Economía

“Poor people are good payers”
“La gente pobre es buena paga”
Autor: Duván Vásquez
10 de Septiembre de 2015


Esa es la apreciación del director del Banco de las Oportunidades, Banco de los Pobres, al destacar el bajo margen de cartera vencida de esta entidad, que hoy cumple trece años entregando microcréditos a los emprendedores de bajos recursos.


Foto: Giuseppe Restrepo 

Jorge Varela lleva siete meses al frente del Banco de las Oportunidades de Medellín.

Durante la administración de Luis Pérez Gutiérrez, la Alcaldía de Medellín apostó por un modelo estadounidense de prestarle dinero a las personas de bajos recursos que soñaban con formar su propio negocio, creando el 10 de septiembre de 2002 el Banco del Pueblo, Banco de los Pobres; con la finalidad de brindarle pequeños créditos a esos ciudadanos de los estratos 1, 2 y 3 que no encontraban facilidades para obtener un préstamo en una entidad financiera.


Hoy, trece años después, se llama el Banco de las Oportunidades y su actual director, Jorge Varela, conversó con EL MUNDO sobre el impacto del programa en la ciudad.


- ¿Qué hace el Banco de los Pobres?


Beneficiamos a las personas que viven en estratos 1, 2 y 3, suministrando microcréditos, asesoría y acompañamiento en la parte empresarial. Única y exclusivamente para crear o fortalecer empresas. Estos son microcréditos que no son de libre inversión, que son únicamente destinados para los emprendedores de Medellín.


- ¿Cuál es la ventaja en relación con otros modelos de préstamo?


Esto es una oportunidad muy grande que tienen las personas de Medellín y sus corregimientos de ir a la parte bancaria cuando no tienen referencias, no tienen historial, no tienen nada. Entonces es muy importante esa posibilidad que se le abrió a la gente pobre. Nosotros le prestamos a una persona que tiene patrimonio cero e ingreso cero. 


- ¿Cuánto es lo mínimo y máximo que se le puede prestar a una persona?


Nosotros tenemos varias modalidades. En el microcrédito más bajo se presta desde $200.000 y el más alto que es uno que tenemos para recién egresados de educación superior se le presta hasta $26’418.000. 


¿Cómo son esos créditos para esos egresados?


Es un microcrédito muy bonito. Tiene un limitante de edad que es entre 18 y 35 años. Entonces los estamos llamando nosotros para que no sean empleados, para que sean emprendedores, dueños de su empresa. Inclusive a estas personas les damos un periodo de gracia de seis meses para que nos empiece a pagar el capital.


- ¿Cómo son las tasas de interés?


Las tasas de interés en casi todos, menos en uno, son al 0,91%. Esa es una de nuestras fortalezas porque este es un programa social, que tiene la Alcaldía de Medellín. Esto no es un programa financiero rentable para el banco, no. Todos los gastos del banco los asume la Alcaldía.


¿Qué tipo de iniciativas se desarrollan con estos préstamos?


Tenemos de todo. Los que tienen ya su empresa o los que la quieren montar, ya sea de servicios, de producción o de comercialización. Tenemos gente prestadora de servicios técnicos y tecnológicos, empresas de producción de jabones, detergente, de calzado, vestidos, mucha clase de microempresa como también muchos comerciantes de ropa, parque automotor, repuestos de bicicletas, en fin, en toda clase de negocio.


¿Cómo luchar contra el crédito informal?


Tenemos un microcrédito que es el más pequeño, que lo llamamos el Credioportuno. Es uno al que le estamos haciendo mucho énfasis porque este salió en parte para combatir ese crédito que hay en la calle, ese pagadiario o el gota a gota. Este es un crédito pequeño que va desde $200.000 a $1’610.000, con la finalidad de que la gente no caiga en ese crédito que hay en la calle al 20 y 30%. Este crédito, aunque es pequeño, sale muy rápido... en 48 horas.


¿Cuáles son los requisitos para los créditos?


Son muy sencillos. Tener entre 18 y 70 años, pertenecer al estrato 1, 2 o 3 de cualquier corregimiento y parte de Medellín. Asistir a una capacitación de máximo 34 horas. No tener vigentes deudas con entidades financieras ni reportes en las centrales de riesgo y si lo tiene, le permitimos hasta $1’610.000 -porque hemos encontrado muchos microempresarios que lo reportaron por un celular o por una cuota en un almacén- y un pequeño codeudor solidario, con salario mínimo o el Impuesto Predial al día de su propiedad raíz, y si es trabajador independiente su certificado de cámara de comercio.


¿Cuántos se aprueban?


De 20.000 solicitudes que recibimos al año, aprobamos 16.000. Es decir sólo un 20% no cumple los requisitos, bien sea que nos dicen una mentira o porque no hicieron la capacitación, etc.


 


¿Sí cumplen con los pagos los usuarios que obtienen el crédito?


El porcentaje de la cartera vencida nuestra es del 8%, aparentemente se podría ver alto, pero el de los bancos es 10%. 


Así hemos concluido que la gente pobre es buena paga. Ellos se preocupan mucho por pagar su cuota. 



Resultados de la operación

¿Cuál es el balance del programa en esta administración y en los trece años que lleva?


Nosotros en estos últimos casi cuatro años le hemos prestado a 42.000 personas, hay 42.000 nuevos emprendedores en la ciudad de Medellín desarrollando sus ideas por un valor de $45.000 millones. Eso es mucho dinero.


De esos, hemos capacitado a 37.000 personas como nuevos microempresarios. En estos cuatro años el 76% ha sido mujeres y el 24% hombres. Las mujeres son las más emprendedoras en Medellín, y muchas de estas son madres cabeza de familia.


En estos trece años le hemos prestado a 121.000 personas, a los cuales les hemos prestado $140.000 millones y capacitado como microempresarios a más de 102.000 ciudadanos.


Hoy muchos de ellos son microempresarios ya medianamente grandes. Algunos ya tienen diez y quince trabajadores. Entonces, esto va de la mano de la generación de empleo. Estamos generando en Medellín 4.000 empleos directos anuales.


Y este año tenemos la proyección de prestarle a 16.000 nuevas personas y estas generan 4.000 empleos adicionales, entonces le estamos favoreciendo a 20.000 ciudadanos cada año para la sustentación de sus familias, la generación del ingreso y una mejor forma de vivir.