuevos viajeros”.


Esas son las estrategias que desde Cotelco y desde Acodres han implementado para generar empleo en las regiones donde hay afectación de violencia.


Cotelco y Anato estiman que con paz el crecimiento puede ser del 20% en la cantidad de viajeros y la ocupación hotelera.