Economía

Devaluation, the opportunity to export
Devaluación, la oportunidad para exportar
Autor: Olga Patricia Rendón Marulanda
9 de Septiembre de 2015


La devaluación del peso hace más competitivos a los productos colombianos en el exterior, pero es necesario acompañar a las pequeñas y medianas empresas para fortalecer su capacidad exportadora.


Foto: Archivo El Mundo 

El Gobierno quiere aumentar las exportaciones no minero-energéticas para solucionar el déficit de cuenta corriente.

Aprovechar la devaluación para exportar. Esa es la premisa del Gobierno Nacional, para de esa manera llevar las exportaciones colombianas de bienes no minero-energéticos a US$30.000 millones en 2018.


Ese es un trabajo que se hará paso a paso, según explicó María Claudia Lacouture, presidente de ProColombia, al presentar los ajustes de la estrategia de la entidad para aumentar esas exportaciones que entre 2010 y 2014 registraron un crecimiento del 18%.


De acuerdo con Lacouture, un nuevo modelo brindará a los empresarios, de manera proactiva, las herramientas de ProColombia con la información que requieren para poder generar exportaciones y acercar la oferta exportable con la demanda internacional con el qué vender, a dónde en el mundo y cómo hacerlo.


“El mensaje que queremos enviar a los empresarios es que si está exportando, que venda más; que si lo dejó de hacer, lo vuelva a intentar, que ahí estamos nosotros para acompañarlo; y que si nunca lo ha hecho, es el momento de hacerlo y que para ello, ProColombia le dice cómo”, explicó la funcionaria.


Para ello ProColombia cuenta con un mapa de oportunidades de los productos colombianos exportables, donde se detalla información de cómo y a quién venderle en el exterior.


Mipyme Internacional


Según la entidad de promoción, durante la primera fase del programa Mipyme Internacional se seleccionaron 33 empresas participantes, de las cuales 18 ya están listas para exportar, y antes de cumplirse el año del programa son nueve las mipymes que están vendiendo a Canadá, Estados Unidos, Puerto Rico, República Dominicana, El Salvador, Guatemala, Aruba y Panamá. Seis de las participantes exportan por primera vez.


El 52% de las empresas que hicieron parte de la primera fase del programa Mipyme Internacional son de manufacturas, el 30% de prendas de vestir y el 18% restante de agroindustria.


La nueva línea de Mipyme Internacional convocará a finales de 2015 a las empresas que ya han sido exportadoras y que desean hacerlo de manera constante. La idea es llegar en 2016 como mínimo a 100 empresas, que podrán ser más en la medida en que se vinculen aliados que permitan multiplicar el alcance del programa.


Mipyme Internacional también tendrá una versión virtual direccionada a las empresas que ya han hecho intentos de exportación y que necesitan formalizar su área de comercio exterior para incrementar sus negocios internacionales en la que se capacitará a 48 empresas durante el 2016.


 “Tenemos una coyuntura en la que hay que sacar toda la artillería agresivamente para decirle al empresario: ‘aquí está todo lo que necesita para exportar’”, concluyó Lacouture.



La problemática de las empresas

“Nosotros no estamos exportando porque la demanda mundial está caída”, afirmó Javier Díaz Molina, presidente de la Asociación Nacional de Exportadores (Analdex), al explicar que es irrelevante que el peso se haya devaluado si los compradores en el mundo no tienen interés de comprar.


“Nos dio la enfermedad holandesa, el 70% de las exportaciones fueron de bienes básicos, especialmente el 55% de petróleo, y descuidamos los otros sectores”, aseveró Díaz Molina, quien calculó que “las exportaciones no mineroenergéticas siguen por debajo del histórico de 2008 cuando aún teníamos el mercado de Venezuela”.


Al respecto, el economista Fernando Ávila explicó que la concentración en los productos minero energéticos provocó que el aparato productivo colombiano se atrasara quince años y que podría tomar otros quince años actualizarlo. “No podemos pedirle de un momento a otro a las empresas que exporten”, aclaró.