Columnistas

La peque馻 Venecia alborotada
Autor: Mariluz Uribe
7 de Septiembre de 2015


Antes de hablar sobre lo que sucede con Vene-zuela, o la Peque馻 Venecia, que fue como la vieron sus descubridores, por tener islas y costas con viviendas frente al agua como la Venecia ahora italiana.

Antes de hablar sobre lo que sucede con Vene-zuela, o la Pequeña Venecia, que fue como la vieron  sus descubridores, por tener islas y costas con viviendas frente al agua como la Venecia ahora italiana.


Antes de hablar de los  errores que comete el que está mandando allá, quiero recordarles que a esa República la llaman Bolivariana, porque allí nació Simón  Bolívar el Libertador. Simón estudió en Europa y volvió con su esposa María Teresa del Toro quien murió a los ocho meses de casada. Dicen que de ese dolor y del cambio experimentado en su vida, le nació a Simón la idea de dedicarse a liberar nuestros países del yugo hispano.


Bien lo logró a fuerza de lucha y valor, pero hacia 1830, cuando desilusiones como la división de los partidos, lo hicieron olvidar la posibilidad de continuar aquí, quiso regresar a su nativa Venezuela ¡y ésta no lo recibió!


La que ahora insiste en llamarse República Bolivariana de Venezuela no quiso recibir a  su Simón Bolívar cuando éste, desilusionado, enfermo y cansado quiso retirarse en su patria. 


Fue así como el Libertador Bolívar terminó sus días en una casa de Santa Marta, Colombia, que era, dicen, propiedad de un español.


Investigando el asunto, encuentro que el padre de Maduro era un colombiano de origen extranjero, su madre de apellido Moros, era colombiana y como que el muchacho nació en Colombia. ¡Aparece su cédula!


Una cosita aprendí cuando obtuve mi último grado en Cultura y civilización francesas, de l´Université de Paris: Hay que averiguar siempre, “la petite histoire”,  lo que hay detrás de cualquier suceso...


El presidente del pajarito en el hombro, fue criado en Cúcuta,  le fue difícil terminar la secundaria. Luego apoyando a Chávez y su revolución socialista, trabajó por 7 años como conductor de metro-bus, allí seguro oyó quién sabe qué chismes y decidió seguir con Chávez. Éste, feliz de conseguir adeptos incondicionales, en cuanto pudo promovió al biche madurante, hasta proponerlo para presidente cuando él muriera, y ahí está.


El Programa de la Patria 2013-2019, redactado por Hugo Chávez Incluía:


“... Continuar el Socialismo Bolivariano del siglo XXI  como alternativa al modelo salvaje del capitalismo, asegurar la mayor suma de seguridad social, de estabilidad política y de felicidad, para nuestro pueblo.


Convertir a Venezuela en una potencia en lo social, económico y político dentro de la potencia naciente de América Latina y el Caribe, que garantice la conformación de una zona de paz en nuestra América.


Contribuir al desarrollo de nueva geopolítica internacional que tome un cuerpo multicéntrico y pluripolar que permita lograr el equilibrio del universo y garantizar la paz planetaria.


Contribuir a la preservación de la vida en el planeta y a la salvación de la especie humana.”


La forma que se le ocurrió al Inmaduro para conseguir todo esto fue echar a los colombianos por “malos” para que los suyos preservaran la virtud en medio de la falta de libertad, de los disidentes aprisionados, de la pobreza, el hambre y no sabemos cuántas cosas más, que la Dulce ministra de allá cree estamos inventando. 


P.S. ¿Madurará Maduro? No creo. ¡Si hasta la infeliz OEA está biche! ¿Y la ONU también se asusta de respaldarnos y se queda sordo-muda?  Machitos para hablar, cobardes para actuar. ¡Y supe que Nicolás estaba fresco, de paseo por Asia, contando historias “patrias” y recibiendo moneditas! ¿A cambio de qué? ¿Quién haría las traducciones? ¡No me llamaron!


*Psicóloga PUJ y Filóloga U de A